*

Online

Este es Skólkovo, el Sillicon Valley ruso

El ambicioso proyecto de Rusia para tener un  hub de innovación científica y técnica local. Factura más de mil millones de dólares y agrupa más de 1.500 compañías. 25 de Enero 2017
Este es Skólkovo, el Sillicon Valley ruso

La localidad de Skólkovo se encuentra en las afueras de Moscú y desde hace algunos años se convirtió en el centro de innovación que alberga las empresas más prometedoras de Rusia en el ámbito de las nuevas tecnologías. Facturaciones millonarias y más de un millar de empresas transforman el centro en el Sillicon Valley de Rusia.

La historia comienza en 2010, cuando el entonces presidente Dmitri Medvédev remarcó la necesidad de que su país tuviese un centro de innovación de punta para poder competir en los mercados globlales. Al año siguiente se abrió la Universidad abierta de Skólkovo. Quién puso la puedra fundacional fue la norteamericana IBM, que firmó un acuerdo con la Fundación Skólkovo —el ente encargado de desarrollar el tecnoparque— para crear un centro de investigación científica y tecnológica en el recinto. En 2012, la agencia espacial rusa Roscosmos también acordó cooperar con la fundación.

El centro de innovación fue pensado como una ciudad, donde los emprendedores pueden vivir y dedicarse tiempo completo a los negocios y la innovación.

Se estima que el centro cuenta con más 1.500 compañías de 65 regiones de Rusia que 'viven' en la ciudad de la innovación. Más de 140 de esas empresas son exportadoras de productos y servicios al extranjero. 
Desde el año 2010, la fundación Skólkovo ha concedido más de 450 líneas de ayuda para proyectos prometedores por un valor total de 11.000 millones de dólares. Las empresas residentes en el tecnoparque presentaron más de 2.000 solicitudes para registrar patentes de propiedad intelectual, 859 de las cuales ya han sido aprobadas.

En total, las empresas que componen el hub de innovación suman ganancias cercanas a los 1.000 millones de dólares, han atraído inversiones por un valor de 200 millones de dólares y han generado más de 17.500 puestos de trabajo.

Está previsto que para 2020 ya se hayan construido más de dos millones de metros cuadrados de oficinas y viviendas en el territorio que actualmente ocupa el complejo, en el que a largo plazo se espera que trabajen unas 35.000 personas.

La sede de innovación está dividida en diferentes secciones dedicas a alguna temática específica: tecnologías de la información y la comunicación (TIC), tecnologías para la eficiencia energética, tecnologías nucleares, biomedicina y tecnologías espaciales.

 


Casos de éxito

Algunas de las empresas que conforman el complejo científico-técnico fueron muy disruptivas. Bakulin Motors Group, por caso, es la diseñadora del primer vehículo de transporte público no tripulado de Rusia, el Volgabús.

Entre las 'startups' más prometedoras también se encuentran EKAT, que desarrolla nuevas tecnologías para el procesamiento de gas, Sibneuro, que busca "crear programas informáticos y el equipamiento necesario para determinar el nivel de dificultad de una operación neuroquirúrgica" y Semat, que diseña tecnologías para la disolución de los metales mediante corriente eléctrica de alta densidad en un ambiente de electrolito —un método muy demandado en el sector de la industria pesada—.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas