Restorando.com: la mesa está servida

Dos jóvenes ingenieros lanzaron una plataforma para reservas gastronómicas con presencia en Buenos Aires y San Pablo. Ya cuentan con una red de más de 300 restaurantes. 09 de Septiembre 2011
Restorando.com: la mesa está servida

La idea tenía que seguir ciertos parámetros básicos. Debía basarse en tecnologías móviles, agregar valor a un servicio y tener una fuerte impronta local. También —algo fundamental— debía ser de sencilla aplicación. No querían repetir la historia de cuando comenzaron a emprender. 

Franco Silvetti y Frank Martin coincidieron en la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Austral. Mientras cursaban pensaban ideas, miraban el mercado y ojeaban nuevos desarrollos, sobre todo modelos web probados en mercados más maduros.

La llegada de Restorando.com, una plataforma online de reservas para restaurantes y casas de comidas, tiene ese espíritu. “En 2009 salió a la Bolsa OpenTable, que es la empresa líder en reservas online en todo el mundo y fue la IPO más exitosa de todo el año en el NASDAQ. Acá no lo estaba haciendo nadie”, cuenta Silvetti.

El desarrollo de la plataforma no tenía demasiados misterios. Allí debían poder cargarse todas las reservas, tanto las que se hacen a través de la Web (desde el propio sitio hasta el de un restaurante o un tercero) como las que se reciben por teléfono. Permitir la confirmación a través de e-mail y SMS al instante sobre si hay lugar para un determinado día y horario y el envío de alertas, tanto al usuario como al dueño del local, cuando se hace efectiva la reserva.

El inicio del proyecto los encontró ya fuera de sus anteriores trabajos, a los que renunciaron en mayo de 2010, pero con apoyo moral y económico. “Íbamos a visitar a emprendedores, a Endeavor, a nuestros contactos y todos nos reconocían el potencial con entusiasmo”, recuerdan.

Al poco tiempo, consiguieron U$S 100.000 de parte de Andy Freire y Santiago Bilinkis, fundadores de Officenet. Luego, vino la prueba piloto en Buenos Aires y San Pablo, el rearmado del plan de negocios y en septiembre de 2010 la primera ronda de inversión, que sumó al fondo Atómico, del fundador de Skype Niklas Zennström). 

Intento fallido
La carrera emprendedora había comenzado antes. “Con nuestro primer ahorro fuimos a España a estudiar una empresa que queríamos copiar para hacerla acá. Nos contactamos con el fundador y estuvimos dos semanas”, dice Silvetti.

La idea maduró hasta que ambos coincidieron en que no tendría mucho futuro. “Era un negocio difícil de hacer en el país. Era en el rubro micro seguros para el hogar, requería una flota de técnicos inmensa y es un tema delicado”, retoma Martin.

Lo que ambos valoraron fue la experiencia, que no hubiese sido posible de no haber entrado al programa Naves (competencia de planes de negocios del IAE). Allí conocieron a Freire y a Bilinkis (que fueron jurado del programa). Después vino lo de España, un premio ganado en el programa Buenos Aires Emprende (con ese proyecto de empresa) en el que se adjudicaron $ 60.000, que finalmente devolvieron.

También habían pasado, un año antes, por un concurso del Banco Santander, en donde quedaron finalistas entre 300 proyectos. El click llegó cuando renunciaron a sus trabajos. Silvetti trabajaba en Johnson & Johnson, en el área de Marketing, y Martin en Telecom Personal, como jefe de Producto.

“Renunciamos en la misma semana. Empezamos con Restorando, recibimos el dinero y nos lanzamos”, cuentan.   

Mesas online
La idea de un negocio de reservas para restaurantes encontró su primera barrera en la cultura local, poco habituada a esta modalidad y a la de los propios dueños de los locales. El paso inevitable fue pensar en un mercado mayor. “Viajamos a San Pablo, porque es una ciudad que tiene una cultura gastronómica gigante. Hay cerca de 12.500 restoranes”, afirma Martin.

Hoy, con oficinas en ambas ciudades y 14 empleados, tienen  más de 300 establecimientos que usan la aplicación, con un promedio de 50 a 60 comensales por mes por cada uno. El objetivo para este año es llegar a más de 1.000 locales.    

Reconocen que el modelo de negocios también ayudó a que los dueños acepten la plataforma sin problemas. “Sólo cobramos por la gente que llevamos, entre $ 4 y $ 5 por persona sentada, unos R$ 2,50 en San Pablo, pero sin un costo por uso ni en función de lo que se consume en el local”, describe Martin.

Igualmente, la meta es ir sofisticando el modelo con diferenciales por zonas, días, horarios o grupos gastronómicos, y generando nuevas alianzas como la establecida con Guía Óleo.  

A los locales les queda una base de datos de clientes, con la posibilidad de agregar sugerencias y recordar sus gustos, hábitos y horarios para futuras promociones o comunicados. Para los usuarios es un servicio gratuito con la posibilidad de sumar puntos canjeables por otras reservas. Puede integrarse con Facebook o “hacer ‘cross selling’ con otros restaurantes”, destacan.

“Nos permitió llegar a nuevos clientes, obtener de forma organizada un canal de reservas y venta eficiente. También nos ha organizado nuestra operatoria diaria en lo que a reservas se refiere. Su sistema y funcionamiento amigable es muy fácil de usar”, afirma Juan Martín Torchiaro, responsable de Marketing y Comunicación de Lima Mía y Lupita, dos restoranes ubicados en Las Cañitas que hace tres meses trabajan con Restorando.

Si bien afirma que las desventajas se presentan cuando el consumidor no concreta la reserva y no cancela previamente, sostiene que “es estratégico y vital tener un canal de reservas online, porque optimiza recursos y tiempo. Nos da la posibilidad de fidelizar a nuevos clientes y nos permite difundir la marca y sus atributos: se transforma en un portal publicitario”. 

Los próximos pasos son afianzarse en el mercado y ganar en cantidad de usuarios y restaurantes en ambas ciudades. También, realizar otra ronda de inversión a finales de año para “escalar el negocio y fondear las operaciones en Brasil” y generar innovaciones tecnológicas como aplicaciones para Facebook o para teléfonos móviles.

En definitiva, si bien hoy su principal negocio está en Buenos Aires, San Pablo representa el mayor desafío. “La oportunidad grande está allá. Tiene un potencial de 10 a 1”, aseguran.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar