*

Bitcoin (24h)
3.65% Ars
64578.08
Bitcoin (24h)
3.65% USA
3734.78
Bitcoin (24h)
3.65% Eur
$3125.34
Negocios

¿Por qué esta startup biotecnológica de US$ 9.000 millones hoy no vale nada?

Theranos, la expromesa de la biotecnología, que prometió análisis de sangre en tiempo real, recibió una nueva demanda: esta vez se trata de un inverson que creyó en las promesas de Elizabeth Holmes, CEO de la compañía, que paso de ser la "chica maravilla" a la villana la vilipendiada de Silicon Valley. Por Sebastián De Toma - 29 de Noviembre 2016
¿Por qué esta startup biotecnológica de US$ 9.000 millones hoy no vale nada?

Theranos está otra vez en el ojo de la tormenta: un inversor inició una demanda para liderar una acción colectiva. Acusa a la CEO de la compañía biotecnológica de mentir sobre las tecnologías de análisis de sangre que decían haber desarrollado.

En la demanda, Robert Colman, quien compro acciones a través de un grupo inversor y en el pasado cofundó la empresa de inversiones Robertson Stephens, dijo que la empresa que demanda “está en un estado de desastre” y que al momento de comprar las acciones no estaba enterado de la falta de pruebas de la efectividad de los tests. Donald Lucas, dueño del grupo inversor a través del cual Colman se hizo con sus acciones, Lucas Venture, fue el fundador de Theranos y mentor de quien hasta hoy es la CEO de la empresa, Elizabeth Holmes.

Leer más: El argentino que cree posible hacer exámenes médicos con una gotita de saliva

Esta acción judicial se suma a las de Partner Fund Management, otro inversor y su exsocio, la cadena de Farmacias Walgreens. Pero para comprender por qué lo sucedido impacta de lleno a los grandilocuentes discursos sobre el futuro de la biotecnología hay que remontarse a 2003.

 

Un gigante con pies de barro

Theranos, y su CEO Elizabeth Holmes, fueron durante mucho tiempo mimados por Silicon Valley y la prensa. La idea que tuvo Holmes y que la motivo a dejar la carrera de ingeniería química  en Staford, allá por 2003: crear una empresa para desarrollar la tecnología para realizar análisis de sangre en tiempo real.

Y funcionó: logró el respaldo de Silicon Valley y, diez años después, la revista Fortune la valoraría en US$ 9.000 millones. Holmes era “la multimillonaria que se hizo a si misma más joven del mundo”, según Forbes. Su valor neto era de US$ 4.5 mil millones.

En 2013, consiguió que la segunda cadena farmaceútica estadounidense firmará un acuerdo para comenzar a realizar análisis de sangres en sus locales. Todo era color de rosa… hasta 2015. Empezó con un editorial en el Journal of the American Medical Association, en donde acusaban a la compañía de jamás haber publicado un artículo. Seguramente por fue que Theranos envió sus pruebas a la FDA para que la aprueben y lo logró. Pero luego, en octubre del mismo año, el Wall Street Journal descubrió que era el único aprobado, de todos los distintos modelos que comercializaba.

Leer más: Llevando la tecnología a flor de piel

Los informes negativos comenzaron a caer luego que la FDA suspendiera temporalmente la actividad de la empresa: uno de Medicaida y Medicare (los programas de salud estadounidense), otro del FDA y, al final, uno de la fiscalía general, todos en 2016. Lo peor: los tests que sí funcionaban se hacían con tecnología comprada a Siemens.

En julio, Theranos fue sancionada por US$ 10.000 por día, sus laboratorios perdieron sus licencias y Holmes fue sancionada con una inhabilitación de dos años para tener o dirigir un laboratorio.

Luego, la startup cerró sus laboratorios, ya que los reguladores certificaron la poca fiabilidad de las pruebas. Según Theranos, ahora está trabajando en un nuevo producto y, hasta ahora, no ha comentado sobre la presentación de la nueva demanda.  

El valor de Theranos es infimo. El de Holmes es cero.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Daniel Nuske Reportar Responder

adhiero a Anselminie Anselmini, un par de párrafos son ininteligibles.

anselminie Anselmini Reportar Responder

Estaría bueno que el que escribe la nota la relea antes de publicarla... Demasiados errores, por momentos no se entiende nada.

Notas Relacionadas