*

Bitcoin (24h)
-1.39% Ars
283798.53
Bitcoin (24h)
-1.39% USA
16467.84
Bitcoin (24h)
-1.39% Eur
$13992.74

Claves para evitar ser presa fácil de los hackers

Conocé cuáles son los errores más comunes al navegar por Internet.

07 de Mayo 2015
Claves para evitar ser presa fácil de los hackers

Los hackers están al acecho todo el tiempo, aunque -sin restarle méritos- también es una realidad que muchos de los problemas que causan suelen estar más vinculados a fallas propias de las víctimas que a sus capacidades digitales.

Según señala Business Insider, estos son algunos de los errores más habituales que hay que evitar para no caer en las manos de los hackers:

malware

1. Contraseñas muy simples

A veces por miedo a olvidarlas, por falta de ganas o de creatividad las personas tienden a generar contraseñas demasiado fáciles, como fechas de nacimientos o el clásico 123456. Lamentablemente, la seguridad digital requiere un poco más de originalidad. Se suelen recomendar contraseñas que combinen números, letras, caracteres especiales, mayúsculas y minúsculas. También es importante usar palabras poco obvias, el título de nuestro libro favorito puede ser una mejor opción que usar nombres propios, por ejemplo. Mientras más fácil de adivinar sea la contraseña más vulnerable se vuelve ante los ataques.

2. Usar la misma contraseña en distintos sitios

Es tan molesto como lógico: si se usa una misma contraseña para diferentes cuentas es bastante factible que una vez descifrada, los hackers puedan acceder a todas las cuentas personales. La única forma de asegurarse de que esto no suceda es teniendo una contraseña exclusiva para cada cuenta. Aplicaciones como 1Password o LastPass puede ser muy útiles a la hora de crear y administrar múltiples contraseñas.

3. No usar los sistemas de verificación en dos pasos

El hecho de que el usuario tenga que autentificar su identidad dos veces hace que sea más difícil para los hackers acceder a una cuenta. Incluso aunque el hacker haya podido robar tu contraseña, el sistema, por ejemplo, puede pedirle que ingrese un código que haya sido enviado a tu celular. Es un método simple -aunque en la mayoría de los casos no se usa- y está disponible en varias empresas: Google, Yahoo, Microsoft, Apple, Facebook y Twitter, entre otras.

4.Wi Fi gratis

Tentador, útil, incluso necesario, pero peligroso al mismo tiempo. Muchas veces las redes gratuitas pueden registrar ciertas vulnerabilidades por las que los hackers llegan a infiltrase sin que los usuarios lo sepan. Por eso, se sugiere no acceder a cuentas particularmente delicadas como los correos de trabajo o home banking desde una red Wi Fi de acceso público.

5. Revelar datos personales en sitios inseguros

Siempre es recomendable evitar dar información sensible (el número de la tarjeta de crédito por ejemplo) en sitios que no conozcamos o no hayamos chequeado antes. Para comprobar que la página sea segura, simplemente hay que buscar el candado verde en la barra de direcciones al lado de la URL en la que estamos navegando.

6. Acceder a links sin chequearlos previamente

Una práctica muy común es el pshishing o suplantación de identidad. Se trata de replicar en un sitio inseguro la estética de una web conocida y de esa manera engañar a las personas para que vuelquen información privada en la página falsa. Sucede muchas veces sin que el usuario se de cuenta: un mail con el logo de un banco pidiendo que se cambie la contraseña de home banking o que se actualicen ciertos programas, por ejemplo.

7. Archivos adjuntos

Es una trampa archiconocida, pero eso no quiere decir que haya perdido vigencia o popularidad dentro del mundo hacker. En vez de escribir largos códigos u organizar ataques masivos, simplemente se envía un mail con contenido malicioso disfrazado de un archivo adjunto que le resulta natural al usuario (archivos .PDF, por ejemplo). Una vez que éste fue abierto, no se sabe la magnitud del daño que puede llegar a producir.

8. Compras online

Sitios como MercadoLibre, OLX, Ebay, también pueden ser lugares de estafa por eso siempre es importante verificar la reputación de los vendedores, especialmente cuando el precio del producto que buscamos parece ser muy bueno para ser real.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas