*

Bitcoin (24h)
-1.81% Ars
132078.62
Bitcoin (24h)
-1.81% USA
7550.40
Bitcoin (24h)
-1.81% Eur
$6403.53
Negocios

Ganadores y perdedores en la batalla de telcos y cableras por la convergencia

Todas las empresas de comunicaciones locales –audiovisuales y telcos- apuntan a brindar servicios cuádruple play y por tanto pisar en el terreno de otros: Telefónica quiere dar TV satelital y el Grupo Clarín se apresta a dar servicios convergentes, Nextel mediante. Sin embargo, son reacias a la hora de enfrentar competencias en sus respectivos sectores. A continuación, las idas y vueltas de una guerra de posiciones que incluye al gobierno nacional.

Por Sebastián De Toma - 23 de Septiembre 2016
Ganadores y perdedores en la batalla de telcos y cableras por la convergencia

Cablevisión busca brindar telecomunicaciones. La frase no sorprende: por algo compró Nextel el año pasado. Y ahora apunta todos sus cañones para ese lugar. Carlos Moltini, gerente general de la compañía parte del Grupo Clarín es directo: “Cablevisión tiene la firme de intención de convertirse en un operador pleno que pueda ofrecer cuádruple play a sus clientes. La compra de Nextel se enmarcó dentro de la estrategia de Cablevisión de preservar su competitividad en el escenario de las telecomunicaciones integradas”, dice.

 

La bendita convergencia

 

Par comprender el cambiante mundo de las empresas de comunicación locales conviene dar un paso atrás. Todo el mundo habla de la convergencia en las telecomunicaciones. Se trata, como dice el profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador en telecomunicaciones Martín Becerra en su texto seminal sobre el tema, “De la divergencia a la convergencia en la sociedad informacional”, de la homogeneización de los soportes, productos, lógicas de emisión y consumo de las industrias infocomunicacionales. En el ámbito local esto significa que los medios de comunicación y las empresas que brindan telecomunicaciones buscan hacer converger sus servicios en una única oferta: telefonía fija y móvil, acceso a Internet y televisión digital. Verbigracia, triple play devenido en cuádruple. El problema es que la ley argentina vigente –la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (conocida como ley de Medios)- no permite que las empresas de telecomunicaciones (telcos) brinden televisión por cable o satelital y, en espejo, no deja que aquellas que brindan servicios audiovisuales hagan lo propio en telecomunicaciones. Esta ley fue modificada vía decreto 267/15 que dictó el presidente Macri pocos días después de asumir, en diciembre del año pasado: ahora las audiovisuales pueden dar telecomunicaciones, y las telcos podrán brindar TV… en dos años (prorrogables a tres).

Así, al menos a corto plazo, se favoreció a los operadores de TV por cable. Sin embargo, según Bernadette Califano, exasesora de la presidencia de la comisión de Comunicaciones e Informática de la cámara de Diputados e investigadora Conicet, esta decisión es parte de un problema de larga data. “Estas medidas que se están tomando se insertan en una serie de medidas de continuidad o patrón de medios adoptadas por distintos gobiernos en la Argentina desde hace muchísimos años, y que tienen que ver con no tener una política de comunicación sostenida en el tiempo”, explica en diálogo con Infotechnology.com. “Es decir, llega un nuevo gobierno y deshace las políticas de los gobiernos anteriores, critica lo hecho por la gestión anterior, entonces eso parece justificar cualquier tipo de accionar, y en este caso particular, las medidas que se tomaron, se tomaron sin debate público.” Esto último el gobierno trata de solucionarlo al abrir las consultas por la nueva ley de Comunicaciones al público, hecho anunciado ayer.

Este nuevo escenario es un boccato di cardinale para el Grupo Clarín, que tiene dentro de su cartera a Fibertel-Cablevisión, a Canal 13, TN y el diario homónimo. Con la compra de la tambaleante Nextel en 2015  –aprobada en su totalidad por el gobierno actual este año-, Cablevisión dio el primer paso para poder agregar telecomunicaciones a sus servicios de conexión a Internet y cable. Ahora, según fuentes citadas por una nota publicada en el diario La Nación, el gobierno nacional autorizaría a Nextel a dar servicios móviles 4G en las bandas de 900 Mhz y 2,5 Ghz, mientras que Telecom, Claro y Telefónica recién podrán brindar TV por cable a principios de 2018.

La idea, parece ser, es equilibrar el escenario para todas las empresas interesadas en brindar servicios convergentes. De hecho, el objetivo de la nueva ley de comunicaciones que impulsa el macrismo  y que está recorriendo el camino de las consultas sectoriales en el Congreso, es regular desde una única regulación tanto el sector audiovisual y el de las telcos (y hay quien dice que incluirán a la prensa, pero esa sería una movida bastante extemporánea). En un artículo del número de julio de Information Technology, Becerra explicó claramente el problema del que ahora trata de salir el gobierno nacional: “El Gobierno está en un laberinto sin salida, que consiste en la intención de satisfacer a actores industriales concentrados en un sector que no admite simultáneamente la satisfacción de los dos andariveles”, dice. “Si les dan lo que piden los sectores concentrados del sector de las telecomunicaciones, van a estar lesionando la proyección de los actores concentrados del sector audiovisual. Y viceversa. O satisface a uno o satisface a otro.”

 

La novela Telecom y el cuádruple play

 

Una cuestión no menor es qué pasará con Telecom. Hoy es propiedad del David Martínez, socio principal del Grupo Clarín en Cablevisión, que puso a la cabeza de varias gerencias a exdirectivos de la cablera. Los rumores de la industria dicen que el objetivo final de Clarín es fusionar Cablevisión y Telecom en una única empresa que brinde servicios convergentes. Pero se encuentra con resistencias dentro del gobierno nacional, según la nota citada más arriba: no es lo mismo que sea un cuarto operador con Nextel, lo que podría traer ventajas como operador entrante (dado que hasta ahora está solo autorizado a brindar servicios de trunking… parece lo mismo pero no lo es), que una fusión con un operador ya existente. En este sentido, Gustavo Fontanals, investigador en Telecomunicaciones de la UBA, explica a Infotechnology.com que con esas ventajas “estarían retomando la licitación de espectro de 2014, que ganó el grupo Vila-Manzano [realizada por el gobierno anterior y que quedó sin efecto cuando este grupo no realizó el pago correspondiente], y que le daba condiciones especiales para hacer desarrollo de 4G con más tiempo, beneficiándose de las redes existentes, tenía condiciones favorables para buscar las redes de los operadores ya establecidos, compartición de infraestructura, alquiler de espacio, etcétera”. Pero es probable que Nextel tenga que pagar para brindar 4G, y es en este sentido que deben comprenderse las declaraciones en off de los funcionarios del gobierno central, según advierte el investigador: “Están entablando una negociación de que si quiere usar ese espectro que compró y que no era para dar telefonía móvil, muy probablemente lo tenga que pagar”.

Atento a las señales de las autoridades nacionales, Cablevisión va por el cuádruple play a través de Nextel. Moltini, en diálogo exclusivo con Infotechnology.com, explica: “Nuestra compañía tiene la clara intención de convertirse en un operador pleno de la industria de las telecomunicaciones. Y para ello hace rato que hemos comenzado nuestro proyecto de inversión, para intentar ser el cuarto operador móvil de la Argentina”. Y por tanto “hacia esa nueva área irán gran parte de nuestras inversiones, a las que se sumarán las relacionadas con el mantenimiento y crecimiento de nuestra red, así como el desarrollo de tecnología, productos y servicios innovadores”, desarrolla. “El mercado requiere crecientemente la convergencia de servicios fijos y móviles para satisfacer las nuevas demandas de los clientes, de cara a los nuevos paradigmas en el consumo de contenidos.”

Respecto a la estrategia Over-The-Top (contenidos transmitidos sobre la infraestructura de banda ancha, como los de Netflix o Spotify) de la empresa que dirige, se refiere al pronto lanzamiento de Flow, la plataforma multipantalla que, dice, “acercará a nuestros clientes la evolución de la televisión”. En este sentido, declara que invertirán US$ 90 millones para ser capaces de ofrecer la programación y contenidos de Cablevisión en línea y bajo demanda “tanto dentro como fuera del hogar”. Se podrá grabar programas y comenzar a verlos desde el principio aunque la hora de comienzo ya haya pasado. La idea, según el directivo, es crear “una nueva experiencia de entretenimiento personalizada a través del dispositivo deseado y desde cualquier lugar”.

El gerente General de Cablevisión negó que la compra de Telecom por parte del mexicano Martínez sea parte de un plan para fusionar ambas compañías. “Que Fintech sea accionista en las dos compañías no determina nada”, asevera. “En Cablevisión estamos concentrados en nuestra evolución a la convergencia y el cuádruple play a través Nextel. Acabamos de invertir más de US$ 300 millones en adquirir la compañía primero, y después el espectro que necesita para evolucionar a los servicios de última generación, lo que exigirá unos US$ 500 millones más para nuevas inversiones en infraestructura y equipamiento. Es un gran desafío, que requiere una modernización en infraestructura porque no es fácil penetrar un mercado maduro.”

 

En tierra de las telcos

 

Por las diferencias de escala (las telefónicas tienen mayores ingresos), según fuentes del gobierno citadas en una nota del diario Clarín, es que se le dio la posibilidad de largar primero al Grupo Clarín, mientras que el ingreso de las telcos se hace desear. Desde ya que la espera tiene malhumorados a este último sector, aunque no lo dicen explícitamente. “Hoy la convergencia es una realidad en el mundo entero y celebramos que poco a poco en la Argentina se vayan abriendo nuevas posibilidades que –esperamos- conduzcan a una convergencia tecnológica plena, facilitando la vida de los ciudadanos en un entorno cada vez más digital”, declaran fuentes de Telefónica de Argentina ante la consulta de Infotechnology.com. Sus reclamos son claros: “Es necesario que todos los jugadores del mercado podamos brindar los distintos servicios demandados a través de todas las tecnologías disponibles, sin limitaciones, amparados en un marco jurídico que fomente una competencia justa y transparente; eliminando algunas distorsiones y asimetrías que actualmente ralentizan el dinamismo que caracteriza a esta industria”, subrayan. “La competencia plena de servicios respaldada en una regulación que contemple al ecosistema digital como un todo permitirá a la Argentina dar un salto cualitativo en materia tecnológica, propiciando mayores inversiones y apuestas en innovación. Este contexto alentará la posibilidad de ofrecerles a nuestros clientes una oferta de servicios integrados, acorde con las tendencias mundiales.”

Sobre estas declaraciones de Telefónica, Fontanals comenta que lo que corre por debajo es que las telcos no quieren invertir hasta tanto “los autoricen a dar TV por cable o satelital”. “Lo que Telefónica quiere y el gobierno por ahora le dijo que no dos veces es poder televisión por suscripción vía satélite, porque ahí sí tiene más o menos montado el tema y no necesita invertir en su red fija”, amplia. Mientras, sostiene, “las telefónicas ahora vas a invertir en desarrollar la red 4G, porque es un gran negocio, en parte porque la gente que se va pasando a 4G consume cada vez más, los precios de la telefonía móvil son precios que están bien remunerados, entonces se aseguran ganancias y se aseguran mayor consumo y tienen un mercado bastante cerrado donde entre las tres grandes mantienen el mercado”.

El gobierno nacional intenta soslayar a estas empresas reacias a invertir autorizando a Operadoras Móviles Virtuales a dar servicios sobre infraestructura ya instalada: pueden ser Pyme locales o una multinacional como Virgin Mobile. Pero las telcos no quieren saber nada; Fontanals las interpreta teatralmente: “’Mientras que no nos den el espectro del 700, nosotros no vamos a cumplir con esta obligación’” que tienen de dejar que terceros utilicen sus redes (pagando, por supuesto). Ambos sectores –gobierno y empresas de telecomunicaciones- están librando una guerra fría en sordina: unos amenazan con fomentar el ingreso de gigantes de otras latitudes (el CEO de Virgin fue parte del Foro de Inversiones y Negocios que tuvo lugar en el CCK la semana pasada) y otros dejan entrever que no permitirán la llegada de OMV hasta que el espectro de 700 Mhz (hoy ocupado en parte por Telecentro) no quede liberado complemente.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas