*

Online

¿Cómo ser una smart city? Poniendo el foco en energías renovables

Las ciudades concentran 70% del PBI pero solo 2% de la superficie. Por eso maximizar recursos se vuelve fundamental.  25 de Julio 2017
¿Cómo ser una smart city? Poniendo el foco en energías renovables

La urbanización es una fuerte tendencia en la actualidad, dado que muchas ciudades están creciendo a un ritmo vertiginoso en varias partes del mundo.

Al mirar el panorama global, las ciudades ocupan aproximadamente sólo el 2% de la superficie, sin embargo representan el 70% del producto bruto interno de la economía mundial, consumen más del 60% de la energía en el mundo y producen alrededor del 70% de los desechos, de acuerdo a datos de la ONU. Asimismo, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) afirma que más de la mitad de la población mundial vive hoy en ciudades y se estima que para 2050 el 70% resida en áreas urbanas. En los próximos 10 años existirán aproximadamente 500 ciudades con más de un millón de habitantes.

En este contexto, las ciudades comenzaron a enfrentarse a nuevos desafíos en su gestión: mantener la competitividad, lograr resiliencia, gestionar su desarrollo y priorizar el gobierno, control y  eficiencia de todas sus actividades.

Las mencionadas tendencias de urbanización, junto al rápido crecimiento de la tecnología y el rápido acceso a la información, generaron la necesidad de crear ciudades inteligentes (“Smart Cities”), donde la tecnología equilibre el desarrollo, la riqueza de los habitantes y el crecimiento económico.

Dentro de este panorama, podemos decir que una Smart City es una ciudad que utiliza las tecnologías de la información y comunicación con el fin de mejorar la calidad de vida urbana, la eficiencia de los servicios y la competitividad. Busca cómo base primordial acercar la Tecnología al Ciudadano, tratando de encontrar un equilibrio entre el bienestar de sus ciudadanos y la preservación del entorno.

Cabe destacar que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, obtuvo en 2104, la certificación ISO 37120 otorgada por “World Council on City Data”, quien evalúa más de 100 indicadores homogéneos que miden la eficiencia de los servicios públicos y calidad de vida de los ciudadanos. Donde se obtuvo la certificación Gold (principal certificación) al formalizar 90 indicadores de los 100 posibles. Estos indicadores permiten a las ciudades plantear objetivos y monitorear los avances, de los principales aspectos relacionados con indicadores referentes a Seguridad, Transporte, Planeamiento Urbano, Energía y Medio Ambiente

Toda Smart City debe contar con las características de ser:

  • Digital: con el objetivo es lograr resultados sustentables por medio del análisis en tiempo real de la información del contexto, y es por ello que el proceso de toma de decisiones utiliza herramientas de Big Data y Analytics.
  • Innovadora: buscando nuevas soluciones tecnológicas, materiales y conceptos.
  • Amigable: generando que el sector público trabaje con los ciudadanos y otras partes interesadas en iniciativas de cambio que mejoren la calidad de vida urbana.
  • Sustentable: haciendo foco en la mejora del medio ambiente y en la inclusión social.

Consideramos sumamente importante este último punto, puesto que el mundo está experimentando grandes cambios medioambientales.

El concepto de Smart City se presenta como una forma de afrontar los problemas relacionados con la eficiencia energética, los impactos ambientales y el cambio climático.

En esta línea, el sector de energías renovables comienza a tomar impulso, dado que ayuda a reducir las emisiones de carbono, disminuir la exposición a la volatilidad en los precios de los combustibles y mejorar los costos de la energía.

Los conceptos de Smart Metering y Smart Grid van de la mano de la inclusión de energías renovables en las ciudades. La finalidad es lograr una gestión digital del consumo de energía, al utilizar redes, medidores y almacenes Smart. Por ejemplo, muchas administraciones públicas comenzaron a utilizar energías renovables para mejorar la eficiencia energética de los edificios. Un ejemplo de ello es El World Trade Center en Bahréin que usa energía eólica para abastecer a sus edificios.

Con respecto a esta temática tan importante, EY desarrolló un índice, el Renewable Energy Country Attractiveness Index, que clasifica a 40 países en base al atractivo para la inversión en energías renovables y a las oportunidades de su desarrollo. Este reporte, que se publica trimestralmente, se transformó en una herramienta clave para desarrolladores, inversores y ejecutivos en la toma de decisiones estratégicas. Además permite observar algunas iniciativas interesantes, solo como algunos ejemplos se pueden mencionar:

  1. El marcado avance en el índice de energía renovable de Argentina en las últimas presentaciones, dada la importante reforma energética encarada por el actual gobierno. Asimismo, 2017 fue designado como el año de las energías renovables, y se planteó el objetivo de que el 8% de la generación eléctrica provenga de esta fuente de energía en 2017 y que ese porcentaje ascienda al 20% en 2020.
  2. A nivel mundial, se puede mencionar a  Arabia Saudita, que se encuentra desarrollando treinta proyectos solares y eólicos como parte de un programa de USD 50 mil millones, los cuales tienen como objeto reducir el consumo de petróleo e incrementar la generación de energía.
  3. Otra potencia como Australia, luego de un año 2016 récord en inversiones en energías renovables, se prepara para cumplir con su objetivo de generación eléctrica basada en este tipo de energía y al mismo tiempo asegurar la estabilidad de la red mediante una mayor capacidad de almacenamiento.
  4. China planea invertir 363 mil millones de dólares en el desarrollo de Energías Renovables (principalmente energía solar y energía eólica) hasta el final del año 2020, generando 13 millones de empleos.

En base a lo expresado anteriormente, consideramos primordial que las Ciudades Inteligentes atiendan las necesidades de los ciudadanos sin descuidar la preservación del planeta, mediante el uso racional y eficiente como Sociedad de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones que tenemos a nuestro alcance y de aquellas nuevas que van surgiendo cada día.

Estamos sin lugar a dudas ante un cambio profundo, que avanza a muy rápida velocidad y que transformará drásticamente en muy poco tiempo la forma de vivir en las ciudades.  Un desafío que tenemos que afrontar y lo más importante que tendremos que adoptar.

 

Diego Chappani (Gerente Advisory) y  Daniel Dapuza (Socio- Advisory) de EY

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas