*

Bitcoin (24h)
2.26% Ars
99406.52
Bitcoin (24h)
2.26% USA
5698.28
Bitcoin (24h)
2.26% Eur
$4809.90
Online

¿No querés moverte de tu casa para nada? La tecnología te da una mano

Ya existen un montón de opciones para vivir sin nunca dejar la comodidad del hogar. ¿Cómo? A través de la tecnología podes trabajar, conseguir alimentos, entretenimiento y hasta educación: el sueño de alguien hastiado con la vida moderna. Por Sebastián De Toma - 30 de Agosto 2016
¿No querés moverte de tu casa para nada? La tecnología te da una mano

Hay seres humanos que soñaron con volar, y hasta llegar a las estrellas, o conocer las profundidades del mar. Hay otros que, agobiados por esta vida moderna (que, como dijo Quino a través de Mafalda, tiene más de moderna que de vida), o sencillamente por gusto, sueñan con nunca dejar la comodidad del hogar. Hoy, por suerte para estos seres de luz, la tecnología puede venir en su ayuda.

Al que trabaja…

Lo primero que hay que asegurarse es el sustento que mantendrá a flote el barco de nuestras vidas. Existen muchas empresas que permiten que sus trabajadores se queden en sus casas uno o varios días de la semana. Claro, además se puede trabajar como freelance de diseñador, redactor de contenidos, como Community Manager o programador de software: para buscar trabajo se publicar en las redes sociales personales,  en plataformas como MercadoLibre (que si bien no están pensadas específicamente para buscar trabajo, suele ser utilizada por muchos) o directamente en Freelancer, Nubelo o Workana –las tres están pensadas para que los profesionales se postulen y puedan trabajar a distancia. Otra posibilidad es la del emprendimiento propio: uno puede diseñar y fabricar ropa y/o manualidades, cocinar para afuera, fabricar muebles de diseño, e incluso instalar una librería en casa (micasa: librería atípica es un ejemplo, pero hay otros).

Cuentas claras mantienen la amistad

Una vez resuelto el problemilla de hacernos con dinero para sobrevivir, llega el momento de cobrar nuestro trabajo y también pagar alquiler, expensas, impuestos y servicios. La solución obvia es el Homebanking, por supuesto. Conviene recordar, sí, que para usarlos de manera completa hay que tener las bénditas tarjetas de coordenadas o los tokens que entregan los bancos a sus clientes (son dispositivos que parecen llaveros y sirven para almacenar claves criptográficas como firmas digitales o datos biométricos) para que los sistemas puedan comprobar que son quienes dicen que son. Munido con la parafernalia necesaria, será posible hacer transferencias y recibir pagos desde la comodidad del sillón y manejar todo desde la sencillez del teclado.

Para pagar las cuentas, las soluciones locales son pocas pero abarcativas: Link Pagos o Pago mis cuentas. Ambas suelen trabajar con varios bancos (Provincia, Ciudad y Credicoop, por nombrar algunos, en el primer ejemplo; y el Galicia, Santander, BBVA Francés, y muchos bancos comerciales muy conocidos). En el caso de los impuestos y servicios, las facturas suelen traer el código de pago electrónico que nos solicitan las plataformas mencionadas más arriba para identificar el pago que queremos realizar.

No sólo de sueldo vive el hombre

Tenemos el dinero y ya hicimos todos los pagos que había que hacer. Misión cumplida. Para celebrar nuestra ingenio, vamos a la heladera para armarnos un refrigerio. Pero, como no dejamos la casa desde hace días, descubrimos que está vacía. A no desesperar: hoy en día se consigue deliveries de todo. No sólo los supermercados tienen la opción de realizar las compras en línea, changuito virtual mediante, sino que además existen opciones exclusivas para comprar productos orgánicos (el ejemplo clásico es La barata del Central) o viandas “listas para comer” que se mantienen en el freezer y sólo necesitan de un golpe de microondas para ser consumidas.

Apagar el bocho

Para los cinéfilos es un horror cuasi teórico pero hoy cualquier película que está en el cine puede verse en casa al poco tiempo. De las series de TV, ni hablar. Además de la TV, y los streamings de los canales de televisión abierta, están los de las señales del cable. Y, por supuestos, los servicios que brindan contenidos audiovisuales sólo vía streaming, como Netflix, Qubit TV, Google Play y Mubi, así como las plataformas de Claro, Telefónica y Telecom.

Leer más: Cinco trucos tech para ahorrar en el supermercado

De hecho, hasta hay streaming de obras teatrales locales, en Teatrix (un experimento de Mirta Romay, hija del ya fallecido magnate de la TV local), y una plataforma exclusivamente dedicada a los recitales, Pleyou.

Poner el cuerpo en acción

Quedarse todo el día en casa puede tener efectos negativos para el cuerpo. Pero la tecnología también tiene la solución, bastante evidente: maquinas para hacer ejercicio y bicicletas fijas. O, claro, siempre estar la posibilidad de mandarse la gran Rocky y hacer flexiones en el balcón.

Lo irónico es, por supuesto, que para escapar de los rigores de la vida moderna se necesita… todos los implementos, artículos y servicios más modernos que nuestra sociedad ofrece.

Educación a la carta

Si uno quiere seguir aprendiendo, también tienen posibilidades a distancia, a través de las diferentes propuestas de las universidades privadas y algunas públicas. Hasta hay una plataforma dedicada a cursos cortos como Coursera o al aprendizaje de la programación, Coderhouse.

A mover el esqueleto

Quedarse todo el día en casa puede tener efectos negativos para el cuerpo. Pero la tecnología también tiene la solución, bastante evidente: maquinas para hacer ejercicio y bicicletas fijas. O, claro, siempre estar la posibilidad de mandarse la gran Rocky y hacer flexiones en el balcón.

Lo irónico es, por supuesto, que para escapar de los rigores de la vida moderna se necesita… todos los implementos, artículos y servicios más modernos que nuestra sociedad ofrece.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas