*

Bitcoin (24h)
-1.18% Ars
72031.26
Bitcoin (24h)
-1.18% USA
4156.69
Bitcoin (24h)
-1.18% Eur
$3534.14
Negocios

Bilinkis: "Si los bancos no entienden el dinero digital terminarán como Kodak"

El emprendedor cuenta cuáles son las tendencias que ve para el futuro. Por Carla Quiroga - 13 de Agosto 2014
Bilinkis: "Si los bancos no entienden el dinero digital terminarán como Kodak"

 


Tras su paso por Singularity University, la principal institución educativa del mundo en tecnología del futuro, el emprendedor serial, Santiago Bilinkis disfruta de vivir sumergido en la incomodidad que genera saber que viene un mundo distinto y admite cuán desconectado vive el mundo de lo que pasa.

bilinkis
Crédito: Infotechnology.com - Gustavo Fernández

¿Qué innovación lo deslumbra?

De las no tan lejanas, todo lo que tiene que ver con el dinero digital. Cuando un bien que era analógico se convierte en digital, todo cambia. Pasó con la música, con la fotografía y con el video. Es un sinsentido que, en un momento en el que sacamos más fotos que nunca en la historia de la Humanidad, la empresa más grande de fotografía del mundo haya quebrado. Respecto al dinero digital, los bancos tratan de bloquearlo legalmente. Quieren frenar un río con la mano pero no podrán porque el agua corre por el costado... Si los bancos no entienden el cambio, terminarán como Kodak o como los sellos discográficos: llorando glorias pasadas mientras otros se comen su torta. Apple no tenía nada que ver con el mundo de la música hasta que, en 2002, lanzó el iPod y el iTunes, y se quedó con el negocio en menos de 10 años.

¿Qué disrupción sigue al dinero digital?

Los vehículos autónomos, capaces de conducirse solos, que se comunican a la velocidad de la luz inalámbricamente. Google lleva mas 1 millón de kilómetros recorridos con este tipo de automóviles, sin un solo accidente. Hoy, son muy caros y no están disponibles comercialmente. Pero, en 10 años, lo estarán. Hay que pensar qué parte de la congestión de las ciudades son autos circulando lento, buscando lugar para estacionar. Con los autónomos, se terminará ese problema porque uno podrá decirle: “Volvé a una hora determinada”. Esto, también, implicará un rediseño del interior de los autos para nuestro esparcimiento o para el trabajo. Este avance implicará una decisión aún más profunda, que será la de subirse a un auto programado por humanos, que, por ejemplo, ante la posibilidad de un accidente, minimice el número de vidas perdidas, incluso, a costa de la de quien lo conduce.

¿Te comprarías un auto para el que tu seguridad no es la máxima prioridad?

En los próximos 10 años, tendremos que tomar este tipo de decisiones. ¿Qué pasará cuando la tecnología pueda generar partes del cuerpo mejores que las biológicas y que se podrán incorporar al cuerpo sin que generen sufrimiento? Podremos contar con las propiedades del hombre nuclear. Hay gente que elegirá cambiar su cuerpo, sin haber pasado por la desgracia de una amputación. Primero, serán los early adopters. Pero, cuando comencemos a ver que hay personas que, en todo, rinden más que uno... Lo que parecía un horror se comenzará a percibir como una necesidad. Es un proceso de los próximos 20 y 30 años. Lo viviremos y el mundo no toma nota. La gente sigue estudiando carreras del siglo XIX y hay un déficit de ingenieros, analistas de Sistemas, todo lo que construye el mundo que viene. Se quedan con la anécdota del nuevo iPhone y no registran que el dinero digital es una cuestión de cinco años; que los autos autónomos, de 10; y que los cuerpos mejorados por tecnología, de 20. El mundo del siglo XX terminó hace 15 años. Google entiende como nadie lo que viene. Es temible. En los últimos 18 meses, se compró todas las compañías de robótica más avanzadas del mundo, inclusive, las que hacen robots de guerra. También, adquirió empresas de inteligencia artificial que, ni siquiera, se sabe qué hacen. Cuando no inventa, compra. Facebook es otra firma que, hoy, le compite en ese tipo de adquisiciones. Mientras que Apple se ocupa de mejorar la resolución de la pantalla de los iPods y guarda los millones en el banco.

¿Qué bastión es inaccesible para la tecnología?

La creatividad es el último, el más lejano y difícil de abordar. Por eso, el mejor uso que le podemos dar al tiempo de nuestros hijos es incentivarlos a que desarrollen su capacidad creativa. Acaso, ¿vale la pena que sigan estudiando idioma cuando ya hay aplicaciones que traducen en simultáneo? Cuesta adaptarse a lo que viene. De hecho, mis hijos siguen yendo a un colegio bilingüe.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas