*

Online

Innovar o morir: cómo lo hacen los desarrolladores de Stripe y Microsoft

En la conferencia Full Stack Tech, Benjamín de Cock (Stripe) y y Kenneth Auchenberg  explicaron qué hacen en sus empresas para seguir creciendo.

Por Sebastián De Toma - 26 de Enero 2017
Innovar o morir: cómo lo hacen los desarrolladores de Stripe y Microsoft

Cuando se habla de innovación en el ecosistema tecnológico, los ejemplos que suelen darse son Apple y Google y, más cerca en el tiempo, todo lo relacionado con la economía colaborativa. Algunos de los nombres que vienen a la mente son Uber y AirBnB. Pero, en la economía del conocimiento, todos ven la necesidad de innovar a la hora de maximizar beneficios. Más cuando se tiene en cuenta que aún quedan nichos por explotar. Sucedió con el transporte y el alojamiento: la tecnología rompió con la intermediación y la burocracia. Ahora, cualquier casa es un potencial hotel y cualquier auto es un medio para llegar al aeropuerto sin tener que abandonar la billetera en el proceso (hay un miríada de cuestiones regulatorias a tener en cuenta, por supuesto).

Leer más: "Las universidades no preparan a sus alumnos en programación", dice investigador de Google

La innovación tech no la llevan adelante sólo los CEO, inversores o evangelizadores que van de evento en evento; cuando de Internet se trata, tras la idea llegan inevitablemente aquellos que la llevan a cabo, los que la convierten en líneas de código para transformar esa idea maravillosa en algo que todos los interesados puedan usar. De eso se tratan las conferencias Full Stack Tech, que están dirigidas, en primer lugar, a los desarrolladores que están diseñando la web del futuro. La última tuvo lugar en noviembre en la Usina del Arte de Buenos Aires y buscó, según sus organizadores, “mostrar el potencial de nuevas tecnologías en los diferentes stacks del proceso de desarrollo” al reunir “a los profesionales idóneos en diferentes tecnologías y disciplinas para compartir mejores prácticas, discutir ideas emergentes, colaborar y socializar”. Los nombres de los disertantes hablan del foco “desarrollador” de la conferencia: Benjamin de Cock, diseñador de la interfaz del usuario en Stripe; JuanManuel Serruya, responsable de Ingeniería en Spotify; Alejandro Crosa, parte del staff de ingenieros de software de Twitter, y Kenneth Auchenberg, gerente de Programas en Microsoft, entre otros. INFOTECHNOLOGY habló con de Cock y Auchenberg, luego de sus respectivas charlas públicas, sobre cómo sus respectivas empresas están innovando para hacer de Internet un lugar más inclusivo y seguro para todos los que dependen de ella para realizar sus negocios.

 

La joven unicornio

Aquel que sigue las noticias financieras sabe que el sector Fintech está de parabienes, ya que la innovación está llegando a los bancos: la digitalización de todo lo que antes necesitaba de registros físicos y trámites cargados de burocracia, lo que conlleva una reducción del tiempo necesario para realizar una transacción así como mayor seguridad. Esas son las promesas para el futuro. Uno de los sectores que viene cambiando la cara del e-Commerce es el de los pagos electrónicos. Su jugador más grande a escala global es PayPal; le sigue Square, la empresa creada por uno de los cerebros detrás de Twitter, Jack Dorsey.

Benjamin de Cock

Stripe es, básicamente, una plataforma que integra medios en línea que permiten gestionar pagos desde cualquier lugar de manera segura. Twitter, Facebook, Kickstarter, Salesforce y Lyft utilizan sus servicios para cobrar distintos servicios. De hecho, en noviembre cerró una ronda de financiación de  US$ 150 millones, que llevó su valor de mercado de US$ 5.000 millones a US$ 9.200 millones (desde su creación). Esta novedad la hace ingresar dentro del selecto grupo de las “unicornios” mejor valoradas de la actualidad. Sin embargo, no tienen planes de realizar una Oferta Pública Inicial (IPO, por su sigla en inglés) en el corto plazo. ¿Por qué? La razón es sencilla: según su CFO, Will Gabrick, no necesita hacerlo. De cada transacción de sus clientes, Stripe obtiene un 2,9 por ciento más una suma fija de US$ 0,30; la empresa tiene presencia ya en 25 países y tiene planes de continuar creciendo. A principios de 2016, Stripe anunció el lanzamiento de Atlas en Cuba, un programa que ayuda a emprendedores a lanzar su negocio online. De hecho, su CEO, Patrick Collison, participó del histórico viaje del presidente Barack Obama a la isla en marzo.

“Las estructuras de pago que venimos utilizando hasta hoy están quebradas”

— Benjamin de Cock, Stripe

Benjamin de Cock es parte de este proceso de llevar las finanzas electrónicas a más y más personas. Este diseñador de nacionalidad belga trabaja para que la interfaz del usuario de Stripe sea cada vez más amigable. Durante la Full Stack, habló sobre cómo hacer que las páginas web se vuelvan menos estáticas y tengan más interacción y animaciones. “Es un lindo desafío tratar de poner algo de diversión a los pagos —afirma—, porque cuando uno paga en la web, suele ser todo estricto y aburrido; creo que podemos hacer algo fácil de usar y a la vez efectivo.”

Esta búsqueda tiene que ver con la percepción que tiene de Cock sobre las finanzas que se realizan offline. “Las estructuras de pago que venimos utilizando hasta hoy están quebradas y, con ellas, es muy difícil llegar a más gente con nuevos modelos de negocio”, argumenta. “Ni bien comenzamos a proveer estas herramientas de pago que las compañías necesitaban para construir nuevos productos, hemos visto productos como Lyft y Uber, que se pueden pagar con el toque de una tecla mientras los datos de identidad de la tarjeta están seguros. Estas ideas, que están literalmente cambiando la cara de la industria, necesitan una nueva infraestructura y es lo que tratamos de hacer.”

Leer más: Este ejecutivo de Silicón Valley rompió el techo de cristal: puso el 80% de su empresa en manos de mujeres

Lo difícil es llevar todo lo antedicho a cabo sin descuidar la seguridad, y por eso lanzaron una nueva funcionalidad, llamada Radar, que utiliza Machine Learning para detectar fraudes en línea. Esto es fundamental en un negocio que —según estimados de eMarketer— alcanzó los US$ 2.000 millones en 2016 y donde —de acuerdo con un estudio de Pymts and Forter—las operaciones fraudulentas fueron de US$ 4,79 por cada US$ 100 transaccionados (en 2015, esta cifra era US$ 2,90). Ya hay varias herramientas que proveen seguridad en línea, pero en Stripe creen que la diferencia que ellos pueden hacer tiene que ver con la cantidad de datos que tienen sobre las transacciones. Durante el lanzamiento de Radar, Collison mencionó que ellos rastrean las direcciones IP de quienes realizan las operaciones, algo que —sostuvo— no siempre es tenido en cuenta. “No se trata de agregar medidas de seguridad y chequeos”, puntualiza el programador belga. “Proveemos herramientas que definen una serie de reglas que permiten controlar, por ejemplo, si una persona utiliza la misma tarjeta desde diferentes lugares del mundo en un lapso muy corto de tiempo. La idea es que nuestros clientes puedan controlar, de manera sofisticada, lo que ocurre con sus cobros.”

 

Cambiar o morir

Una de las empresas que con el paso de los años, y a pesar de estar dedicada a la tecnología, había perdido su imagen de innovadora es sin dudas Microsoft. Desde el punto de vista del hardware, las apuestas de su nuevo CEO, Satya Nadella, para recuperar la chispa perdida son bien visibles: realidad virtual y aumentada con los Hololens y la creciente mejora de la línea de portátiles Surface, que logró en el pasado mes de diciembre el récord de ventas desde que estas salieron al mercado.

Leer más: El argentino que está creando la próxima generación de Xbox

Kenneth Auchenberg

Sin embargo, el foco de la empresa está puesto también en el software. Esto no debe sorprender: antes de ser nombrado CEO, Nadella era el líder de la división Servidores y Herramientas de negocio. Sin dejar de considerar a las 300 millones de instalaciones que el nuevo Windows 10 ostentaba a mediados del año pasado, lo más importante del nuevo líder es que trajo consigo un cambio de filosofía importante: abandonar la estrategia catch-all, que buscaba que todo pasara por el sistema operativo Windows, a una oferta horizontal y multiplataforma. La muestra más palmaria de esto es que, desde 2014, la suite Office está disponible en iOS y Android. Además, Microsoft compró varias empresas creadoras de Apps dedicadas a la productividad, como Wunderlist y Swift Key, entre otras. Y, por supuesto, está Azure, la plataforma en la Nube que brinda servicios de IaaS, PaaS y SaaS. Todas estas iniciativas apuntan al mismo lugar: Microsoft es agnóstico respecto de las plataformas y busca atraer a aquellos desarrolladores que trabajan por fuera del ecosistema de Redmond, como SAP o Red Hat. Un ejemplo clave son las novedades del entorno de desarrollo integrado Visual Studio, utilizado para crear programas que corren en Windows así como sitios web, Apps y servicios: desde agosto permite “debuggear” el código de un sitio web mientras corre dentro del sistema operativo iOS. Toda una movida para la reina de la arquitectura cerrada (el rey es Apple, claro).

En este último desarrollo estuvo involucrado Kenneth Auchenberg. En la actualidad, y desde octubre de 2015, este desarrollador danés es gerente de Programas de Microsoft pero vive en Vancouver (Canadá), aunque visita regularmente la sede central de la empresa en Redmond (EE.UU.). Antes, fue parte de dos startups, ZYB y Podio, que crecieron hasta ser adquiridas por gigantes como Vodafone y Citrix. Cuando comenzó en Microsoft, su misión era mejorar el flujo de tareas a la hora de programar. Por eso gerencia distintos productos de la compañía con un foco en herramientas de desarrollo y depuración remota. “Desarrollamos un nuevo editor de Visual Studio (VS) llamado Visual Studio Code que es open source, y además hacemos tools para programar en el navegador Edge a fin de poder programar todo en la web”, señala.

“Creo que Microsoft tiene hoy más contribuciones en GitHub que Google o Facebook”

— Kenneth Auchenberg, Microsoft

Sí, el código del nuevo editor de VS es de código abierto. “Esa actitud mental de trabajar en secreto y mostrar los nuevos desarrollos una vez al año ya no existe. Todo lo que hacemos en mi equipo, si existen buenas razones y le sirve a la comunidad, lo liberamos.” En este sentido, el programador comenta: “Creo que Microsoft tiene hoy más contribuciones en GitHub [N.d.R.: la plataforma de desarrollo colaborativo] que Google o Facebook”.

Sin embargo, Microsoft sigue teniendo la reputación de ser una empresa cerrada, al menos en América latina, y Auchenberg lo admite. “Eso es otro motivo para venir a la región, para mostrar lo que estamos trabajando, y no sólo para figurar. Por eso, hoy, vine con mi MacBook y mi iPhone, ya no somos exclusivos. Para nosotros es importante que los productos que desarrollamos puedan usarlos todos, donde sea que trabajen, sea Ubuntu o iOS.”

Respecto de 2017, el gerente señala que la idea es lograr que cada vez sea más fácil desarrollar para la web. “Hasta ahora el mercado favoreció las Apps nativas, pero esto ya comenzó a cambiar y ahora iremos a Apps que funcionen en distintas plataformas”, amplía. “En 2016, nuestro centro fue desarrollar para el navegador Edge, y ahora queremos colaborar para hacerles la vida más fácil a los creadores, que puedan ser más productivos sin que la plataforma que utilicen para programar sea demasiado importante.”


Nota publicada en la edición nro. 232 (enero/2017) de Infotechnology.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas