*

Bitcoin (24h)
.46% Ars
48360.60
Bitcoin (24h)
.46% USA
2775.36
Bitcoin (24h)
.46% Eur
$2384.95
Labs

Una mendocina creó un software que “se da cuenta” cuando estás triste

Se trata de un programa orientada a que los psicólogos puedan detectar de manera temprana la depresión. Su desarrolladora no busca un rédito económico, porque lo ve como una “contribución a la sociedad”. 01 de Diciembre 2016
Una mendocina creó un software que “se da cuenta” cuando estás triste

Paola Bustamente es la bioquímica mendocina de 33 años responsable del proyecto “Reconocimiento de emociones a través de señales de voz”, un software que presentó como tema de tesis el año pasado junto con su directora y codirectora, Natalia López, Elisa Pérez del Gabinete de Tecnología Médica (GATEME) de la Universidad Nacional de San Juan y Olga Lucia Quintero Montoya, de la Universidad EAFIT, de Colombia.

El software, explica la profesional, es aún un prototipo porque le falta “la etapa de postprocesamiento, pruebas y controles” pero, incluso en este estado logró un “96% de efectividad en sus mediciones”.

Luego del input verbal del paciente, la voz digitalizada es procesada a través de algoritmos que “categorizan parámetros de voz”, explica Bustamante. "Estadísticos, temporales, de frecuencia, prosódicos (que tienen que ver con la cadencia de la voz): se extraen varios parámetros y se clasifica en una red neuronal (un tipo de procesamiento de información de la Inteligencia Artificial). Se entrena la base de datos de muestras conocidas por esa red neuronal, con mis parámetros, y los utilizo para comparar la nueva señal de voz", puntualiza, en una entrevista que le realizó la agencia estatal Télam.

Para entrenar al sistema, la investigadora utilizo 200 muestras de voz que consiguió en Internet o universidades con las que armó una base de datos del tamaño necesario para llevar a cabo el procedimiento, dado que “para este tipo de procesamiento hay que entrenar la red con una cantidad estadísticamente confiable”, comenta. Luego extrae las características y finalmente introduce la nueva voz.

El objetivo de la investigadora mendocina es que el programa les sirva a los psicólogos para realizar de manera temprana diagnósticos de depresión; y la idea se le ocurrió cuando era parte de un grupo de investigación que evaluaba a chicos con autismo. “Yo tenía que evaluar cuáles eran las variaciones en la voz bajo distintas situaciones, cómo se comportaban los parámetros. Ahí nos dimos cuenta de que había cierta diferencia en las señales cuando los chicos estaban enojados o felices, y empezamos a trabajar si las emociones podían identificarse en la voz”, recuerda.

“De esta tesis se desencadenaron varios temas, aparte del reconocimiento de tristeza. La idea es continuarlo, pero se me complicó seguirlo con mis directoras”, señala. “No pudimos probarlo con una cantidad significativa de pacientes, más allá de las pruebas que hicimos, que dieron resultados muy buenos.”

Leer más: Google usa novelas de amor para entrenar a su Inteligencia Artificial

"Para mí tiene que ser una contribución a la sociedad, no pago. Porque la Universidad es gratuita, el resto de la población contribuye a que vos te formes, por eso debería ser una contribución", remarcó Bustamante, quien no busca conseguir un rédito económico de su desarrollo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Jorge Vivaldelli Reportar Responder

Muy interesante

Notas Relacionadas