Three Melons y la bola social

La empresa creadora de videojuegos se subió a la nube para lanzar su versión de fútbol para redes sociales. Accedió a una plataforma de pago por uso en la que invierte unos U$S 40.000 al mes. 19 de Enero 2011
Three Melons y la bola social

Three Melons es una Pyme local que desarrolla videojuegos para entornos web o móvil. Nacida hace cinco años, el sueño de sus referentes era crear propuestas con marca propia que pudieran ser masivas. Entretanto, la empresa diseñaba juegos con fines publicitarios para otras compañías (Coca-Cola, YPF y Lego, entre otras). Pero hace un año generó su primer juego social: el Mundial de Sudáfrica y el fanatismo que despierta el fútbol los movió a crear “Bola”. “Queríamos llevar la experiencia de disfrutar de un juego de acción a las redes sociales, sin la necesidad de instalar nada ni de tener consola o televisor”, dice Patricio Jutard, CTO de la firma. Pero claro: las redes sociales sólo brindan un espacio donde colocar la aplicación, que luego hay que administrar desde los propios servidores; y como el potencial de difusión de Bola era altísimo, debían pensar en cómo soportar el potencial crecimiento. 

La opción de un data center propio estaba descartaba porque implicaba invertir un dinero con el que la empresa no contaba y además tampoco tenían especialistas en administrar servidores o plataformas web de elevado tráfico. Y si bien las expectativas eran buenas, los picos de demanda podían caer y no tenía sentido invertir en algo que tal vez durase poco tiempo. 

Fue así que montaron la aplicación sobre una plataforma en la nube, para lo que evaluaron tres alternativas: Amazon Web Services, Google App Engine y Windows Azure. “Las tres son plataformas abiertas y uno paga por su uso, pero tienen diferencias tecnológicas. Amazon Web Services ofrece infraestructura y uno tiene que levantar sus servidores lógicos allí y administrarlos, lo que requiere de gente especializada; y en su momento Google App Engine tenía limitantes de transacciones por segundo y en el almacenamiento (últimamente eso cambió), y sólo permitía trabajar con Python o Java, dos tecnologías que no manejábamos. Por otro lado, para crear juegos nosotros trabajábamos sobre plataforma .Net y usamos el motor de juegos Unity, que se programa en los mismos lenguajes que Azure. Estos factores, sumados a que teníamos relación con Microsoft, inclinó la balanza hacia su producto”, justifica Jutard. Con respecto al proceso de selección, Amazon no pudo ser contactada ya que no tiene representantes locales y Google prefirió no hacer comentarios al respecto.
 Nube que vas volando
Azure es una plataforma de tipo nube, alojada en los data centers de Microsoft y que brinda distintos servicios para aplicaciones (permite ejecutar procesamiento y operaciones y ofrece almacenamiento). Cuando Three Melons comenzó a diseñar “Bola”, Azure aún no había sido lanzada comercialmente.

Para desarrollar el juego Bola, Three Melons llevó adelante una ronda de inversión que le reportó U$S 600.000 (el inversor fue Banco Santander). Con este respaldo empezó a trabajar en junio de 2009: “Tardamos entre 5 y 6 meses en tenerlo listo para el lanzamiento, que se hizo el 15 de enero pasado. El diseño se realizó específicamente para que trabaje sobre Azure: parte del desarrollo tenía que ver con investigar la plataforma y diseñar una solución acorde para sacarle el máximo jugo”, explica Jutard.

Las tareas de integración quedaron en manos de Three Melons. Microsoft sólo se involucró en la medida en que surgieron inconvenientes, propios del trabajo con una plataforma nueva. “Detectamos que algunas máquinas virtuales cada tanto se bloqueaban por problemas en ciertas librerías”, cuenta Jutard. 

El proveedor  terminó involucrando a ingenieros estadounidenses, “que además estuvieron muy interesados, ya que Azure es una tecnología muy joven. Hubo gente de Three Melons que viajó y se reunió con especialistas en Redmond, ya que hay funcionalidades que hoy tiene la plataforma que fueron desarrolladas como consecuencia de pedidos de ellos”, destaca Ezequiel Glinsky, director de la Unidad de Negocios de Servidores y Herramientas de Microsoft Argentina.

Juego veloz
Bola es un juego asincrónico, full Flash y tipo arcade. Actualmente “vive” en Facebook, Orkut, Sonico y DZNet. El usuario puede jugar con amigos o participar de torneos contra equipos que se le proponen. Durante el mundial de Sudáfrica llegó a tener más de un millón de jugadores únicos por día, con lo cual Three Melons se convirtió en el usuario número uno de Azure a nivel mundial (en su momento fue el que más máquinas virtuales utilizó). Actualmente, la audiencia ronda los 450.000 usuarios únicos por día. 

Si bien el juego es gratuito, quienes desean optimizar su performance pueden pagar por recursos extra. Los ingresos de Three Melons con este juego provienen de dos fuentes: microtransacciones (el usuario adquiere “objetos virtuales”, como un DT con ciertas características) y contratos de auspicio. Marcos Amadeo, jefe de Producto de Bola, detalla que “en la Argentina hay un acuerdo con Movistar, que por ejemplo le regala a un jugador recursos virtuales ‘blandos’ y luego aparece en la camiseta de su equipo. En total, contamos con 19 auspiciantes en diferentes países”. 

Cuando Three Melons lanzó el juego, la estadounidense Playdom le hizo una oferta de adquisición, que se cerró en abril último: “La aceptamos porque nuestra proyección coincidía con el lugar al cual podía llevarnos Playdom; además, había cosas que no manejábamos, como marketing de producto o manejo de comunidad, y a través de ellos se hacía todo más simple”, explica Jutard. Pero la cosa no terminaría ahí: a finales de agosto Disney compró Playdom, con lo cual Three Melons pasó a formar parte del gigante de la animación.  

La firma invierte en promedio U$S 40.000 por mes por el uso de Azure. Al correr Bola sobre esta plataforma se evitó invertir en “fierros” y paga sólo por lo que usa sin limitaciones de escala; además, evitan preocuparse por el mantenimiento. 

“Al haber un acuerdo de nivel de servicio de por medio confiamos en que no tendremos caídas. Hay cosas de Azure que pueden ser mejoradas, como la poca legibilidad del sistema de estadísticas o la granularidad de la seguridad, en las que sabemos que Microsoft está trabajando. Pero como nosotros colocamos el producto en distintas redes sociales, esto nos permite, sin esfuerzo y mediante sólo un par de clicks, distribuirlo sin dificultad en cualquier lugar geográfico”, completa Jutard.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar