*

Bitcoin (24h)
-7.27% Ars
46445.62
Bitcoin (24h)
-7.27% USA
2668.22
Bitcoin (24h)
-7.27% Eur
$2287.27

Redes sociales temporales: ¿el sueño de la privacidad online?

Mensajes que rápidamente se autodestruyen podrían mejorar la privacidad de las comunicaciones en Internet y hacer que la gente se sienta más libre para ser espontánea.  

Por Jeffrey Rosen y Christine Rosen - 25 de Febrero 2014
Redes sociales temporales: ¿el sueño de la privacidad online?

 

Un aspecto esencial de la privacidad es la capacidad del usuario de controlar cuánta información revela. Desafortunadamente, se perdió mucho de ese control ahora que cada foto, chat o cambio de estado publicado en una red social puede ser almacenado en la nube: a pesar de que la intención es compartir esa información con alguien, eso no necesariamente significa que quede disponible, y fuera de contexto, para siempre. El peso de nuestro pasado digital está emergiendo como el desafío en cuanto a privacidad de nuestro tiempo.

¿Qué pasaría si la gente pudiese hacer que sus “posts” se esfumaran automáticamente y que las redes sociales fuesen más parecidas a una conversación de la vida real, que no queda guardada para la posteridad? Esa es la promesa de servicios como Snapchat, una aplicación móvil cuya popularidad se incrementó dramáticamente durante el año pasado. Evan Speigel y Bobby Murphy, que se conocieron como estudiantes en Stanford, tuvieron esta idea hace dos años, casi al mismo tiempo que el congresista por Nueva York, Anthony Weiner, accidentalmente publicó fotos subidas de tono en Twitter, por lo que luego fue obligado a renunciar. Snapchat les permite a los usuarios tomar fotos y pequeños videos y decidir por cuánto tiempo estarán visibles para quien los reciba. Luego de 10 segundos o menos, las imágenes desaparecen para siempre (no por nada la mascota de la app es la imagen de un fantasma).

El servicio cautivó rápidamente a los adolescentes que buscaban una forma más privada de enviarse fotos sugerentes. Pero el “sexting” (acrónimo en inglés de los términos sexo y envío de mensajes) por sí solo no da cuenta de todos los 100 millones de fotos y videos que cada día se envían a través de Snapchat. Y Mark Zuckerberg, preocupado por el hecho de que el servicio responde a las dudas que la gente tiene sobre la privacidad en Facebook, lanzó en diciembre una copia de Snapchat llamada Poke.

snapchat

La red social Snapchat fue fundada por los estudiantes de Stanford Evan Speigel y Robert Murphy. Crédito: Bloomberg.

 

¿Qué es lo que hace al social media temporal tan atractivo? Los fundadores de Snapchat suelen remarcar que ellos quieren darle a la gente una forma de expresarse por fuera de los idealizados autorretratos que muchos se sienten obligados a mantener en sitios sociales. Los Snapchats podrían ser más emocionantes de enviar y recibir que otros mensajes porque son efímeros, y también son una forma mucho más natural de comunicarse. Mientras Facebook y Twitter registran y almacenan todas las observaciones e interacciones casuales, la comunicación en el social media temporal puede ser algo parecido a una charla cara a cara: uno puede expresarse sin temer que lo que uno dice será parte de su “dossier” digital para toda la vida.

A pesar de que la postura de Snapchat como el anti-Facebook es lo que nutre buena parte de su atractivo, en algún momento sus fundadores tendrán que enfrentar algunos de los mismos desafíos que hoy irritan a Facebook. Posee una obvia vulnerabilidad tecnológica: las imágenes que el usuario envía y que están destinadas a desaparecer todavía pueden ser guardadas por quien las recibe a través de una captura de pantalla en los segundos que aparece (Snapchat notifica a quien envió el mensaje pero ya es demasiado tarde). Más aún, si bien la compañía promete borrar las fotos de sus servidores, la política de privacidad de la firma señala que “no puede garantizar que la información será borrada en todos los casos”. Ni bien una imagen subida de tono de una celebridad se viralice, la confianza en la compañía podría erosionarse.

Snapchat les permite a los usuarios tomar fotos y pequeños videos y decidir por cuánto tiempo estarán visibles para quien los reciba.

Pero, más allá del destino particular de esta aplicación, la idea de un social media temporal es importante porque la capacidad de ser espontáneo y natural es la esencia de la amistad, la individualidad y la creatividad. Facebook y Twitter permiten a sus usuarios proteger sus posts del mundo exterior y compartirlos con un determinado grupo de personas de confianza. Pero como esa información es guardada para siempre, esta capacidad para limitar los destinatarios es tecnológicamente insegura. Por el hecho de que las redes sociales temporales incrementan el sentido de control sobre las condiciones de la exposición, estos servicios representan el primer paso hacia un nuevo tipo de comunicación digital. Una que considere que nuestro deseo de compartir puede convivir con la privacidad y la posibilidad de un nuevo comienzo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas