Negocios

Por menos de 600 pesos se puede imprimir, en Palermo, una replica 3D de un cuerpo

Conocé cómo es el primer café con impresoras 3D donde se pueden realizar impresiones de diseños propios como también, anillos, tazas y hasta una representación a escala de una persona.

09 de Agosto 2013
Por menos de 600 pesos se puede imprimir, en Palermo, una replica 3D de un cuerpo




En el corazón de Palermo Hollywood, abrió sus puertas 3D Lab, el primer bar con impresoras tridimensionales de América latina. Ubicado en la esquina de Costa Rica y Godoy Cruz, el café estará abierto de 9 a 21 y cuenta con dos pisos. En la planta baja funciona el servicio de cafetería, con varias mesas y diez impresoras en diferentes modelos y marcas, que representan a los equipos actualmente disponibles en el mercado, entre fabricantes nacionales e importados. En el primer piso funciona un "espacio de creatividad", con más mesas y acceso a la terraza, donde se exponen objetos fabricados en tres dimensiones.

 

Durante la inauguración, frente a periodistas y emprendedores del ámbito del diseño y la tecnología, Rodrigo Pérez Weiss, fundador de 3D Lab, se refirió a la tecnología 3D como una herramienta revolucionaria para los emprendimientos sociales. Y contó el caso de Robohand, un emprendimiento de fabricación de prótesis a medida. Fue creado por el padre de un niño sin manos, que al no poder pagar una prótesis (por encima de los u$s 25 mil), diseñó una para su hijo por un valor de menos de u$s 50, que pueden replicar todos aquellos que la necesiten, ya que es una tecnología de uso libre. "Queremos impulsar la innovación social, y por eso organizamos un concurso para diseñadores. El ganador podrá imprimir su proyecto en 3D gratis", anunció Pérez Weiss.

20130430_160101

El establecimiento, ubicado estratégicamente a pocas cuadras del Polo Científico del Ministerio de Ciencia y Tecnología, demandó para su "puesta a punto" una inversión de $ 200 mil por parte del emprendedor.

Tuneá tu sandwich

Para aquellos que quieran tomar algo, y de paso llevarse algún recuerdo tangible, el bar ofrece un menú de interesantes alternativas, como tomar un curso de "introducción al diseño 3D" (recomendable para los no iniciados). Los más expertos pueden jugarse a imprimir un regalo personalizado, cuyo costo depende del tamaño, tiempo y cantidad de material que lleva la impresión. Hay desde cuatro anillos o piezas de bijou por $ 50, hasta una taza o vaso por $ 200. Para los más audaces o desesperados, se puede reproducir el repuesto de plástico para la moto o la licuadora que no se consigue en el mercado. Y para aquellos con un ego amplio y billetera que acompañe: hacerse su propia estatuilla o busto (en escala) cuesta $ 150 el escaneo de cuerpo completo y $ 400 la impresión.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas