Un P2P para el alquiler vacacional

Crece la tendencia de reservar departamentos, casas, castillos o barcos privados por la Web. Cómo funciona el servicio y cuál es el modelo de negocio. 28 de Julio 2011
Un P2P para el alquiler vacacional

El hotel, el motel, el hostel ya no son la única opción para hospedarse a la hora de viajar. Cada vez más viajeros apuestan por el alojamiento en casas privadas y reservadas via web. Las razones: el deseo de poder vivir inmerso en la cultura extranjera y con mayor independencia. Entre los servicios que ya aprovechan la movida en la Argentina y en el mundo están 9flats, ByT y Airbnb.

En el caso de 9flats, la empresa fue creada en noviembre de 2010 por el emprendedor alemán Stephan Uhrenbacher, que contó para su emprendimiento con la inversión de eVentures, empresa de capital riesgo. “Algunos lo llaman el ‘p2p del alquiler vacacional y de estancias cortas’”, explica Juan Luis Hortelano, Country Manager para España y América latina. “Al ejercer como intermediarios y darle un toque social al proyecto, pretendemos asegurar la relación entre el huésped y el anfitrión. Creemos que hay un mercado no cubierto con este producto”, amplía el ejecutivo.

Cabe recordar que, para el mercado argentino -y en particular el porteño-, la actividad de alquiler temporario está regulada por el Colegio Único de Martilleros y Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (CUCICBA). Es obligatorio que la intermediación sea ejercida por un matriculado sea éste corredor inmobiliario o martillero en dicho colegio.

Para el desarrollo de la plataforma de 9flats, Hortelano admite que la mayor dificultad fue la captación de un inventario a nivel internacional. “Técnicamente han habido complejidades típicas de un proyecto multinacional, dirigido a muchos países, y en muchos idiomas”, amplía.

Hoy, 9flats tiene 20.000 usuarios registrados y 8.000 visitas al día, según datos propios. Cerca de 45 personas, de más de 10 nacionalidades, trabajan para la compañía, que tiene oficinas en Alemania y España. La plataforma cuenta con apartamentos en 30 países, incluida la Argentina, y, en el futuro, la intención es poder ofrecerlos en todo el mundo. ¿Los costos? “Nada. Los proveedores de alojamiento, o anfitriones como les llamamos nosotros, no pagan por estar en 9flats. Añadimos costos de gestión (15%) al precio marcado por el anfitrión y esa cantidad es la que se cobra al huésped”, explica Hortelano.

Espíritu porteño
La plataforma ByT fue creada en octubre de 1998. La base fue un relevamiento de habitaciones en casas de familia en la ciudad de Buenos Aires para alojar estudiantes extranjeros. “Se comenzó armando un listado de habitaciones que era provisto por la secretaría de Turismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Este se había generado a raíz de un llamamiento oficial debido a que la capacidad hotelera se había desbordado en algunas fechas de 1996 y 1997, algo similar a lo que está pasando en estos días en La Plata”, afirma Pablo Blay, director de ByT Argentina.

Con los años, la plataforma fue sumando departamentos amoblados a la red. Hoy, tiene más de 2.200 departamentos en oferta. “Al ser un servicio donde no hay un producto manufacturado, no fue necesario una inversión en dinero, pero sí mucho, mucho tiempo”, comenta su creador en referencia a la génesis de su proyecto.

ByT tiene 30 personas trabajando para la compañía y brinda servicio de alquiler de departamentos temporario únicamente en la Ciudad de Buenos Aires con valores de renta que oscilan entre u$s 700 y u$s 800 mensuales. “El espíritu de la plataforma es que los no residentes de la ciudad (ya sean argentinos o extranjeros) tengan la posibilidad de ‘vivir como un porteño’”, explica Blay.

Según las estadísticas propias, los usuarios de ByT se reparten entre Brasil, con un 32%, la Argentina (21%), Norteamérica (USA y Canadá, 20%), Europa (15%), resto de América latina (7%) y resto del mundo (5%). “En general, son personas jóvenes y de mediana edad. Brasileños que vienen por el cambio favorable; porteños radicados en el exterior o en el interior; personas del hemisferio norte, muy habituadas a alquilar departamentos amoblados”, comenta Blay.

Un ejemplo es Adi Shva, procedente de Israel y coordinador de tareas de multilevel marketing, en distintas partes del mundo. Conoció la plataforma por recomendación de una compañera de trabajo. El ejecutivo confiesa: “El servicio me da la posibilidad de tener una vivienda equipada que me permite la opción de estar más independiente, poder cocinarme, traer invitados y realizar mi trabajo en un ambiente más agradable, similar a mi forma de vida”.

Otra plataforma que ofrece alojamiento en Buenos Aires es Best Accommodation BA, donde es posible encontrar un servicio de búsqueda de departamentos personalizado, en barrios porteños y en el Gran Buenos Aires.

Los Estados Unidos
Desde San Francisco, California, Airbnb ofrece apartamentos, casas o exóticos hospedajes en todo el mundo, incluida la Argentina. “Conectamos gente que tiene espacios para compartir con aquellas personas que están buscando un lugar donde hospedarse. La oferta es muy variada y cada espacio permite conocer la cultura de destino”, señala Brian Chesky, CEO de Airbnb.

La plataforma nació en agosto de 2008. Hoy cuenta con 42 empleados. Incluye herramientas interactivas, por ejemplo: balanced reviews (reseñas de cada lugar) o los screen user profiles (información sobre anfitriones o huéspedes) o el secure payments and bookings (asegura todas las reservas y transacciones). Además, Airbnb también ya tiene su propia aplicación iPhone. La plataforma ofrece alojamiento en 176 países. Los precios, según el alojamiento, van desde u$s 10 hasta u$s 5.000.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar