Tim Cook: el próximo Mr. Apple

El ejecutivo nombrado Ceo interino sucederá a Steve Jobs en la conducción de la empresa. El hasta ahora Chief Operating Officer ingresó a la compañía en 1998 . Tan enigmático como workoholic podría revelarse como el hermano menor de su antecesor. 26 de Agosto 2011
Tim Cook: el próximo Mr. Apple

Tres veces dejó Steve Jobs la dirección de su querida Apple en manos de otros por razones de salud. Cada vez, para volver y, luego, revolucionar el mercado de IT una vez más. Así fue cuando, en 2005, retornó para presentar el iMac G5 “el más hermoso de los desktops” o, más recientemente, a principio s de 2010, cuando su vuelta culminó en la presentación del iPad, la tablet que marcó un antes y un después en el segmento de computadoras móviles.

Tan enigmático como poco conocido, Cook reemplazó a Jobs ya dos veces al frente de Apple Inc. y con éxito. La primera vez fue cuando Jobs debió ser intervenido por su tratamiento contra un cáncer de páncreas. Hace dos años volvió a hacerlo cuando el fundador de la empresa debió ausentarse de la conducción de la firma por un trasplante de hígado.

Quienes lo conocen consideran que el hasta ahora Chief Operating Officer (COO) y CEO interino de Apple tiene todo lo que se necesita para mantener la línea que impuso Jobs a lo largo de su segunda residencia al frente de Apple. Ingeniero Industrial de formación (Universidad de Auburn, 1982) y con un MBA por la Fuqua School of Business (1988),

Cook, de 50 años, es caracterizado como un workoholic y perfeccionista, un tanto difícil en el trato interpersonal. Sin embargo, bajo su segundo mandato al frente de la compañía a lo largo del año 2009, la acción de la empresa que invento el concepto de la computadora personal (PC) registró un aumento del 70 por ciento. Fue por esos tiempos que la revista Fortune, lo caracterizó a Cook como “
el genio en la sombra de Steve”.

De IBM a Apple
Cook llegó a Apple en 1998. El mismo Jobs lo contrató cuando este trabajaba en Compaq. A pesar de la conocida y fuerte personalidad de Jobs, el nuevo no dudó en imponer en poco tiempo un sello personal a la gestión de la empresa. En pocas semanas, cerró varias de las plantas de producción propias que lastraban el balance de la firma, que por enonces –a un año de la vuelta de Jobs- luchaba por volver a flote.

Cook fue también quien impuso que la firma de Sillicon Valley redujera en apenas meses su nivel de stock a un mínimo para reducir tanto gastos de almacenamiento como de disposición. Su estilo directo es igual de legendario.

Durante una reunión con gerentes para tratar problemas de abastecimiento en las líneas de producción de licenciatarios que tiene la compañía en China, Cook comentó: “Sería bueno que alguien vaya allá y se fije cómo solucionar el tema”. A los pocos minutos, miró fijo al encargado del área para preguntarle: “Digame: ¿por qué usted todavía no está en camino al aeropuerto?”.

La gestión de Cook cosechó elogios no sólo entre los fanáticos de Apple. Desde la competencia, fueron varios los intentos para tentarlo a dejar la compañía que creó el concepto del iMac. Entre los últimos figura una oferta para hacerse cargo de alguna de las unidades de Hewlett-Packard (HP). Sin embargo, Cook – a quienes muchos analistas ya mimetizan con Jobs- siempre rechazó las ofertas.

Conocedor de la industria a fondo, el hoy nuevamente CEO interino de Apple trabajo años en IBM, antes de pasarse a Compaq y luego a Apple. Su último recibo de sueldo refleja a la perfección su trayectoria en ascenso: US$ 800.000 ingresa el hijo de un operario portuario por año, según los últimos registros públicos.  A ello se suma un bonus de US$ 5 millones. Sin olvidar los ingresos por US$ 52 millones, que le generan sus acciones de Apple.

Pero quizás su principal capital para cosechar el reconocimiento de sus pares es el hecho de haberse ganado la confianza y el respeto de un personaje tan complejo como Steve Jobs. En los últimos años y como COO, Cook se ocupó con destreza del negocio y la gestión diaria de la firma que emplea en todo el mundo a 49.000 personas y factura US$ 40.000 millones por año.


 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar