*

Bitcoin (24h)
1.75% Ars
98299.11
Bitcoin (24h)
1.75% USA
5669.61
Bitcoin (24h)
1.75% Eur
$4790.75
Negocios

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

En los Estados Unidos alcanzan el 30 por ciento. En el sector, no obstante, son optimistas. Las causas.

Por Esteban Lafuente - 06 de Agosto 2014
Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

 


En el subte, el tren o el colectivo es posible encontrar personas que reemplazaron el libro o el diario en papel por un dispositivo digital para sus lecturas. Si bien el incremento en la penetración de tablets, smartphones y e-readers generó un nuevo escenario para las editoriales y librerías, con distintos formatos y productos disponibles, las cifras del mercado muestran que los libros en soporte digital no logran despegar en el país.

“En la Argentina, la participación de los libros digitales en el total no llega al 2 por ciento”, coincide Antonio Santa Ana, gerente de literatura general de Grupo Santillana, en diálogo con Infotechnology.com. Desde otra de las grandes del sector, también reconocen con sinceridad: “La verdad es que no se lee un carajo”.

kindle
Crédito: Bloomberg

Según datos de la Cámara Argentina del Libro, en 2013 se registraron 27.757 títulos (entre digitales y papel) en la Agencia Argentina de ISBN, con un incremento del 5% frente a 2012. No obstante, el papel sigue siendo hegemónico. En efecto, la escasa adopción del formato digital en el país resulta más visible comparar con los datos de otros mercados. Así lo explica Catalina Lucas, digital manager de Penguin Random House: “La participación es muy chica en la Argentina. En Estados Unidos, por ejemplo, está en un 30% y en España ya están entre un 5 y un 7%”.

La aparición de estos nuevos formatos y dispositivos presentó un desafío para las librerías, que debieron ajustar sus procesos para comercializar libros digitales. Ante la consulta de este medio, en el sector explican que la mayor parte de las ventas de ebooks en el país se concreta a través de Internet. “Comenzamos a vender libros digitales en 2011. Desde septiembre de 2013 hasta aquí el crecimiento en las ventas es del 106%. Los ebooks representan el 29% de nuestras ventas online, con un ticket promedio de $70”, relata Martín Rolando, responsable del área de Internet en Boutique del Libro. Desde Librería Santa Fe, en tanto, describen un panorama similar: “Vendemos libros digitales hace dos años y ahora representan el 30% de nuestras ventas a través del sitio. En el total son menos del 5%”.

Actualmente, las principales editoriales del país editan en papel y en formato digital todas sus novedades mensuales de manera simultánea. Además, se mantienen alertas para ajustar su oferta y publicar el ebook de algún título viejo, en caso de que su demanda se dispare. La adopción por parte de los usuarios y la incorporación del hábito de la lectura en pantallas digitales es el principal factor que, según explican en el sector, permitirá dinamizar la demanda de ebooks.

nookereader
Crédito: Bloomberg

En promedio, el precio de los títulos en formato ebook son entre un 30 y un 40% más bajos que el libro en papel, pero muchos lectores prefieren sentir el libro físico en sus manos y, por ese motivo, no incorporan el texto digital. A su vez, las librerías advierten que el modelo de negocio y las políticas comerciales del sector representan un asunto a rever para el crecimiento de este formato. “Las librerías tienen un precio de venta al público y consiguen distintos descuentos con las editoriales. El piso para una cadena en papel es del 45% pero para los libros digitales es del 25% y eso no lo hace muy atractivo”, comenta Rolando.

Las perspectivas a futuro, sin embargo, se mantienen elevadas. El rápido crecimiento experimentado en otros mercados, la mayor simplicidad en términos de logística y entrega y el menor precio al consumidor son algunos de los factores que destacan en el sector. “En unos años deberíamos estar entre un 15 y un 20% de participación”, pronostica Santa Ana. “Es un país muy extenso y comprar un libro físico por internet sigue siendo caro. Por eso, muchas cosas van a ser leídas en digital. Además, hoy los alumnos y estudiantes están acostumbrados a consumir en digital y ese clic en términos culturales es tremendo”, agrega.
 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas