Volkswagen Argentina en clave IT o el modelo alemán

La compañía invirtió U$S 20 millones en el rediseño de sus procesos y aplicaciones para poder fabricar la nueva pick-up Amarok en la filial local. 17 de Enero 2011
Volkswagen Argentina en clave IT o el modelo alemán

Aunque hoy vive  su mejor momento, el mercado automotriz fue uno de los que más sufrió con las crisis de 2001 y 2008. Ante ese escenario, la decisión tomada en 2006 por el Grupo Volkswagen  (VW) de producir la pick up Amarok totalmente en la Argentina —y con destino al mercado doméstico y de exportación— fue una excelente noticia para la filial local. 

Para captar este negocio, la planta de Pacheco de VW Argentina compitió con otras del mundo y resultó elegida por sus ventajas en cuanto a costos y porque “Sudamérica es un mercado clave para VW”, según Mathias Stach, CIO de la filial local. “En Sudamérica hay un gran mercado de pick-ups, principalmente como herramienta de trabajo y eso influyó positivamente”, completa Robert Bugmann, asistente técnico de la Dirección de Manufactura en la Planta Pacheco.

El desafío era inmenso: los procesos de la compañía no estaban preparados para soportar la producción de esta pick-up de calidad internacional. Aún así, si el proyecto resultaba exitos se podría asegurar el futuro vernáculo de la firma, que actualmente también fabrica el modelo Suran. A este reto se suma que para 2018 el Grupo VW se propone superar a Toyota, líder mundial, y ser la número uno en ventas. Actualmente, a nivel global, el holding alemán tiene el 11,4 por ciento del market share y en 2009 vendió 6,3 millones de vehículos. Por su operación en Córdoba y Pacheco, Volkswagen Argentina tiene previsto facturar cerca de 2.900 millones de euros en 2010.Con los objetivos de producción de Amarok y de expansión mundial en mente, la filial local encaró su actualización para llegar a la fecha de lanzamiento de producción en noviembre del año pasado. Sólo tenían 16 meses para hacerlo.  

Línea de montaje 
El proyecto Robust Pick-Up (RPU), como se llamó en su inicio, comenzó formalmente en 2007 y demandó una inversión de $ 1.700 millones.
El departamento de IT fue parte vital del proceso y requirió de una inversión de U$S 20 millones para reorganizarse, cambiar y poner a punto de manera integral todos los aspectos tecnológicos. De hecho, el área pasó de tener tres miembros, en 2007, a 24 en la actualidad.  “En los últimos 10 años no se hicieron muchos cambios en la infraestructura, redes y seguridad. La infraestructura y las aplicaciones no soportaban los cambios que había que hacer en la planta”, recuerda Stach. “Por eso se hicieron cambios en más de 600 procesos y más de 100 aplicaciones”, agrega.  

La búsqueda 
En un clima de tensión y ansiedad, la unidad encaró dos actividades en paralelo: encontrar un proveedor que le permitiese organizar todas las modificaciones masivas que se avecinaban para cambiar las aplicaciones, procesos y actividades de back office. “Teníamos un sólo  proveedor, que es T-Systems Argentina, uno de los mayores partners de VW globalmente”, explica Stach. Y agrega que pretendía un nuevo esquema en el que se repartieran las responsabilidades y crear competencia. Esa situación, dice, lleva a obtener mejor servicio a menor precio.

A inicios de 2008 se inició una búsqueda de proveedor que duró tres meses y abarcó firmas globales como HP, Siemens, Accenture y algunas compañías de origen indio.  Finalmente, a principios de 2009 llevaron a cabo varios procesos de licitación para definir quiénes serían los nuevos proveedores estratégicos de servicios de IT para Volkswagen Argentina. En noviembre de 2009 culminaron estos procesos resultando elegida IBM como proveedor de todos los servicios operativos de IT, Siemens como proveedor de servicios de mantenimiento de aplicaciones, mesa de ayuda y soporte técnico de escritorio, Ricoh como proveedor de soluciones de impresión y Xerox como proveedor de servicios de impresión, entre otros.

IBM ya daba servicios a VW en Europa y en Estados Unidos, para que brindase consultoría y colaborase con la renovación de la infraestructura, la adopción de software de IBM, la administración de la operación de IT y de outsourcing.Ante la consulta de Information  Technology, Siemens, Accenture y HP no efectuaron comentarios al respecto. 

“Las herramientas de software son provistas por VW e IBM brinda un servicio de especialistas, metodologías y procesos, a través de los cuales administra y opera la plataforma tecnológica de VW”, explica Guillermo López, responsable de consultoría de IBM para el desarrollo la cuenta de la automotriz, sobre los aplicativos de VW.

En cuanto al outsourcing, el consultor explica que los servicios tercerizados se concentran en administración de base de datos, de la plataforma de correo, de las instalaciones del data center, de networking, de servidores,  provisión de servicios de seguridad informática  y administración de las plataformas Windows/Intel, Unix, storage y backup.

La primera etapa del proyecto IT Transformation se desarrolló durante tres años (2007, 2008 y 2009). Prácticamente la mitad de los U$S 20 millones invertidos están relacionados a servicios provistos por IBM. Por rubro, el 80 por ciento se destinó a inversión en hardware, licencias de software y desarrollos de aplicaciones. El resto fue destinado a mejoras en los procesos de trabajo, abarcando todos los sectores de Volkswagen Argentina. Actualmente, T-Systems continúa proveyendo servicios de IT, pero dentro de un ambiente multivendor. Entre los servicios provistos por T-Systems están el mantenimiento de la infraestructura y las aplicaciones de mainframe, el soporte de varias aplicaciones estándar del Grupo VW y los módulos financieros y de recursos humanos de SAP.

En cuanto al hardware, la principal inversión fue la adquisición de unas 2.500 PCs, 250 laptops y varios servidores. La marca elegida fue Dell, un estándar de la firma. La compañía también usa hardware de IBM, HP y Sun.

Sobre la elección de IBM, Stach indica que la empresa demostró “que lo que habían hecho con calidad en Europa lo podían hacer en la Argentina” y que tenía los recursos y habilidades necesarios disponibles localmente.

 “Había 27 iniciativas de negocio para trabajar internamente, algunas de resolución rápida, como establecer algún proceso para una tarea en particular, y otras más profundas, como trabajar sobre el soporte de la plataforma tecnológica”, agrega López.

En primer lugar, se trabajó sobre “las áreas de más alto impacto”, que son el modelo de operación de IT, el alineamiento del área con los niveles de servicio requeridos por el negocio, temas de portfolio management y data management y los estándares de seguridad de IT. 

Posteriormente, se dividió el trabajo en cuatro áreas: governance, IT services, vendor mangement y estructura interna de IT. Entre las iniciativas se incluyó  implementar una estrategia de governance y definición de procesos de IT basados en Cobit (Objetivos de Control para la información y Tecnologías relacionadas, un conjunto de mejores prácticas para la gestión de IT), definir e implementar un DRP (plan de recuperación de desastres) y un BCP (plan de continuidad de negocios), desarrollar una estrategia multivendor y adoptar una metodología para el desarrollo de aplicaciones. 

Así, se estableció una Oficina de Proyecto en conjunto con profesionales de la empresa para dar soporte a las aplicaciones que se debía modificar o cambiar.  Los cambios de sistemas fueron varios. Entre ellos, el software de producción que, de una solución local llamada CPV (el soporte de esta aplicación era provisto por T-Systems Argentina) y se pasó a una corporativa de VW, denominada FIS (siglas en alemán de Sistema de Información de la Producción). A través del mismo se gestiona toda la cadena de suministro de piezas y el flujo de producción para toda la fábrica. “Es de suma importancia debido a la complejidad por el gran volumen de piezas y materiales, proveedores, la secuencia de operaciones de trabajo y procesos de producción”, indica Bugmann.

También  se reemplazaron soluciones financieras de nivel local por el sistema de gestión SAP. “Estamos usando el estándar del grupo, lo que nos permite estar totalmente conectados con la casa central”, dice Stach. 

El CIO destaca que el Grupo VW prefiere la estandarización en lo que respecta a IT. “Eso facilitó mi trabajo porque puedo usar los contratos estándar del grupo y no necesito gastar tiempo en investigar el mercado para encontrar alternativas”, dice. 

Legión extranjera 
Gran parte de las implementaciones se realizaron con la asistencia de profesionales de Hannover, Alemania. “Al momento no tenemos mucho conocimiento de SAP en la firma, estamos creándolo. Queremos localizar ese conocimiento en la empresa porque prevemos tener más soluciones de SAP en el futuro”, adelanta Stach. 

Además del servicio de consultoría de IBM, el trabajo local y el conocimiento de profesionales expatriados, la presencia de líderes de integración de procesos fue de ayuda en el proyecto. Se trató de miembros del departamento de IT con conocimiento profundo de las áreas de negocio que actuaron como moderadores o “interfaz” —según define el CIO—, para cerrar las brechas que a veces hay entre ambas áreas. 

Finalmente, los plazos se fueron cumpliendo y en noviembre del año pasado se pudo iniciar la producción. En marzo de este año, la versión 4x4 de doble cabina de Amarok se lanzó en la Argentina y un par de semanas después se lo hizo en Brasil. Antes de fin de año habrá sido lanzada en Europa, Sudáfrica y Australia.

La empresa también fabricará versiones 4x2 con diferentes niveles de equipamiento, desde utilitarios a vehículos de alta gama. En el primer año se producirán  50.000 unidades y en 2011 90.000, con precios de mercado local que oscilan entre $ 126.000 y $ 190.000. “Hoy estamos produciendo el Amarok y exportamos a Europa —comenta Stach—. No sólo eso, sino que existe una transparencia total sobre el proceso de producción. Sabemos exactamente en qué momento está el auto y su calidad. Tenemos todos los reportes que se nos ocurran. Se mide la producción según horarios, el estado de los almacenes y la información está digitalizada.”



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar