Cómo es el negocio de los bots en Internet

Desde servicios de atención al cliente a mensajes en redes sociales, estos sistemas permiten automatizar tareas y tener conversaciones con usuarios. 

16 de Mayo 2013
Cómo es el negocio de los bots en Internet




No piensan por sí solos, pero sí pueden responder a nuestras preguntas. No los vemos pero estamos en contacto con ellos diariamente a través de un mensaje directo en Twitter o en una conversación de soporte técnico con alguna empresa.

Los bots, como se los conoce en la jerga, son los encargados de realizar estas acciones. Son sistemas de automatización de respuestas que permiten brindar diferentes resultados en base a los parámetros que se le dicten. De esta manera, estos bots pueden desde responder una consulta por un error en un servicio, contestar una mención en Twitter hasta interactuar con alguna persona en Facebook.

robot
Crédito foto: © stokkete / Fotolia

“La gente prefiere que le den un robot que les conteste rápido a que lo hagan esperar 15 minutos para que después lo atienda una persona que capaz no sabe lo que le está contestando. El bot responde con buena onda y la respuesta siempre es correcta”, sostuvo Martín Frascaroli, CEO y fundador de Aivo, una de las empresas que desarrollan este servicio en la Argentina, ante Infotechnology.com.

La empresa comenzó en 2011 y recibió una inversión de cerca de US$ 500.000 de cuatro emprendedores, entre ellos Marcos Galperín, cofundador y CEO de MercadoLibre. Actualmente, esperan realizar otra ronda de entre US$ 3 y 5 millones para expandirse a Estados Unidos. Desde la compañía desarrollan servicios de atención al cliente manejados con bots para empresas como Fiat, Telefónica, MercadoLibre y Microsoft, entre otros.

“Tenemos más de 20 agentes (bots) en compañías grandes y regionales. Nuestros bots atienden unas 500.000 conversaciones por mes y cada cliente tiene cerca de 2000 temáticas que pueden tratar. Además, la aplicación es multiplataforma. Se pueden utilizar en Facebook, Twitter, en versión web y mobile, adaptando el contenido para cada plataforma”, señaló.

Los bots utilizan un sistema de inteligencia artificial que permite generar las distintas formas de expresión. De esta manera, el agente puede entender regionalismos o distinguir un insulto de un halago. “Cuenta además con un sistema de memoria. Por ejemplo, si vos le preguntás al agente de Fiat cuál es el motor de un Fiat 500 y después cuánto vale, sabemos que estás hablando de ese auto. Podemos simular una conversación. Hasta puede decirte quién es Rattazzi”, señala el ejecutivo.

Este servicio no sólo sirve para funciones de soporte técnico. De hecho, Twitter es tal vez la plataforma que hizo que el término bot se encuentre en la boca de un analista de sistemas como de un estudiante de secundario. Sin embargo, su fama no está asociada a las mejores intenciones, sino más bien a actividades de spam.

Botize es un servicio freemium que permite utilizar cuentas de Twitter como bots. El mismo fue desarrollado en 2010 por el español Juan Salvador Sánchez en un fin de semana. “Nació como un experimento para crear una cuenta de Twitter que publicase mensajes aleatorios. El servicio fue evolucionando hasta permitir varias interacciones con usuarios como responder menciones, enviar mensajes privados, entre otros”, comentó su creador en diálogo con Infotechnology.com

La aplicación permite automatizar diversas acciones en redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, entre otras. La mayoría de las acciones están disponibles para la plataforma liderada por Dick Costolo, permitiendo hacer RT de un hashtag predeterminado, que se publique el tiempo de una ciudad a un ahora determinada o marcar como Favorito a todas las interacciones que se tengan de forma automática. 

“Actualmente hay registradas en Botize 40.000 cuentas, creándose diariamente una media de 75 nuevas cuentas”, comentó Sánchez. El modelo de negocio de la aplicación se basa en sus servicios Premium, los mismos permiten aumentar la cantidad de acciones realizables por cuenta, una mayor velocidad de las mismas y la posibilidad de manejar más perfiles. Además, desarrollan aplicaciones a pedido de empresas, basadas en su propia plataforma. El servicio recibió una inversión de la aceleradora española Mola por unos 255.000 euros y en abril fue seleccionada por la incubadora Plug and Play, del mismo país, quién podrá desembolsar hasta 40.000 euros.

Este tipo de actividades podrían ser utilizadas por usuarios que esperan enviar spam a otras cuentas. De hecho, hay empresas que se dedican a vender bots para un uso fraudulento, permitiendo conseguir 1000 seguidores falsos por tan sólo US$ 5.

Sin embargo, Sánchez se defiende y asegura que “Botize no permite mencionar a otros usuarios, tan solo responderles si estos se dirigen a nosotros en primera instancia”. Además aseguró que las tareas que realiza la aplicación están atadas a las condiciones que brindan las APIs de los diversos servicios. 

Frascaroli también se muestra en contra de este tipo de prácticas y señala que “el spameo de entrada rompe los términos y condiciones de Twitter. Nosotros podemos darte una respuesta o te ayudamos a interactuar, pero no vamos a salir a hacer spam. Además las empresas corren el riesgo de que les bajen la cuenta de Twitter. Muchas gente no les explica eso y además el engagement es negativo”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas