*

Bitcoin (24h)
-.24% Ars
141948.27
Bitcoin (24h)
-.24% USA
8182.16
Bitcoin (24h)
-.24% Eur
$6857.68

Los relojes inteligentes quieren ser el gadget del futuro

 Los diseñadores del Pebble se dieron cuenta que un teléfono móvil es mucho más útil si no está en el bolsillo.

Por John Palvus - 26 de Febrero 2014
Los relojes inteligentes quieren ser el gadget del futuro

 

Eric Migicovsky no quiere una “computadora de vestir”. Cuando ideó lo que luego se convertiría en el reloj inteligente Pebble, hace ya cinco años, el entonces estudiante de diseño industrial de la Delft University of Technology en Holanda sólo quería utilizar su smartphone sin tener accidentes con su bicicleta. “Pensé en crear un reloj que pudiera tomar información de mi dispositivo”, dice el canadiense de 26 años. “Terminé construyendo el prototipo en mi dormitorio”, cuenta.

Ahora Migicovsky está entregando 85.000 Pebbles a consumidores entusiastas que no quieren sacar un ladrillo de vidrio de sus bolsillos sólo para chequear el clima o un correo. El Pebble utiliza la tecnología Bluetooth para conectarse en forma inalámbrica con un teléfono Android o iPhone y luego muestra notificaciones, mensajes y otros datos simples elegidos por el usuario en una pequeña pantalla en blanco y negro de LCD. En abril de 2012, a través de la plataforma online de financiación Kickstarter, Migicovsky pidió US$ 100.000 para ayudar a lanzar el Pebble al mercado. Cinco semanas más tarde tenía una cifra superior a US$ 10 millones, lo que convirtió a su campaña en la de mayor recaudación en Kickstarter. De pronto, los relojes inteligentes se convirtieron en una categoría de producto real: Sony entró en el mercado el año pasado, Samsung también y Apple es probable que los siga.

Smartwatch MIT

El smartwatch Pebble se comercializa con malla de cuero o metálica, a un costo de US$ 150.

A pesar de que el Pebble, de US$ 150, puede ser utilizado para controlar una playlist musical o correr aplicaciones simples como Run Keeper (un entrenador basado en la nube), Migicovsky y su equipo desarrollaron intencionalmente al reloj para que haga la menor cantidad de cosas posibles, y dejaron las complicadas aplicaciones para los teléfonos. El énfasis en lograr que la información en el teléfono pueda ser percibida con un “golpe de vista” está presente en todos los aspectos del diseño. La pantalla en blanco y negro, por ejemplo, puede ser leída bajo los rayos directos del sol y muestra la información en forma constante, sin la necesidad que tienen los displays a color o los táctiles de “dormirse” para conservar la batería.

Estos relojes estarán saliendo al mercado unos pocos meses antes que Google Glass, otro intento por resolver el problema al que apunta el Pebble: el hecho de que “interactuar con los teléfonos tiene un cierto costo extra que no es necesario”, dice Mark Rolston, Chief Creative Officer de Frog Design. Pero Google Glass tratará de reemplazar al smartphone por completo al combinar una computadora y un monitor en un marco de lentes para que los usuarios puedan “aumentar” su visión del mundo con información. Eso está alineado con las predicciones acerca del advenimiento de la computación de vestir, pero es fácil percibir a la idea del Pebble como mucho más popular. Al recurrir al reloj, un accesorio clásico, el Pebble está tratando de encajar en las tradicionales normas sociales en lugar de crear otras nuevas.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas