Smartphones: La guerra por el sistema

Los telefonos inteligenes se vuelven cada vez más sofisticados y podrían a llegar a controlar a otros dispositivos. Cómo la competencia entre las grandes marcas le dará forma al futuro de la tecnología móvil. 24 de Octubre 2011
Smartphones: La guerra por el sistema

El corazón de un aparato móvil es su sistema operativo, que gobierna su poder de computación interno además de sus aplicaciones, los servicios como e-mail y características de la red celular como el sistema de mensajería instantánea.

La competencia entre los sistemas operativos le dará forma, entonces, al futuro de la tecnología móvil. Y porque esos sistemas operativos también pueden permitir el control de laptops, aparatos de Web TV y más, también podrían llegar a convertirse en los cerebros que controlan la mayoría de los electrónicos de consumo. 

La principal batalla de la tecnología OS enfrenta al sistema operativo propietario de Apple, iOS, contra el sistema mayormente open source de Google, Android. Pero competidores más pequeños están creciendo rápidamente, como el BlackBerry OS y el Windows Phone 7, que ahora será usado por Nokia bajo un nuevo acuerdo de sociedad con Microsoft. Queda por verse qué pasará con WebOS, del que recientemente HP dijo que dejará de utilizar.

El iOS de Apple, que primero apareció en el iPhone y ahora se extendió a la tablet iPad y el iPod Touch, está diseñado para mantener un ajustado control de lo que los usuarios pueden hacer en un aparato. También requiere interacción con la App Store de Apple. 

Dada la competencia que ha surgido, las preocupaciones de que el acercamiento cerrado de Apple podría sofocar la innovación no tienen fundamento, sostiene Gerald Faulhaber, profesor emérito en negocios y políticas públicas en la Wharton School, que investiga el mercado de aparatos móviles. “Hay amplia evidencia de competencia y el mercado para los sistemas operativos es robusto”, agrega. Esto, dice, llevará al desarrollo de nuevas ideas y pondrá nuevas tecnologías en las manos de los consumidores. 

Lo que es más, el competitivo mercado de aplicaciones —de las cuales las más populares están disponibles en todos los grandes sistemas operativos— asegura que los castigos por cambiar de un aparato o sistema operativo a otro permanecerán bajos, considera Faulhaber. Todos los fabricantes están trabajando para hacer esos cambios más fáciles.

Por ejemplo, WebOS —algunos rumores indican que Samsung estaría interesada en adquirir el sistema que HP obtuvo tras su compra de Palm en 2010— usa las conexiones wireless de bajo rango, permitiéndoles a los usuarios juntar varios aparatos para hacer que uno abra una página web que se está viendo en el otro. Esa técnica se puede extender a compartir fotos y otro tipo de intercambio de datos.

Otros fabricantes están trabajando en estrategias similares para compartir datos y aplicaciones. “Lo que los usuarios quieren y necesitan es que todos sus aparatos estén conectados naturalmente”, dice Jon Rubinstein, creador del iPod y hoy al frente de la línea de aparatos móviles con WebOS. “Un ecosistema móvil realmente debería poder dar una gran experiencia de usuario en cualquier lugar, sin importar lo que se esté haciendo”, completa. 

Más allá de hacer posible esta manera de operar, los sistemas operativos móviles podrían llegar a dominar todas las formas de computación. El nuevo sistema operativo que Apple incorpora a sus computadoras de escritorio y laptops, OS X Lion, toma prestadas características de interfaz de iOS. Google y Apple también han instalado versiones de sus sistemas operativos móviles en sus aparatos de Web TV. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar