*

Bitcoin (24h)
3.36% Ars
140697.08
Bitcoin (24h)
3.36% USA
8037.95
Bitcoin (24h)
3.36% Eur
$6831.39
Online

Predominancia masculina y sexismo, dos motivos que explican por qué hay pocas mujeres techies

Una encuesta reveló que el 80% de las mujeres que trabajan en firmas tecnológicas aseguran que la mayoría masculina es una barrera de ingreso de otras mujeres en esas compañías y un 72% de ellas creen que hay discriminaciones de género en los procesos de selección. Mujeres con hijos, complicadas para los ascensos.  Por ESTEFANÍA POZZO - 10 de Noviembre 2017
Predominancia masculina y sexismo, dos motivos que explican por qué hay pocas mujeres techies

Imagine una persona trabajando en una computadora. Ahora visualice la pantalla y busque identificar con qué lenguaje de programación está trabajando. Intente imaginar la empresa y las oficinas en las que pasa sus días. ¿En algún momento visualizó una mujer? Si es de los que solo pensaron en hombres, hay una explicación y coincide con la opinión de las mujeres que trabajan en empresas relacionadas con la tecnología: el 80% de las 761 trabajadoras consultadas en una encuesta de Booking.com consideró que la predominancia masculina es una de las mayores barreras de ingreso de mujeres en ese tipo de compañías. 

Tanto desde el sector privado como de los diferentes Gobiernos, la inclusión de las mujeres en las carreras relacionadas con la tecnología y la computación es una preocupación importante. Ahora, ¿qué tienen para decir las mujeres que actualmente están trabajando en este tipo de compañías, aunque en puestos no-tecnológicos, sobre la importancia de incluir más trabajadoras en este sector?

Empecemos por el principio. Los procesos de selección de personal, opinaron, son sexistas. Un 72% de ellas creen que hay discriminación por motivos de género en el reclutamiento de nuevos trabajadores. El récord de sexismo es en China, donde el 85% de las mujeres considera que la contratación de nuevo personal está destinada mayormente a varones. Le sigue Brasil, con un 83%, y Francia, con un 80%. El mejor, aunque las cifras son realmente impactantes, es Holanda, en donde el 60% de las mujeres piensan que los procesos de reclutamiento son sexistas.

Al avanzar en la carrera profesional, la situación no cambia demasiado. Un 75% de las trabajadoras considera que las oportunidades de desarrollo profesional no se anuncian lo suficiente a las mujeres, y un 68% considera que los paquetes de beneficios no están adaptados para ellas. Y esto, según el 44% de ellas, es particularmente peor en esta industria que en otras. 

La situación se complica cuando la mujer decide estar en una pareja estable o si es madre. En el primer caso, el 34% considera que estar casada o en pareja puede ser un obstáculo para su crecimiento profesional. Con la llegada de niños a la casa la situación es peor: mientras que el 60% considera que a las mujeres se les complica progresar a nivel profesional, solo el 15% opina que los hijos tienen una influencia negativa en el crecimiento de la trayectoria laboral de los hombres. Las mujeres consideran que, frente a la paternidad, es más probable que no haya ningún impacto para ellos. 

¿Por qué es importante que haya más mujeres en la industria? Porque, según el 92% de ellas, saber que sus empleadores valoran tanto a los hombres como a las mujeres las inspiraría para desarrollar más su carrera. Además, un 90% piensa que ver a otras mujeres en espacios de liderazgo potencia a otras mujeres y especialmente a las más jóvenes. 

El trato diferenciado que hacen las empresas entre sus empleados hombres y mujeres es otro de los aspectos que cosechan opiniones negativas. El 46% de ellas aseguró que sintió esa diferencia solo por ser mujer. Esta opinión es aún mayor si esa mujer está en un cargo jerárquico, porque el 58% de las ejecutivas de las compañías apuntó que había tenido esta mala experiencia.

Estas diferencias son las que explican mayormente las brechas de salarios entre varones y mujeres, y no los aspectos individuales, a la hora de negociar un mejor ingreso. Solo un 30% de las consultadas dijo no sentirse segura para pedir un aumento de salario. 

Según las mujeres de las compañías tecnológicas, las empresas deberían revertir esta situación, porque le traería beneficios a la empresa (por ejemplo, tendría un impacto positivo en la imagen de marca) y mejoraría los ambientes de trabajo. Además, las mujeres pueden aportar, según ellas, innovación, hacer más confiable a la compañía, aportarían a la diversidad de la industria y mejorarían la performance financiera.

Sin embargo, remarcan mayoritariamente, la diversidad no es una prioridad de la industria. Un 48% considera que no es algo que las empresas estén poniendo al tope de sus objetivos. 

La encuesta fue realizada por Booking.com en el último trimestre de 2016 y fue presentada en el marco del evento WebSummit a comienzos de noviembre de 2017. Se llevó a cabo en 8 países (Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Brasil, Holanda, Alemania, China y Australia), y fue respondida de manera online por 761 mujeres que se desempeñan en empresas tecnológicas en puestos no tecnológicos, como marketing, administración, finanzas, ventas, comunicación y otras.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Daniel Nuske Reportar Responder

no es que haya pocas mujeres contratadas como implica la nota. Si bien es cierto que las hay, el problema de base es sociológico y tiene que ver con la falta de interés que las mujeres tienen por la tecnología.

Notas Relacionadas