*

Bitcoin (24h)
2.14% Ars
98674.02
Bitcoin (24h)
2.14% USA
5691.36
Bitcoin (24h)
2.14% Eur
$4817.68
Negocios

Las claves para crear un país emprendedor, según un experto israelí

Harry Yuklea, investigador del Instituto de Tecnología de Israel habla de cómo el país logró convertirse en una nación de emprendedores tecnológicos. Su mirada optimista sobre la Argentina.

Por Martín Cagliani - 26 de Mayo 2014
Las claves para crear un país emprendedor, según un experto israelí

 

Harry Yuklea, investigador y profesor especializado en innovación del Technion, como se conoce al Instituto de Tecnología de Israel, dice que ha pasado “los últimos 35 años en el increíble proceso de construcción del sector de tecnología de avanzada israelí”. Desde sus primeros tiempos como ingeniero electrónico en Rumania (país donde nació), este hijo de padres sobrevivientes del Holocausto Judío, vio crecer a Israel desde la nada hasta convertirse en lo que hoy se conoce como la “Start-Up Nation”, una nación de emprendedores.

Mientras camina por los pasillos de la sede de la Universidad de San Andrés en el microcentro porteño, Yuklea —quien también es asesor del gobierno israelí en materia económica y tecnológica— no para de saludar y de hacer chistes a quienes conoce desde hace apenas unos días. Su carisma es natural y es la razón por la cual visita ciudades de todo el mundo dando conferencias y seminarios. “Trato de hacer mi vida lo más disfrutable y constructiva como sea posible. Cuando puedo, comparto mi conocimiento y experiencia con quien quiera que lo solicite”, dice.

Harry Yuklea Vertical Transparente WebYuklea es investigador y profesor titular de Finanzas y Economía Empresarial de la Innovación en el Technion, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad de Tel Aviv en Israel, así como profesor visitante en la Universidad ORT de Montevideo. A la Argentina llegó para dictar una conferencia sobre “Innovación y emprendedurismo” en San Andrés y habló con Information Technology.

- ¿Cuál le parece que debería ser el rol del Estado en investigación y desarrollo?
- En principio, los gobiernos centrales, incluso las agencias, deberían interferir lo mínimo indispensable, ya que el proceso de innovación debería surgir de abajo hacia arriba. La gente identifica los problemas y luego desarrolla tecnologías, soluciones, o servicios para resolverlos. Los gobiernos no están bien posicionados para identificar los problemas y lo mejor es que escuchen a aquellos que sí los pueden identificar. Mi postura es aconsejar a los gobiernos que no interfieran.

- ¿Cuándo le parece que los gobiernos deben interferir?
- A veces, por ejemplo, es más fácil en vez de desarrollar algo nuevo, esperar y copiar lo que otro ya hizo. Esto es una deficiencia del mercado y, sin intervención estatal, la gente inventaría menos. En esas situaciones sólo hay una posibilidad, y es que el gobierno interfiera. Por ejemplo, instituyendo un muy buen sistema de propiedad intelectual. Si bien una excesiva protección de la propiedad puede no ser algo bueno, ya que todos quieren que las innovaciones sean accesibles a todo el mundo, si no existe un buen sistema de patentes la gente no va a inventar. No es la mejor solución, pero es mejor que hacer nada.

- ¿Para estimular la innovación?
- O para mitigar fallas en el mercado, como esta falla en la que la gente no innova. O podría alentar al mercado con excepciones de impuestos, a fin de estimular las inversiones en innovación en vez de en propiedades, por ejemplo. El gobierno no debería tener el rol de decir dónde hay que innovar, qué hay que inventar, ya que ellos no saben qué es lo que hace falta. Sólo pueden tomar medidas correctivas si es que falta o sobra algo.

Israel CiudadDesarrollo. "El estado moderno de Israel en sí mismo es un start up", asegura Yuklea.

- ¿Y cuál le parece que es el rol de las universidades en la innovación tecnológica? ¿Cómo se puede mejorar el vínculo entre los investigadores de las universidades y las empresas?
- Las universidades y las instituciones de investigación no deben pensar en el negocio. En Israel, por ejemplo, la comunicación entre universidades y empresas ocurre sin intervención del gobierno. Las empresas están interesadas en capturar tecnologías e innovaciones de las universidades, y las universidades se interesan en el apoyo económico de las empresas. Obviamente, existe el gasto público, pero que sólo debe ir a tecnologías en sus estadios iniciales, que todavía no pueden aportar una ganancia apreciable para las empresas, como por ejemplo las energías renovables. En Israel tenemos un ministerio para investigación y otro para industria. No sé cómo es aquí.

- También tenemos un Ministerio de Ciencia y Tecnología y uno de Industria…
- Si la ciencia es importante para un país, entonces debe haber un ministro. Debería tener un presupuesto especial y prestarle una atención especial a la innovación. Si algo necesario no existe y a la industria no le interesa desarrollarlo, alguien más debe hacerlo. Pero el gobierno sólo debe intervenir cuando algo no funciona.

- Israel es conocida como la “Start Up Nation”. ¿Cómo definiría su modelo de emprendedorismo?
- Israel es algo especial en este sentido. El estado moderno de Israel en sí mismo es un start up. De hecho, la Technion, por ejemplo, que es una universidad líder en el mundo, fue creada 30 años antes de la creación del Estado de Israel, debido a la decisión de los líderes que se dieron cuenta que era totalmente necesario para crear un Estado estar basados en tecnología de punta, en la ciencia y en el conocimiento. Como no hay recursos naturales, todo debía inventarse. Así es que cuando el estado de Israel fue creado, estos valores de emprendedorismo e innovación ya estaban presentes. Es algo que está en nuestro ADN, en la escuela ya piensan como emprendedores. Empezamos con la educación de emprendedores bien temprano: a la edad de trece o catorce años los estudiantes ya empiezan a conocer sobre temas como presupuestos, costos y precios.

Satelite WebVisión. "Si la ciencia es importante para un país debe haber un presupuesto especial y prestarle una atención especial a la innovación", plantea Yuklea.

- Así es que para usted, la actitud emprendedora debe empezar en los primeros estadios de la educación.
- Así es. Por ejemplo, pude conversar con estudiantes, adolescentes uruguayos de la ORT, que parecían muy talentosos pero tenían miedo de tomar riesgos. En Israel no existe ese miedo; toda nuestra vida es un gran riesgo y es parte de nuestro comportamiento natural. Invertimos mucho en tecnología de punta porque tenemos que resolver problemas. Por ejemplo, hay escasez de agua, así que tuvimos que administrarla muy bien y hoy en día tenemos uno de los sistemas de manejo del agua más avanzados del mundo. Para el año que viene se cree que ya no dependeremos para nada de la lluvia y toda el agua provendrá de la desalinización del agua de mar y de la reutilización de las aguas grises. Incluso exportamos agua a nuestros vecinos, como Jordania. Lo hicimos porque debíamos. Por ejemplo, cuando caminaba del hotel hacia aquí, todos los días veía el asfalto roto y me preguntaba, ¿por qué no lo reparan? La gente tiene que pasar por allí todos los días, mucha gente. Nadie lo ve como su problema, sino como el de otros. En Israel, como yo soy el que camina por la calle, es mi problema, así que voy a buscar una solución. Esta es una actitud emprendedora en algo muy básico. Lo que sí veo que ha cambiado en la Argentina es que los estudiantes son más activos que hace dos años, cuando vine a dar conferencias. Tal vez sea porque la situación económica actual lleva a la gente a intentar nuevas estrategias.

- Usted mencionaba que están acostumbrados al riesgo. ¿Qué tanto tiene que ver la guerra con el desarrollo tecnológico de Israel?
- Esto es una impresión. En general, el ejército suele aportar mucha innovación tecnológica en las guerras porque, literalmente, no tienen límite en el presupuesto, algo que no sucede en instituciones de investigación. En Israel no es el caso, porque la mayoría de nuestro presupuesto va a la compra de aviones estadounidenses o tanques alemanes, por ejemplo. Somos un país muy pequeño y hasta hace algunos años todos nuestros vecinos eran nuestros enemigos. Así es que la estrategia militar fue la de mantener la superioridad tecnológica. La idea era desarrollar equipos más sofisticados que los de los demás. Todos pueden comprar un avión estadounidense, o un tanque alemán, pero si instalamos un equipo electrónico superior, en caso de confrontación, el equipo nos dará la ventaja. En este sentido ayuda, porque nos fuerza a desarrollar nueva tecnología.

Turbina de jet WebPrioridad. "La estrategia militar de Israel fue mantener la superioridad tecnológica", completa Yuklea.

- ¿Tecnología que luego puede utilizarse en el mundo civil?
- Así es. Por ejemplo, el equipo para ver de noche, sin necesidad de electricidad, ahora se utiliza en muchos lugares. Pero no es que el ejército Israelí dirija las investigaciones. En otra dimensión, está el tema de la educación, porque nuestros jóvenes van al ejército a los 18 años. Durante unos meses no sólo deben cuidar de sus vidas, sino de las de sus amigos. Es un gran riesgo. Los criamos para ser muy independientes y para estar preparados para este reto, porque los queremos de vuelta. Así, nuestra educación siempre apunta al trabajo en equipo, a la toma de responsabilidades y a tomar riesgos. Todo apunta a ser emprendedores.

- ¿Cómo ve el ecosistema argentino de start ups?
- Para mí, cada vez que vengo a la Argentina, o pienso en ella, es una cuestión de: “¿Por qué no se ha desarrollado? ¿Qué están esperando?” Tienen buenas universidades. A pesar de la crisis, es una economía grande y tiene muchos recursos. También tienen muchas necesidades, demanda. Las condiciones para emprender son muy buenas. Por eso me pregunto, ¿por qué no lo hacen? Pienso que puede ser porque durante muchos años las cosas iban muy bien, así que la gente no gusta de asumir riesgos. Pero veo que eso está cambiando, tanto en el ámbito de la academia como en los creadores de políticas. De hecho, el que haya sido invitado a hablar de este tema es un dato. Usted está escribiendo sobre el tema del que vengo a hablar, así que hay interés. El problema con el emprendedorismo es que se necesita una masa crítica para que sea efectivo. Pero condiciones sobran.

- Para usted es una cuestión de educación, entonces.
- Así es. En todo caso, creo que es una cuestión de actitud. No veo grandes barreras aquí.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número 199 de la revista Information Technology.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas