Negocios

Crowdfunding en la Argentina: un negocio que todavía no despega

Mientras en Estados Unidos sitios de financiación colectiva logran recaudar más de US$ 119 millones, en el país recién se están dando los primeros pasos. Los casos de BananaCash e Ideame y las principales dificultades con las que se enfrentan.

04 de Mayo 2012
Crowdfunding en la Argentina: un negocio que todavía no despega

A qué persona no se le ocurrió alguna vez una de esas ideas que se podrían convertir en un negocio excelente. Lamentablemente, un emprendimiento no se logra sólo con pensamientos. Se necesita un buen proyecto, muchas horas de trabajo y, último pero no menos importante, dinero.

Conseguir inversiones no es nada fácil. Muchas veces las personas tienen que poner su propio dinero para poder iniciar su empresa o pedir préstamos a familiares y amigos. Otras simplemente, nunca llegan a conseguir financiación alguna y por ende, vuelven a dejar su proyecto en el mundo de las ideas.  Ahí es cuando el crowdfunding aparece como la solución necesaria para que la idea se vuelva emprendimiento.

La financiación colectiva o crowdfunding en inglés, es un sistema que permite a las personas colaborar con donaciones de distinto valor para financiar un determinado emprendimiento. Desde artistas que buscan cubrir los gastos de grabación de un disco, pasando por directores que quieren filmar una película a desarrolladores que quieren producir un videojuego.

Ideame - La plataforma latina de financiamiento colectivo

En Estados Unidos, ésta práctica ya se volvió habitual y redituable. Por ejemplo, Kickstarter, una de las principales plataformas de crowdfunding de ese país, logró recaudar en un año más de US$ 119 millones para los proyectos dentro de su sitio, llevándose de comisión más de US$ 6 millones.

Por el contrario, en la Argentina el negocio todavía se encuentra dando sus primeros pasos. “El crowdfunding en América latina todavía está muy verde. No están acostumbrados a usar tarjeta de crédito como en Estados Unidos, más bien hay una especie de temor a usarla”, sostiene Javier La Banca, creador de
BananaCash, una plataforma de financiación colectiva que actualmente se encuentra en stand by. Irónicamente, uno de los principales problemas que tuvo este sitio, fue el financiamiento. “Fuimos los primeros en lanzar una plataforma de este tipo y buscamos financiación pero no la encontramos”, explicó.

Actualmente, el principal sitio de crowdfunding en el país es Ideame. El sitio se creó con una inversión de US$ 1 millón aportada por Eduardo Constantini (hijo), Tiburcio de la Cárcova y Mariano Suárez Battan, entre otros.  La empresa fue fundada en agosto del año pasado y cuenta con oficinas en la Argentina, Chile, México y Uruguay. Por cada proyecto que aparece en la plataforma, la empresa cobra una comisión del cinco por ciento de lo recaudado, de manera similar a como funciona Kickstarter.

“Lo que hicimos fue tropicalizar el modelo, la diferencia que existe en el país es que no hay una cultura de aportar a este tipo de iniciativas. Falta una conciencia social mucho más fuerte y creer en la misión del otro y querer ayudarlo”, sostiene Pia Giudice, jefa de Comunicación de Ideame.

Para Giudice la clave está en la educación del usuario. “Tener confianza de que es una plataforma transparente, que utiliza métodos de pago serios como MercadoPago y PayPal y que tanto los creadores como los que aportan puedan confiar en ello”, comentó. La Banca coincide en este punto y sostiene que “la clave es evangelizar, porque está todo muy verde. Explicar a los emprendedores que es el crowdfunding, generar confianza a las personas, que le den a los que aportan recompensas con valor agregado”.

Otra de las claves de la financiación colectiva, además de la cultura de pago digital, es la popularidad que el emprendedor pueda tener o alcanzar para recolectar la mayor cantidad de aportes.  “Para que la campaña tenga éxito necesitás que la persona detrás tenga fuerza. Ya sea Casero con su película (que recaudó $117.349 para su película Cha3DMubi a través de Ideame) o una banda de rock”, sostuvo La Banca.

“Trabajamos muy duro en la curaduría de los proyectos, de agosto a hoy entraron más de 1500 proyectos de los cuales solo se publicaron 150. Hay mucho esfuerzo en la selección. Vemos quienes están detrás, que redes sociales abarcan, si la idea es factible, si hay que darle otra vuelta de tuerca, entre otras cosas”, comentó Giudice.

En base a esta condición, La Banca planea lanzar su plataforma como marca blanca, para que sea personalizable para la empresa que lo necesite. “Actualmente estamos trabajando con Alternativa Teatral y en dos meses estamos pensando lanzar el BananaCash para ellos”, relató. 

Mientras el presente no se presenta de las mejores condiciones para este negocio, el futuro si parece prometedor. “Vemos que estamos creciendo con un 25 por ciento de proyectos exitosos. Además, está buenísimo que a Kickstarter le este yendo bien, eso quiere decir que hay un pensamiento de la gente orientado a este rubro y que apuesta a esto”, comenta Giudice. La Banca también ve el futuro de manera optimista y afirma que “tarde o temprano va a prender el negocio en América latina. Hay mucho potencial en la región”.




¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas