Negocios

Gustavo Ripoll, responsable de Dell Argentina: "La inflación es un tema preocupante"

El líder de la firma para la Argentina, Uruguay y Paraguay, cuenta en exclusiva cómo está la operación local de la firma estadounidense que por estos días vive un cambio de rumbo. 

Por Flavio Cannilla - 17 de Septiembre 2013
Gustavo Ripoll, responsable de Dell Argentina: "La inflación es un tema preocupante"




Un empresario debe tener olfato y fortuna, dice el dicho. En el caso de Gustavo Ripoll, pocos dudan de que este es el caso. Ex socio en la antigua PriceWaterhouse Coopers (2000-2003), gerente General de Microsoft Argentina (2003-2008), presidente de IDEA (2007-2011) y, hoy, country manager de Dell para la Argentina, Paraguay y Uruguay, parecería ser que Ripoll siempre se deja llevar por su instinto: hace cinco años, rechazó la comodidad del alto ejecutivo en las oficinas de Microsoft Miami para retornar al país y hacerse cargo de una compañía a la que no pocos le vaticinaban una muerte lenta pero segura. Hoy, la empresa está inmersa en un profundo proceso de cambio con la meta puesta en transformarse en un proveedor de soluciones integradas de hardware y software. Todo sin olvidar sus orígenes: recientemente, Dell anunció que invertirá de $ 15 millones en una planta en Tierra del Fuego para ampliar su oferta de portátiles -la línea XPS- en el país. En diálogo exclusivo con este medio, Ripoll comenta el proceso de cambio que le toca liderar.

ripolldell

¿Si tuviera que resumir la meta de Michael Dell a futuro para la empresa, ¿cuál sería?
Se trata de convertirse en un proveedor end-to-end. Eso incluye enduser computing; enterprise solutions, con networking, servers; data center; y software y servicios. Esos son los cuatro pilares de la transformación, ninguno está por encima del otro.

Al respecto, ¿cómo está Dell?
Realmente, estamos muy bien. Nosotros tenemos acá una base de 10.000 clientes. A gran parte de ellos atendemos personalmente y notamos que están comenzando a entender el cambio. Por otra parte, el año arrancó muy fuerte, especialmente en el segmento de consumo, donde, antes, en la Argentina, no teníamos participación. Y, si bien, por política de la empresa no desglosamos nuestros números, podemos decir que, también, en el segundo trimestre, la performance nos sorprendió.

¿A qué aduce tal performance?
Desde hace un año y medio estamos inmersos en la transformación que supone pasar de ser una compañía de venta de hardware a una de hardware y servicios. Para ello, adquirimos firmas de software como Wyse, que es una tecnología de thin client para la virtualización de escritorio, o Case y Equallogic, para almacenamiento. Estamos creciendo mucho en venta de soluciones complejas.

¿Deme un ejemplo?
Apuntamos a ofrecer, desde la notebook para el usuario final hasta la solución más compleja para una gran compañía. Queremos garantizar la oferta punta a punta, pero sin perder la simplicidad, que es el ADN de esta emrpesa. Otro distintivo es que trabajamos con tecnologías abiertas. O sea, no tenemos ni queremos tener una tecnología propietaria y cerrada que deje al cliente atado.

Hoy, producen en el país el modelo Inspiron 14. ¿Planean ampliar la gama hacia modelos de mayor nivel, como lo hace Lenovo con su Think Pad?
Nosotros producimos localmente e importamos. La idea es seguir creciendo. Por eso, estamos trayendo la línea de XPS12 y XPS13, las tablets, que apuntan mucho al lado corporativo. A eso se le suman soluciones de storage, networking y data centers. En cuanto a lo que me comenta de otros, siempre es bueno recordar que hay un tema de economía de escala, que la banda de productos de precio alto, contra los de precios medio y bajo, no genera.

¿Su negocio de software incluirá desarrollos locales?
No desarrollamos ni tenemos planes de hacerlo, por ahora. Por eso, compramos las empresas que adquirimos. No obstante, desde nuestras oficinas, prestamos servicios a las Dell del exterior, como, por ejemplo para la gestión de créditos y cobranzas, en Colombia o Chile, entre otros. Así, hoy, el 60% de nuestro personal está centrado en eso. El plan es seguir y montar, tras el de Panamá, un segundo hub de servicios y valor agregado en la región.

¿Cuán difícil o fácil se les hace la importación?
Nosotros fluimos; invertimos.

Los costos internos son uno de los condicionantes del mercado local. ¿Cómo lo superan?
Los costos nuestros, básicamente, son salarios. El impacto, todavía, en materia de rentabilidad, se mantiene reducido.

¿Cuánto le preocupa a Gustavo Ripoll la inflación hoy?
La inflación es un tema preocupante, para todo: para la vida de uno, para el desarrollo de las empresas. Es un tema, en el que, obviamente, el Gobierno tiene que tomar cartas y trabajar.

¿Cómo la afrontan?
En el mercado corporativo, los productos que vendemos vienen en dólares. Y nosotros tenemos un costo de producto, cuando llega acá, que se vende con cierto margen. Una forma de amortiguarlo es trabajándolo desde el costo total del producto. Lo que pasa es que, como parte del costo es el salario, y la inflación está ahí incluida, el producto llega a un precio diferente. Si bien eso todavía no es un tema que nos afecte de forma importante, no deja de preocuparnos.

¿Cuáles serán los tres entornos tecnológicos que definirán el horizonte para la nueva Dell?
La nube (cloud computing), es un tema del cual hoy se habla mucho y que todavía no terminó de permear pero creo que es algo que tendrá una adopción exponencial. La segunda tendencia sería, el bring your own device (utilice su propio dispositivo o BYOD, por sus siglas en inglés), cuya otra cara es la problemática de seguridad y del deployment. En tercer lugar, nombraría el del almacenamiento, que está creciendo de forma exponencial con ratios que también esconden que la gran parte de la información no se vuelve a usar.

¿La caída generalizada en la venta de PC no los condiciona en esos planes?
Cuando uno mira el negocio de Dell para el área de Enterprise, lo que más crece, hoy, es todo lo del data center. Pero el de PC sigue siendo un negocio muy bueno, muy importante y muy rentable y es uno al que Dell conoce, lo sabe hacer y al que va a seguir apostando, ya que es vital dentro de nuestra estrategia para ser un proveedor punta a punta. De hecho, todo el proceso de Michael Dell para adquirir la compañía busca poder acelerar esa unión. Por eso, por nuestra parte, estamos entusiasmados ya que ello nos dará una velocidad de ejecución mucho más grande. Por otro lado, no hay mejor garante de que la compañía mantendrá este curso, que quien está comprando la firma es su fundador.

¿La nueva oportunidad pasa también por lo móvil?
Sí, absolutamente. Donde Dell no está es en la parte teléfonos.

¿No está porque no quiere o porque no le interesa?
La respuesta final, evidentemente, no la conozco. Pero creo que ya tenemos demasiadas cosas. En donde Dell sí apostó y apuesta a futuro es a poder administrar el dispositivo. Todo el software que compra va en esa dirección. ¿La meta? Poder ofrecerle al cliente la solución completa. Por eso mencionaba antes lo de la tecnología abierta. El mundo de la tecnología está en un proceso de transformación importante. Pero, no hay nada que se vaya a comer todo. Para resumirlo, nosotros no queremos dejar de hacer lo que sabemos hacer. Lo que está haciendo Dell es adicionar su oferta y en eso seguimos lo que nos manda el mercado. No lo que sueñan algunos creativos de laboratorio que quieren algo y, luego, lo tratan de imponer. En Dell es justamente al revés.

Foto: Prensa Dell



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas