*

Bitcoin (24h)
-.68% Ars
66271.44
Bitcoin (24h)
-.68% USA
3870.32
Bitcoin (24h)
-.68% Eur
$3222.98
Negocios

Belatrix: software de Mendoza a Silicon Valley

Tras desembolsar US$ 500 mil en su apertura en Buenos Aires, la firma pretende crear más de 100 puestos antes de fines de año.  Por Carlos Altea - 13 de Junio 2016
Belatrix: software de Mendoza a Silicon Valley

Belatrix, la firma de desarrollo de software a medida nacida en Mendoza, inauguró en mayo una nueva oficina-sede en Buenos Aires, tras desembolsar poco más de US$ 500 mil en su apertura. Mientras analiza la creación de una nueva sucursal en Colombia o México, Alex Robbio, presidente y uno de sus fundadores, diálogo con Infotechnology y adelantó otros proyectos que posee la empresa, su transformación en referente del sector, y cómo son los profesionales IT argentinos, entre otros temas.

Luego de cerrar 2015 con una facturación global de US$ 15 millones y alcanzar un personal de 400 personas, entre todas sus sedes, pretende crear otros 25 puestos en Buenos Aires, donde intentará cerrar el año con una planilla que superior a los 100 puestos.

En los próximos 4 años, Belatrix planea alcanzar los 1.200 trabajadores –de los cuáles entre el 30% y 40% estará en la sucursal Buenos Aires- e incrementar un 35% su facturación a nivel global.

"Queremos incrementar nuestra posición en Buenos Aires, donde nos está yendo realmente muy bien. Pretendemos superar muy pronto las 60 personas que tenemos trabajando y llegar a fines de año con un staff de 100 personas”, remarcó Robbio.

¿Cuáles son los factores que la firma tiene en cuenta antes de la apertura de nuevas oficinas, en este caso Colombia o México?

R: Por varias razones, proximidad al cliente, de balance entre costos y variablidad de recursos. Seguridad, cantidad de gente en el sector IT, es sin dudas, una matriz de muchas variables que se analizan.

¿Cómo comenzó la historia de Belatrix?

R: La verdad era un sueño un poco loco. En el ’93 empezamos en un sector muy diferente, con mucho trabajo estilo consultoría. En 2001, nos agrupamos con mi papá y mi hermano Federico y nos dimos cuenta que podíamos ofrecer un servicio de mejor calidad e innovación. Fue un desafío muy grande, sobre todo, si se tiene en cuenta que desde el principio fuimos una compañía autofinanciada en un 100%. Alimentamos el crecimiento con capitales propios y de manera orgánica.

¿Cómo explica los pilares del crecimiento de la firma en estos años?

R: “Desde un inicio, apuntamos al desarrollo del talento. Siempre pusimos el énfasis en un criterio de desarrollo del conocimiento. Hoy tenemos profesores de metodología y de inglés en Mendoza. Nuestro objetivo hoy es enseñarle a trabajar con clientes internacionales a todo nuestro personal.

¿Cómo fue el inicio de una empresa de software desde una provincia del Interior?

R: Arrancamos en Mendoza porque estábamos ahí. Hacíamos algo de tecnología –automatización industrial y desarrollos para la industria automotriz- pero somos conscientes que era muy difícil. De hecho, no hubo luego muchos otros casos iguales. El acceso a capitales, a talento cuesta más desde el Interior. Pero no es imposible. Si lo logramos nosotros, otros lo pueden hacer. Hoy hay universidades excelentes. Quizá faltaba la concentración por aquel entonces. Tenemos gente en el equipo gerencial que ingresó a la firma como pasante, pero hoy se sienta con un egresado de Harward o con una firma Fortune Ten. Haber apostado por esa persona y haber logrado formarla es para nosotros una satisfacción muy grande.

¿Cómo consiguió ingresar Belatrix al mundo de Sillicon Valley?

R: Desde hace varios años tenemos a varios clientes ahí, haciendo todo tipo de cosas. Software de banca móvil, finanzas, publicidad a través de videos. Ya abrimos una oficina y estamos transfiriendo personal. Hoy tenemos presencia comercial, pero queremos empezar a enviar ingenieros. Sillicon Valley es un generador de demanda impresionante. Toda la competencia está ahí. Tienen metodologías ágiles, y mucha calidad de recursos humanos. Pero hoy se puede competir. No es fácil, pero se puede.

¿Cuál es la especialidad más importante de Belatrix?

R: “Nos especializamos muy fuerte en la innovación a medida. Nos podemos insertar, entender el negocio y armamos desde la experiencia del usuario, la arquitectura y diseño de la aplicación. Brindamos solución de innovación de forma tercerizada. Pero a su vez, generamos ideas innovadoras.

¿Por qué Perú fue el primer destino de Belatrix?

R: Arrancamos en Mendoza y en 2011 desembarcamos en Perú, tras analizar sus costos operativos. En Buenos Aires, los niveles salariales por aquella época eran muy altos y la competencia también. Expandirnos nos dio la posibilidad de conseguir nuevos recursos. Con el paso del tiempo, Buenos Aires transformó sus costos laborales y quedaron muy similares a los Mendoza, ya que muchas de las firmas de Buenos Aires llegaron también a Mendoza.

¿Qué diferencias existen entre el crecimiento en Mendoza respecto al de otra sucursal?

R: El crecimiento en Mendoza siempre fue mucho más orgánico. De esos 1.200 trabajadores que queremos tener en los próximos 4 años, entre el 30% y 40% queremos que estén radicados en la sede de Buenos Aires.

¿Cuál fue el traspié más importante de Belatrix desde su nacimiento?

R: Hicimos una locura e hicimos un centro de desarrollo en China con un programa del gobierno de ese país. Era un Centro de Desarrollo. Si bien fracasó, nos hizo darnos cuenta de algunas ventajas que teníamos y a entender que “cuando se a otro lugar, puede ser peor”. Ahora sabemos que necesitamos gente que se maneje con diferentes idiomas, gente que pueda trabajar a un ritmo y estilo occidental. Lo cerramos después del año y medio.

¿Cómo recluta a su personal Belatrix?

R: Nos gusta la apuesta en talentos nuevos. Tenemos un programa de búsqueda de talentos basado y armado en el desarrollo profesional. Hacemos un casting laboral, se les brinda desafíos. Desafíos tecnológicos, de trabajo en equipo de unas 20 personas. Luego, si todo sale bien, se ofrecen pasantías pagas. Apuntamos mucho el foco de la búsqueda a la creatividad. Pero hoy es todo trabajo en equipo.

¿Las nuevas generaciones carecen del mismo grado de responsabilidad que los viejos trabajadores?

R: Ha cambiado, pero todas las generaciones han pasado por la misma situación. Es un desafío generar trabajo relevante y conseguir retener a los mejores valores. En el fondo, hace que uno como gerente y como ejecutivo tenga que hacer un mejor trabajo. Hoy no existe desempleo en el sector IT. Hay oportunidades de desarrollo. Dentro de los profesionales del sector IT y los argentinos estamos muy bien.

¿Cuáles son las complicaciones más importantes a la hora de contratar personal local?

R: El problema es que se nos está haciendo cada vez más difícil el salto desde el secundario a la Universidad. Los más jóvenes están llegando con un nivel más bajo. Pero igual seguimos bien. El profesional argentino es bueno y valorado.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas