*

Bitcoin (24h)
1.26% Ars
72188.73
Bitcoin (24h)
1.26% USA
4189.83
Bitcoin (24h)
1.26% Eur
$3548.67
Negocios

EMC y Dell se fusionan en Dell Technologies: ¿qué significa?

Después de meses de espera la fusión se completó hoy, en un anuncio conjunto entre las dos compañías. "En tecnología o cambias o te morís", reconoció Michael Dell. ¿La clave? Mantenerse relevante ante otros actores puros de la nube como Amazon o Facebook.

Por Florencia Pulla - 07 de Septiembre 2016
EMC y Dell se fusionan en Dell Technologies: ¿qué significa?

En noviembre, se supo: Dell había hecho una oferta por EMC con la idea de fusionar a las dos compañías y crear una nueva, Dell Technologies, para convertirse en un peso-pesado en el mercado de la IT corporativa. En esa área EMC tiene experiencia: el conjunto de empresas del grupo, llamado la Federación - que incluye a compañías como VMWare, Pivotal o RSA, entre otras- es relevante en segmentos como Cloud y Storage. Dell, mientras tanto, es conocida por sus computadoras, un negocio de consumo masivo que año tras año muestra señales de debilitamiento. Como reconoció Michael Dell en una conferencia a la que asistieron, virtualmente, Information Technology y El Cronista, "en tecnología o cambias o te morís". Con la creación de Dell Technologies, Dell pretende ser un jugador "de toda la cancha" y ganar know-how con una adquisición valiosa, en vez de depender del lento crecimiento orgánico en un segmento en el que no tiene experiencia.

Con luz verde de reguladores para completar la adquisición, de más de U$ 67.000 millones, Dell Technologies se convierte en el grupo de tecnología, en manos privadas, más grande del mundo: entre los dos dan servicios a 98% de las compañías del Fortune 500. "Siempre estamos pensando cómo ser más rápidos a medida que nos hacemos grandes. Necesitas seguir invirtiendo en innovación para ser relevantes", admitió Dell hace instantes. 

Con un pie en la nube

Antaño, Dell y EMC, de manera separada, basaban su modelo de negocios en vender un producto físico. Para Dell eran computadoras; para EMC, lockers de almacenamiento. Como muchas compañìas de la época, cobraban licencias sobre sus soluciones. El negocio funcionaba: tenían un mercado cautivo. Por eso a la hora de optimizar, el costo de migración era alto y sus clientes optaban por hacerse de esa mejora. Para decirlo de otro modo: a más datos, más ganancias para estos gigantes de IT.

Pero la Nube cambió con todo eso. Lo que posibilitan las nuevas tecnologías es deshacerse de este storage físico y pasar a un modelo en donde estos servidores son de otros - como Amazon y sus Web Services- a un precio menor y sin todas las complicaciones de licencias y renovaciones. Aunque todos estos pesos pesados han invertido -y mucho- para poder competir con jugadores orgánicos de la nube, su modelo de negocios se ha visto golpeado.


Dell lo entendió así cuando desembolsó US$ 67.000 millones para hacerse de la empresa, una cifra récord en el mercado de la tecnología. Su negocio de computadoras, que viene menguando en los últimos años, requería una inversión fuerte para mantenerse relevante: poder brindar soluciones end-to-end es una buena cosa. Con la incorporación de RSA ganan en seguridad; con Pivotal, nube; con EMC, infraestructura; con VMWare, virtualización. 

Aunque lleva el nombre de Dell, la fusión es un win-win para ambas compañìas frente a un mercado agresivo y cambiante y ante nuevos jugadores puros de la nube. Con la fusión, Dell adquiere algo del know-how en áreas en las que EMC invierte hace tiempo. Como dijo Joe Tucci, el histórico Chairman de EMC en la conferencia de prensa que dio al anunciar la adquisición el año pasado: "La ola de cambios que sacude a nuestra industria no tiene precedentes y, para navegar el cambio, se necesita crear una nueva compañía para una nueva era". 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas