*

Bitcoin (24h)
-1.84% Ars
41732.19
Bitcoin (24h)
-1.84% USA
2545.73
Bitcoin (24h)
-1.84% Eur
$2237.28
Negocios

¿Cómo es el mercado de Bitcoins hoy?

La más popular de las criptomonedas existe desde 2009, pero todavía dista de ser masiva. De hecho, las intenciones regulatorias de ciertos países podrían abortar su vuelo antes de terminar de despegar. Robos masivos no ayudan a crear confianza. ¿Pasó la moda inicial y llegó la crisis? Un update.

Por Laura Siri - 07 de Noviembre 2016
¿Cómo es el mercado de Bitcoins hoy?

Las criptomonedas, en general, y el Bitcoin, en particular, son protagonistas en escenarios dicotómicos: excesivamente alarmistas u optimistas, casi a partes iguales, dependiendo del interlocutor. No es nuevo: las predicciones sobre su éxito o fracaso se suceden casi desde el comienzo, en 2009. A principios de este año, el desarrollador Mike Hearn disparó amargas acusaciones cruzadas en el seno de la comunidad cuando declaró, entre otros cuestionamientos,que “Bitcoin es un experimento y como todos los experimentos, puede fallar”. Hay algunos países donde incluso está prohibido su uso y, en otros, los bancos centrales advierten sobre supuestos peligros de su empleo. Algunas iniciativas regulatorias amenazan con eliminar una de las cualidades más apreciadas del Bitcoin: el anonimato.

En el Estado de Nueva York, Estados Unidos, la implementación de la llamada “Bitlicense”, una licencia muy costosa de adquirir y de implementar obligatoria para empresas de criptomonedas, provocó el alejamiento de muchas firmas de ese distrito. Entre ellas, BitFinex, que adquirió dudosa fama a principios de agosto cuando su sede en Hong Kong anunció que unos hackers habían robado de cuentas de sus clientes 119.756 bitcoins valuadas en US$ 65,8 millones. El ataque recordó el cometido a principios de 2014 contra Mt Gox, una compañía japonesa dedicada al comercio de bitcoins, que fue a la quiebra tras un robo valorado en US$ 650 millones. Más allá de su utilidad como inversión y como reserva de valor, el uso del bitcoin en transacciones comunes también presenta desafíos debido a que, con la tecnología actual, sólo pueden procesarse tres por segundo. Y, aunque fuesen 100, sería algo insignificante en comparación con las 24.000 transacciones que puede gestionar una empresa de tarjetas de crédito en el mismo tiempo. Además, a pesar de que el bitcoin en principio funciona en forma descentralizada e independiente de cualquier país en particular, el 70 por ciento de la “minería” de estos activos se realiza en China, en Kongyuo.

 

Esto se debe a que allí los costos de electricidad, salarios y microprocesadores son mucho menores que en el resto del mundo. Si bien muchos no encuentran preocupante esta concentración en el país asiático, otros la consideran un potencial riesgo. Según Sebastián Serrano, CEO de BitPagos, “si bien bitcoin sigue siendo una tecnología y un método de pago ‘de nicho’, el crecimiento de su adopción es exponencial. Algunas características propias de la moneda lo hacen particularmente atractivo: desde su emisión descentralizada hasta su eficiencia y seguridad, pasando por el hecho de que las comisiones aplicadas a las transacciones se encuentran muy por debajo de las de los métodos de pagos tradicionales. Situaciones como la de BitFinex no hacen más que destacar la invulnerabilidad del blockchain. El hackeo a sus cuentas significa una falla de seguridad en esa empresa en particular y no compromete para nada la criptografía que asegura la tecnología blockchain”. Diego Gutiérrez Zaldívar, CEO de RSK Labs y CoFounder de Koibanx, dice que “pensar que lo que pasó con BitFinex pone en duda el potencial de la tecnología bitcoin es equivalente a pensar que el robo del bancode Bangladesh pone en jaque el sistema financiero mundial”. Se refiere a un suceso de febrero de este año, cuando unos delincuentes lograron acceder a los sistemas informáticos del Bangladesh Bank y lograron transferir US$ 81 millones de su cuenta en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York a varios casinos en Filipinas, aunque en total habrían intentado quedarse con US$ 951 millones. “Siempre que se depositan fondos en manos de terceros, sea un intercambio bitcoin o una transacción en un banco tradicional, se corre el riesgo de que la seguridad de ese tercero sea vulnerada y eso es algo que la comunidad bitcoin pone de manifiesto cuando apela al ‘se tu propio banco’”, sentencia.

 

Internet del Valor

Christian Castello, director de Marketing y alianzas de la empresa de soluciones de banca digital Veritran, tiene una opinión más cautelosa: “Los problemas de seguridad que han tenido empresas relacionadas con el negocio del bitcoin afectan la confianza y contribuyen a aumentar la dificultad de volverlo masivo. Vemos que se encuentra en un punto de inflexión donde, o bien logra aumentar su uso y adopción, o bien se estanca, quedando como una moneda de nicho sin lograr un amplio crecimiento”. Por el momento, el informe “Estado del Bitcoin y el Blockchain 2016”, de CoinDesk, publicado a fines de enero, reconoce que la adopción de la criptomoneda dista de ser masiva, pero que la cantidad de monederos de bitcoin se duplicó con respecto al estudio análogo del año previo. Asimismo, la cantidad promedio de transacciones diarias se habría incrementado en un 50 por ciento en el período considerado.

La relación entre el bitcoin y el dólar se caracteriza por una alta volatilidad que, según Coin- Desk, tenderá a estabilizarse. Según el sitio Blockchain.info, al 17 de septiembre el valor de cada bitcoin era de US$ 612 y había más de 15 millones en circulación. El máximo teórico que alguna vez circulará es de 21 millones, no más, por diseño del algoritmo; o sea que como moneda es deflacionaria. Castello destaca que la tecnología blockchain en sí tiene un interesante futuro, porque “posee ciertas ventajas, asociadas principalmente a la seguridad, y por eso resulta interesante para los actores de la industria tecnológica y financiera, que la estén probando en casos reales donde podría servir para el sector, sin necesariamente estar ligada al bitcoin”. En efecto, el blockchain permite el registro probabilísticamente inmutable de la información, donde ésta es encadenada criptográficamente a la información previa, de modo que si alguien quisiera modificar un dato del pasado tendría también que alterar toda la cadena posterior. No obstante, tampoco hay que ver un futuro para esta tecnología demasiado alejado del bitcoin porque, según Gutiérrez Zaldívar, para hacer algo de similar valor económico habría que invertir en servidores, operaciones y electricidad una cifra equivalente a los millones de dólares invertidos hasta ahora en dicho  ecosistema. “Para tener una idea de magnitudes, su poder de procesamiento es más de 10.000 veces superior a las 500 supercomputadoras más poderosas del mundo combinadas. Todo esto gestionado a través del protocolo de consenso de bitcoin, sin necesidad de una entidad central de control. Si comparamos eso con los blockchains privados que tienen algunas decenas de participantes y servidores, podemos entender por qué el valor disruptivo del bitcoin va mucho más allá de cómo funciona su libro contable.”

Serrano, por su parte, añade que “otra cuestión clave es la gran ventana que abre el bitcoin para una real inclusión financiera. Si bien hoy muchos de nosotros podemos realizar pagos digitales por múltiples medios, gran parte de la población latinoamericana no está bancarizada o directamente no tiene acceso a medios de pago fuera del efectivo. En este amplio sector de la sociedad, bitcoin emerge como una alternativa práctica y una solución real”. Y ante las visiones que asocian la aparición de límites legales como traba a su continuidad, el directivo opina que “la regulación de esta moneda de parte de los diferentes gobiernos es inminente y es el resultado lógico de su expansión, no de su caída. Bitcoin, sin dudas, va a ser una moneda regulada en un futuro cercano y esto va a significar un paso más hacia su masividad”. Como explica Gutiérrez Zaldívar, “bitcoin es sólo la primera pieza del rompecabezas que compone la Internet del Valor. Desde el 2014 hemos asistido al nacimiento de nuevas tecnologías que se complementan con el bitcoin, como los contratos inteligentes, los activos digitales que siguen la cotización de las monedas nacionales, la propiedad inteligente, las redes de alto volumen transaccional no conciliadas y los sistemas de notarización documental. La convergencia de estas tecnologías, con bitcoin incluido, y la penetración masiva de los teléfonos inteligentes, llevará a una disrupción igual o superior a la que vivimos con la Internet del Conocimiento desde 1969 hasta la actualidad”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Guzz01 Reportar Responder

El bitcoin vino para quedarse....no hay crisis..solo alzas y bajas tipicas de esa moneda y tb x las elecciones en USA

Notas Relacionadas