*

Negocios

Llegan los bancos "low cost": quiénes son y cuál es su plan para bajar las tasas en 2018

Brubank, Wanap y TSA desembarcarían el año que viene. Dos ya tienen licencias del BCRA para hacerlo. Prometen mejorar experiencia de usuario --que low cost no signifique menos premium- y mejores tasas.  Por FLORENCIA PULLA - 19 de Diciembre 2017
Credit Card Banking Plastic Wallet Money Card - Great photo on MaxPixel

La oleada de innovación que significan las fintech han puesto nerviosos a los bancos. Un informe reciente de PwC lo confirma. 88 por ciento de las empresas financieras tradicionales piensan que van a perder parte de sus ganancias a las fintech, según su reporte anual sobre las empresas del sector. La preocupación crece año a año: en 2016, el número era menor, 69 por ciento. Hoy, 30 por ciento de sus clientes ya está pensando en migrar a servicios digitales.

“Los bancos ganaron mucho dinero con el negocio transaccional que es un modelo rentable pero malo para la salud del sistema financiero”, explica a Infotechnology Juan Bruchou, el histórico CEO del Citi en la Argentina, que en 2015 dejó el timón del banco para adentrarse en la aventura de abrir, con la venia del Banco Central de la República Argentina,  Brubank, un banco 100 por ciento digital. “Los bancos tradicionales no están dando hoy en día el servicio que el retail está necesitando pero ganan plata entonces es difícil que cambien. La realidad es que la gente demanda una experiencia diferente y los bancos tradicionales, con todo su legacy a cuestas, lo tienen más complicado. Si el mundo cambió, hay que adaptarse, y me pareció mejor empezar de cero”.

Para poner a punto Brubank invirtió, junto con Diego Pando –fundador de Bumeran y Digital House—unos US$ 10 millones y esperan, cuando el Central les de su licencia bancaria, poder captar depósitos de los usuarios para solventar el negocio. Por lo pronto, enlistó a dos pesos pesados de la industria tech: Pablo Sánchez, gerente de Producto de MercadoLibre y ex Mango – la startup fintech para pagos que Galperín compró en 2016—y Federico Abad, la cabeza detrás del popular servicio de streaming Popcorn Time y de otras innovaciones de User Experience (UX) como las del Mapa Interactivo de la Ciudad y de la bitcoinera Xapo. Un dream team tech para un banco que Bruchou define como un hibrido, a mitad de camino entre una fintech –porque no lo es pero sus metodologías ágiles la hacen funcionar como una—y la legitimidad de un banco tradicional. “Somos una bantech”, define, entre risas. “El mundo cambió y a algunos no les gusta la competencia. Los Home Banking, hoy, parecen hechos con Paint”, sentencia. Sánchez coincide. “En el negocio bancario, las interfaces siempre son un extra; en nuestro caso, tratamos de que sean simples, que tengan sentido para una persona que está todo el día con el celular en la mano”.

Esperan que al no tener la carga de las sucursales y de los empleados de ventanilla poder  convertirse en un banco “low cost” con tasas más competitivas, que los hagan más atractivos para el consumidor que hoy no tiene una cuenta bancaria y que, quizás, quisiera abrirla online. “A la gente no le gusta ir al banco. Rediseñamos la experiencia de cero para que operar se parezca más a tomarse un Uber o abrir una cuenta de Facebook que a hacer fila para pedir un préstamo”.

Bruchou no es el único lobo de las finanzas tradicionales que ve el negocio en la banca digital. Eduardo Eurnekian, presidente de Corporación América –el grupo detrás de AA2000, Unitec y un puñado de compañías que extienden sus tentáculos en el agro, la energía y la tecnología—logró la licencia para que a partir de 2018 empiece a funcionar Wanap. Detrás están Guillermo Francos, su presidente –a cargo, durante la gestión sciolista, del Banco Provincia de Buenos Aires—y Juan Carlos Ozcoidi. “Venimos de una experiencia de banca tradicional –confiesa Francos a Infotechnology—y quizás por eso optamos por ser un banco y no una fintech hecha y derecha; para darle formalidad al negocio y poder tomar depósitos. La verdad es que la banca tradicional tiene muchas complejidades, que vienen de su estructura, y una opción digital permite achicar costos y dar créditos más baratos, mejorar las tasas. La Argentina tiene una gran posibilidad para desarrollar su mercado financiero, hoy el negocio es mínimo, y de hacerlo más barato, para mejorar la inclusión. Wanap va a ser un banco ´low cost´”.

Francos calcula que para ponerlo en pie se necesitaron US$ 16 millones, que incluyen el capital del banco que exige el BCRA para garantizar la liquidez. Con la autorización en la cartera –que obtuvieron a mediados de 2017—están ultimando los detalles --que incluyen argentinizar la plataforma Vision Plus--  para salir al mercado en marzo de 2018. Enfocados a la banca retail, van a ofrecer una caja de ahorro, una tarjeta MasterCard y harán la calificación online para otorgar préstamos en el acto. “Al principio puede existir cierto temor de la gente respecto a los depósitos porque existe cierto desconocimiento de que el BCRA tiene la misma regulación para los bancos digitales que para los que tienen 1.000 sucursales. Cuando tengamos volumen y empecemos a ofrecer créditos más bajos, los clientes van a migrar en masa. Los bancos tradicionales son muy conservadores y les tienen miedo al cambio”.

Por la ventana

A Wanap y Burbank se debería sumar un tercer esfuerzo, el de la gente de TSA, del grupo Transatlántica con raíces en la industria del turismo y que hoy factura US$ 400 millones. Compraron la licencia de un banco pequeño en 2014 con ganas de hacer crecer sus unidades de negocios financieros. El modelo de banca tradicional, vio Stefano Angeli, parte de la familia fundadora, no iba a funcionar. “El modelo de banca de nicho no era para nosotros. Entonces vimos la potencialidad de desarrollarnos como banco digital. En ese momento lo que era una debilidad –tener una sola sucursal—se convirtió en una ventaja porque nos dio la libertad de hacer lo que queríamos”, dice a Infotechnology desde su rosario natal. El año que viene piensan desenchufar el core bancario con el que están operando hoy para migrar 100 por ciento a un modelo digital por el que vienen invirtiendo, desde hace tres años, US$ 15 millones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Fernando Maldonado Reportar Responder

Ojala no se caiga el sistema, xq a la hora de ver los beneficios para el usuario siempre existe este bendito problema...

Jose Luis Bellusci Reportar Responder

Me parece excelente.Los Bancos tradicionales, nos rasladan unos cosgtos infernales y nos revientan con la tasa. Veremos la seguridad y la eficiencia como funciona.

Notas Relacionadas