*

Bitcoin (24h)
-3.06% Ars
47909.78
Bitcoin (24h)
-3.06% USA
2752.01
Bitcoin (24h)
-3.06% Eur
$2359.17

Rentas de Río Negro seduce a los contribuyentes

Para mejorar su operación logística en los productos de mayor valor, ID Logistics implementó una solución de voice picking en su depósito. Invirtió U$S 95.000. 17 de Febrero 2012
Rentas de Río Negro seduce a los contribuyentes

Lavarropas, juegos de cubiertos, celulares, LCDs, juguetes, ventiladores, heladeras… la primera impresión cuando se ingresa al depósito de la firma ID Logistics en la localidad de Tortuguitas (provincia de Buenos Aires) es de inmensidad de espacio y de variedad de productos. La compañía, de origen francés, presta servicios de logística y distribución y factura $ 85 millones al año. Consolidada con el Grupo Carrefour, tiene sucursales en todo el mundo. En la Argentina está presente desde 2008, cuando se instaló para abastecer al área de no comestibles de Carrefour, prestando servicios a 220 sucursales de la cadena.

Con un total de seis depósitos, a partir de este año, sumó nuevos clientes como la cervecera CCU, a la que atiende desde otro depósito ubicado en Munro, que también provee al área de comestibles de Carrefour. El amplio depósito de Tortuguitas, de 12 metros de altura y 30.000 metros cuadrados, tiene un área denominada “la jaula”, donde se encuentran los productos de más alto valor, por lo que se la considera un área sensible, a la que se accede con contraseña y que está monitoreada con cámaras de seguridad que tienen un nivel de detalle en su definición que llegan a leer las etiquetas de los productos.

“Desde el inicio de la operación, trabajamos con radiofrecuencia, con terminales Motorola MC9090. Toda la operación se diagramó con estas terminales, sin utilización de papel”, recuerda Sebastián Yáñez, jefe de Sistemas de ID Logistics. La preparación, el almacenaje y el control se realizan con estas terminales, que se vinculan con Infolog WMS (Warehouse Management System), software de origen francés que es el standard de Carrefour en todo el mundo y corre sobre un servidor IBM AS400.

Para la jaula, en la búsqueda de mejora en la calidad de preparación de los pedidos como objetivo principal, ID Logistics decidió implementar una solución de “voice picking” (recolección por voz) que a la vez permitiera mejorar la productividad. “Buscábamos una solución por voz que tomara como base la radiofrecuencia y que nos ayudara a eliminar errores en el proceso, especialmente en los productos pequeños y caros”, detalla Yáñez. Tres fueron las opciones que analizaron: una del mismo proveedor del WMS, Infolog; un desarrollo de una empresa local (que prefieren no nombrar) y Soft to Go, un software que provee Telectrónica, al igual que las terminales Motorola WT4090 con ring scanner, “que nos dan la ventaja de tener las manos libres, algo fundamental para el servicio post venta. Elegimos esta opción por el tiempo de implementación —de sólo cuatro meses—, por los costos y por la flexibilidad, ya que permite modelar el software de acuerdo con lo que necesitamos”, explica Yáñez.  Para esta nota, Information Technology intentó comunicarse, sin éxito, con Infolog, el proveedor del sistema WMS. 

Voz y eficiencia
El proceso que se desarrolla en el depósito consta del ingreso de la mercadería, su almacenamiento y el armado de los pedidos para que sean distribuidos los productos al cliente. En el depósito de ID Logistics funciona una “oficina móvil”, que es un carrito manejado por un operario que tiene instalada una notebook, al que llegan los pedidos del cliente y se almacenan en la terminal. El sistema indica dónde está la mercadería y dónde se debe guardar. Con la misma terminal, se valida una vez que llega a la ubicación y se confirma el almacenaje. Posteriormente, se imprime la documentación y se valida la recepción. Por una interfaz del sistema comercial se envían los pedidos para el día, que se arman por la mañana.

La innovación del voice picking es que el operario lleva en su mano un dispositivo que tiene una especie de anillo —que es el scanner— y un auricular, en el que el software emulador de voz le indica al operador en qué posición se encuentra el producto que debe cargar. Una vez allí, el operario valida su identidad y, utilizando las dos manos, carga la cantidad de producto que le indica el sistema, hasta que termina la lista. “Cuando finaliza, el picking le indica por voz dónde debe descargarlo”, explica Yáñez.  Luego, la expedición de los productos se realiza con las terminales Motorola MC9090, las que ID Logistics ya utilizaba en toda la operación con la ergonomía “Gun”, con el mango en forma de pistola (que son las que aún sigue utilizando fuera de la jaula), que además de no permitir usar ambas manos para hacer las cargas y descargas, obligan al operador a mirar una pantalla en la que salen los pedidos. 
El cambio, aseguran, resulta notorio: “Aumentamos en un 14 por ciento la productividad usando los ring scanners”, afirma Martín del Negro, gerente Comercial de ID Logistics.

Fernando Bonadimani, ejecutivo del área de Ingeniería de Preventa de Telectrónica, señala que el mayor desafío pasó por la puesta a punto de la aplicación.  “Se invirtió mucho tiempo para encontrar la secuencia correcta de trabajo, para lograr minimizar los tiempos de operación y asegurar la correcta operación. Hay que tener en cuenta que la aplicación que controla el armado del pedido fue desarrollada originalmente para el uso de terminales móviles que utilizan tecnología de código de barras para la captura de la información. El principal desafío fue armar un modelo de trabajo que fuera compatible con el diseño original y al mismo tiempo brindase las ventajas operativas de la tecnología de reconocimiento de voz.” 

Yáñez recuerda que hubo un aspecto crítico: el de la duración de la batería que traían los nuevos dispositivos, pero que se solucionó con un cambio en las mismas. Junto a él trabajaron cinco personas por parte de Telectrónica, más las áreas de IT y de Operaciones. “Los operarios, que hicieron las pruebas on site y dieron el visto bueno también participaron”, detalla el jefe de Sistemas. 

El proyecto demandó una inversión de U$S 6.000 en software y U$S 35.000 en hardware.

Del Negro agrega otros beneficios resultantes del cambio: “Ofrecemos un servicio de última tecnología y además se redujeron los errores y mejoró la rentabilidad. El cliente está más conforme y esto nos hace más competitivos con respecto a los demás operadores logísticos y con una tarifa más competitiva, ya que redujimos la contratación de personal eventual”. Ahora están implementando el voice picking en el resto del depósito, para de esta manera continuar con las mejoras tanto en la calidad del servicio como en la productividad.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar