SAP: "Buscamos llevar el cambio al extremo"

En una entrevista exclusiva, el directivo cuenta cómo fue el proceso de renovación en la empresa y cómo cambió su estrategia hacia computación en la nube y movilidad. 17 de Enero 2011
SAP: "Buscamos llevar el cambio al extremo"

Hagemann cuánto?¿Mc qué? ¿Un danés y un estadounidense con apellido irlandés al frente de SAP, el ícono de software de origen alemán? Suena a un chiste. Pero no lo es. Todo lo contrario. A medio año de su llegada al puesto de mando, el dúo de CEOs le está cambiando la cara a la compañía fundada en 1972. Con Asia y América latina como puntas de lanza, el negocio crece. “En Brasil, fue más del 90 por ciento; en México, más del 60, y en la Argentina, más del 100 por ciento”, según comentan desde la central en la ciudad de Walldorf, en Alemania. 

Con más de “10.600 contratos cerrados en el último trimestre”, la firma comienza a llevar la delantera en la eterna puja con su principal competidor, Oracle. El aterrizaje de Jim Hagemann Snabe y Bill McDermott, en reemplazo del flamante CEO de HP Leo Apotheker, a principios del año, trajó consigo un nuevo destino para la compañía especializada en soluciones de gestión de recursos empresariales y para sus 47.000 empleados. En mayo, SAP adquirió Sybase, la empresa de business intelligence y soluciones móviles, por U$S 5.800 millones para expandir su negocio. En una entrevista exclusiva para Information Technology, Jim Hagemann Snabe (44), matemático de formación, cuenta cómo lograron el cambio de rumbo en apenas seis meses.

¿La crisis ya pasó para SAP?
Los resultados muestran por segundo trimestre consecutivo una sólida performance. Estamos muy contentos. En cuanto a la crisis, creo que las compañías en todo el mundo, incluyendo América latina, están nuevamente pensando en hacer crecer su negocio. Por más de un año, estuvieron buscando reducir costos. Pero hoy se siente un cauto optimismo, porque el ahorro de costos no es una estrategia de negocios para el largo plazo.

¿Cuáles son los desafíos para lo que resta del año?
De parte de SAP, establecimos una estrategia en la cual dejamos claro que seguiremos expandiendo nuestro liderazgo en el mundo “on premise”. Pero, además, ahora también queremos expandirnos en dos nuevas direcciones: “on demand” y “on device”. El primero es un nuevo y diferente modelo de distribución de software. El segundo significa llevar nuestro software al universo móvil.  Sin embargo, la puesta a punto de ByDesign, su solución sobre demanda, tomó un año…  Así es. Nos hemos tomado el año para ajustar los detalles y llevar la solución a un punto de excelencia. Porque con esta solución no queremos sólo competir en el mercado, queremos cambiar el mercado. A productos como Business One y All-in-One, que están vendiéndose muy bien en América latina, se suma ahora ByDesign. No obstante, saldremos primero solamente en seis países.

¿Cuándo llegará a la Argentina?
Nuestro plan de distribución avanza a ciclos de seis meses. Quiere decir que cada semestre sumamos más mercados. El primero en América latina será Brasil, que estará en el segundo grupo. Luego, vendrá el resto.

Todos hablan hoy de la necesidad de aprovechar la nube y el concepto de virtualización. Sus soluciones que apuntan al concepto “on device” son ejemplos de eso. No obstante, ¿qué flaquezas debe resolver el entorno para convertirse en una plataforma de distribución realmente confiable?
Hoy hay muchos entornos que se dicen llamar “cloud”. Sin embargo, no son aptos para albergar software de misión crítica. Serán buenos para dejar correr programas de herramientas de trabajo, pero no más. En el caso nuestro, estuvimos pensando mucho en este tema y, finalmente, decidimos distribuir ByDesign en el entorno de una nube propia. Nuestro mayor foco fue lograr un ambiente seguro, escalable y robusto. En segundo lugar, lo que buscamos era una nube moderna. ¿Qué quiero decir con eso? Muchas nubes que funcionan hoy, si así se pueden llamar, no son otra cosa que hardware que se trata de “hacer volar” a través de la virtualización. Sin embargo, nosotros necesitamos y queremos equipos de alta capacidad y basados en memoria como “core” de nuestra nube.

Microsoft tiene su propia nube, Oracle la tiene y ahora también se suman ustedes. La cantidad de empresas de software que se suben al modelo cloud es cada vez mayor. La variedad y diversidad de oferentes parecen poner en duda los beneficios del concepto.
Digamos que es bueno y malo a la vez. Es malo porque hay muchos jugadores que invierten pero no se ponen de acuerdo en cuanto a qué es importante para y en la nube. El lado positivo es que más oferta favorece al consumidor final. Por otra parte, no todas las nubes tienen el mismo foco. Pero, también es cierto, lo mejor será que todos seamos lo suficientemente abiertos y logremos un nivel de estandarización para poder conectar nuestros diferentes mundos. Por ejemplo, si usted utiliza nuestra solución ByDesign en un iPad y clickea en el ícono de una empresa para saber dónde está, usted estará activando la aplicación de Google Maps. O sea, lo que intentamos es integrar varios servicios.

Usted declaró que el negocio móvil será clave para el futuro de SAP. ¿Cuán utópica es la idea de una SAP totalmente concentrada en el segmento móvil, desarrollando soluciones para éste y ya no “on premise”?
Estoy convencido de que una solución mobile debe ser muy simple en cuanto a su funcionalidad. Sólo así se logra que la cantidad de personas que quieran usarla mantenga la tendencia ascendente. En ese sentido, no es nuestra idea llevar la aplicación en su totalidad al entorno móvil. Se trata de generar un cliente liviano, pensando en la experiencia del usuario. Por eso, nuestro enfoque debe entenderse más como la implementación de un acceso que como la exigencia de migrar una aplicación entera al dispositivo móvil. Al mismo tiempo, la movilidad soluciona uno de nuestros desafíos más antiguos: permite un uso más simple e intuitivo de la aplicación. Allí, nuestra ventaja radica en poder poner a toda la infraestructura a disposición tanto “on premise” como “on demand”. El cliente podrá elegir cuál. Pero, al mismo tiempo, podrá beneficiarse de la experiencia nativa que logra en cualquier celular o dispositivo móvil.

Junto con Bill McDermott, usted tomó el desafío de darle un renovado espíritu a SAP. ¿Cuáles fueron los mayores obstáculos a la hora de difundir ese espíritu en una empresa que se sentía segura, era líder de su mercado y no parecía tener, en realidad, necesidad de cambio?
Siempre es difícil tomar el mando de una compañía grande, establecida en una cierta cultura, y cambiarla. Pero, por otro lado, genera también una disposición para el cambio. Por eso, había una puerta abierta. Y, al sentir esa disponibilidad, fuimos a fondo y buscamos llevar el cambio hasta el extremo. Tenemos la suerte de tener un plantel de empleados activos, con iniciativa propia. Y logramos aprovechar eso. Hoy, la compañía esta revitalizándose a sí misma y desde adentro. Se trata de una cuestión de confianza. Obviamente, eso no es algo fácil de lograr.

Sin embargo ¿no había también una gran resistencia dentro de la compañía en cuanto a que los cambios que ustedes proponían apuntaban justamente a cambiar el “core” de la empresa? Se argumentaba que amenazaban con poner en peligro a “la vaca lechera”, que fue el modelo de soluciones “on premise”, para apostar al universo móvil…
No, por el simple hecho de que tuvimos cuidado en asegurarnos que todos entiendieran qué queríamos decir con los cambios. Nunca fue: “El viejo mundo, el viejo modelo, ya no funciona”. En cambio, lo que decíamos era: “Asegurémonos de que el modelo ‘on premise’ siga vivo y saludable, ofreciendo más consistencia en un mundo que nos sirvió tan bien hasta ahora. Y sobre esa base innovemos como locos” (ríe). Resumiendo: no es un modelo contra otro. Es, simplemente, aprovechar la excelente base y experiencia que logramos acumular hasta ahora, mientras nos renovamos en cuanto a la experiencia del usuario y a la computación sobre memoria, que nos abre tanto oportunidades para la innovación como para el ahorro.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar