*

Negocios

Así las API están transformando el negocio digital

Se trata del backbone de Internet de las Cosas, que ya comenzó a rodearnos. Cuáles son los desafíos para los desarrolladores. La necesidad de resguardar datos e identidades digitales.

Por Sebastián De Toma - 06 de Enero 2017
Así las API están transformando el negocio digital

El ingeniero canadiense Mike Amundsen es el director de la API Academy que financia la empresa CA Technologies y tiene un trabajo fundamental para estos tiempos: evangelizar sobre las API. Es por esto que viaja por el mundo y conoce, en sus propias palabras, “gente realmente brillante”. Sólo este año ya pasó por Japón, Sudáfrica, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Brasil y la Argentina. Estuvo en Buenos Aires con motivo de la 95ª reunión de la IETF (grupo de trabajo de ingeniería de Internet, por sus siglas en inglés). En el marco del encuentro, y junto a Denyson Machado (Director Senior de Soluciones de seguridad de CA para América latina), recibió a INFOTECHNOLOGY en las oficinas de CA en Puerto Madero.

Según Machado, la función de las Application Program Inter face (API) es lograr que dos pro gramas puedan hablar entre sí sin pasar por un navegador. Eso quiere decir que, por ejemplo, una App de pronóstico del clima se verá diferente según dónde se muestre y eso funciona gracias a la customización que permiten las API. “Todo eso genera un nuevo entorno que no existía en las organizaciones, donde las API tienen un rol fundamental en el proceso de transformación digital de las empresas, en un proceso que llamamos Economía de las Aplicaciones”, comenta Machado. Pero, Internet de las Cosas mediante, esta innovación representa además nuevos peligros de seguridad y peligros de hackeo. “Más dispositivos conectados significan más problemas de seguridad”, advierte.

 

¿De qué se trata la API Academy?

Mike Amundsen: Es un pequeño grupo de personas que trabaja alrededor del mundo, en Europa, Canadá y los Estados Unidos. Nuestro trabajo es visitar clientes, recolectar información de las mejores prácticas en el mundo API, descubrir tendencias que nos afectarán en los próximos tres, cinco o 10 años, participar como speakers en eventos, y hacer consultoría entre nuestros clientes más grandes. Viajo por el mundo para escuchar, básicamente. Una gran experiencia.

Leer más: Este marplatense pasó del taller mecánico a IBM Watson en Seattle

Denyson Machado: Hoy, todo se comunica a través de API. Estamos hablando ahora de una aplicación externa más que interna y es allí donde la API Academy nos está ayudando mucho a explicarles a las organizaciones que las API no solamente generan una nueva forma de comunicación sino también un nuevo punto de monitoreo y preocupación de seguridad. Además, va a ser más normal en las organizaciones empezar a abrirse a las comunidades de desarrollo externas. Un buen ejemplo es General Motors. GM no es una empresa de software, es una automotriz, ¿cómo hace para crear software y aplicaciones para controlar un auto? Abrió sus servicios a comunidades de desarrollo que los toman y crean las Apps.

 

¿Qué hay que tener en cuenta cuando se piensa en seguridad en relación con las API en el contexto de la Internet de las Cosas?

MA: Uno de los grandes desafíos de estos objetos es que van a estar en tu propia zona y tu persona es un perímetro de seguridad que hay que controlar: mi vestimenta, mi calzado, mi reloj y mi teléfono. Por ejemplo, cuando camino por una habitación hay otros dispositivos conectados que puedo controlar estando fuera de ella y tengo que elegir cuánto comparto. Mi casa es otro perímetro y hay muchas otras cosas que van directamente a Internet y esas compañías pueden monitorear hasta cuando enciendo las luces. La seguridad es una gran oportunidad de crear zonas de cooperación. Cuando estoy en esta habitación hay información que puedo compartir con vos, pero no con otra persona. Hay un montón de dispositivos conectados... Internet es un montón de proxys conectados en todas partes; no los conectas muchas veces directamente, tampoco se va a conectar una planta nuclear directamente a Internet, sino que hay Firewalls. Mucho del monitoreo va a ocurrir secundariamente. Como decimos en inglés, “si no vas a pagar por el producto, tú eres el producto”. Nosotros monetizamos tu comportamiento, tu localización, tu uso del teléfono. Eso pasará en la siguiente etapa en la que vamos a saber cuánto cuesta atravesarla. Va a haber proxys que estarán monitoreadas con políticas simples que, gracias a un desarrollador bri llante, van a administrar mi casa o mi auto, por ejemplo.

Leer más: Google quiere enseñar a programar usando Legos

DM: Internet de las Cosas en realidad es la Internet de las identidades en su concepto más amplio. En una cosa conectada hay que tener una gestión de identidad, una protección de acceso, porque tu teléfono es tu identidad para acceder a cualquier aplicación, por ejemplo Netflix. No hay que poner usuario y contraseña todas las veces, tu teléfono es una identidad para la organización.

MA: Pasamos el último siglo desarrollando la red de distribución en autopistas y rutas; hay que transportar los bienes del mercado sobre ellas y las API son la nueva red de distribución. Las compañías necesitan de esta distribución para destrabar el valor que llevan dentro y llevárselo a sus clientes. Las API son la avenida y son inútiles por sí mismas, están para habilitar el negocio en cada vertical que tiene desafíos particulares, como la banca o la salud. Por eso es necesario para brindar un servicio saber sobre tus hábitos, tu comportamiento, tus necesidades. Es importante para la banca saber dónde estarás y en qué momento para que puedas sacar dinero de la máquina. Que digan: “Un momento, Mike está en Brasil, pero alguien trató de sacar dinero en San Francisco y sabemos que físicamente eso es imposible”. Las compañías que no están usando API ahora están perdiendo esa porción en la distribución. Es un desafío excitante, especialmente en la Argentina donde recién se está empezando a hablar de eso.

DM: Hay industrias que están más avanzadas, como la industria financiera, los bancos principalmente, y las compañías de seguros. Los bancos constituyen una industria que está en la vanguardia porque están más instalados en los conceptos de Open Banking, que es abrir el banco para que las startups hagan aplicaciones para los servicios que brindan. Yo puedo ser una compañía que va a ofertar una solución que pueda ayudarte a gestionar tus servicios de inversión y no necesariamente tengo que trabajar con los servicios de un solo banco; para un servicio específico puedo trabajar con uno y para otro, con otro. ¿Cómo voy a hacer la comunicación entre estos bancos? A través de las API. Ese es el concepto de Open Banking, en donde las Fintech están cada vez más fuertes y generando negocios. Y si los bancos no están listos a exponer esos servicios no van a estar en la vanguardia.

 

¿Cómo ven el mercado en América latina y, específicamente, el argentino?

DM: Algunos países de América latina están más avanzados, como Brasil. Y los demás vienen en crecimiento. En la Argentina están empezando esta discusión; los bancos están comenzando a promover hackatons; las empresas de salud y el gobierno los siguen. El hackaton es una manera de promover la innovación. Pensaba en la propuesta de Facebook de usar su chat para comenzar a hacer negocios...

MA: Eso realmente es otro canal. No es que solamente necesito una API, también necesito estar con mis clientes en múltiples canales y es realmente muy importante. La distribución, los SMS, los smartphones, las páginas web, Facebook, todos esos lugares, son fundamentales.

DM: También sucede con WhatsApp dentro de la computadora. Podés tener a los dos canales trabajando al mismo tiempo. O Amazon, donde podés comprar algo a través de tu teléfono y enviarlo a tu tablet o a tu computadora sin perder nada en el carrito de compras. Eso lo permiten las API.

MA: Lo que realmente pasa es que la tecnología está afectando el comportamiento social y no solamente la manera en la que interactuamos. Yo sé que manejo y hablo a mi auto; voy a mi casa y está la computadora; salgo y está el teléfono. Y eso es un desafío para los negocios.

 

¿Dónde ven el próximo desafío para las API?

MA: El Open Source ha cambiado a las empresas en la construcción y el diseño de aplicaciones. Lleva un gran trabajo y esfuerzo comenzar el trabajo y culminarlo, de meses a años. Hay que comprimirlo. Netflix ha tenido que comprimir su trabajo en los últimos ocho años. De hecho, recién anunció que dio de baja a su último servidor y que se volcó completamente a la Nube de Amazon. Les llevó ocho años hacer esta transformación y son líderes en esto, lo han empezado temprano. Amazon arrancó en 2004. Comenzaron a pensarlo en 2006 y lo monetizaron en 2010. Hay muchas oportunidades y eso cambia el negocio, el tamaño de los equipos, dónde están ubicados, cuánto código escriben, cuándo lo lanzan, cómo hacen los lanzamientos y las migraciones. El comportamiento social al interior de la empresa ha cambiado y afectado a muchas compañías en gran magnitud. Por eso los Product Managers y Team Leaders han tenido un gran cambio respecto a cuáles son sus demandas. Podemos hacer API barato y rápido; podemos producirlo y haremos miles, no tenemos que almacenar en depósitos ni estar en una línea de producción. Creamos un montón de bits y eso está cambiando internamente a las empresas.


Nota publicada en la edición nro. 226 de Infotechnology.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas