*

Realidad aumentada: ¿qué ves cuando me ves?

La tecnología cambiará la forma en que vemos el mundo, a través de elementos de realidad virtual que lo complementan y redefinen. 08 de Octubre 2010
Realidad aumentada: ¿qué ves cuando me ves?
Se trata de una nueva manera de mirar lo que nos rodea. Eso es lo que propone la realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés), uno de los conceptos tecnológicos que está hoy en boca de todos. La idea ciertamente no es nueva, pero sus promesas adquieren fuerza a partir de su llegada a los teléfonos celulares, lo que puede darle un empuje definitivo a su despegue. 

“Se busca realzar digitalmente nuestra realidad. Esto puede ser mostrando una imagen visual que está atada a una ubicación, etiqueta o, en el futuro, hasta una emoción. Pueden incluirse sonidos y otras percepciones sensoriales, aunque hoy la mayoría del trabajo está siendo realizado en el terreno de lo visual”, explica Dana Farbo, presidente de Acrossair, una empresa con sedes en San Francisco y Nueva York (Estados Unidos), que desarrolla aplicaciones para el teléfono móvil iPhone, entre las que se incluyen un navegador de realidad aumentada. 

Si bien el foco apunta a los celulares, vale aclarar que el uso de la AR no se restringe a los móviles. Básicamente, se requiere de un software que, a través de hardware (una cámara o un GPS, entre otros dispositivos) reconoce el entorno y lo interpreta, proyectándolo en una pantalla o display y agregando elementos virtuales. La información agregada puede ser tomada vía Internet, por caso, o trabajando íntegramente de manera local, sin necesidad de conexión. Así, puede ser empleada en una PC con webcam, en una instalación específica con cámaras y pantallas (por ejemplo en un salón, un stand en una exposición, un teatro o un aula de clases), en celulares —la mayor promesa—, o “montada” sobre cascos o lentes.  En la Argentina esta tecnología comienza a verse paulatinamente. “En Telefónica venimos analizándola desde hace unos años” señala José Luis Caresani, jefe de Desarrollo de Banda Ancha de la telco. “Tiene múltiples aplicaciones, por ejemplo en el campo del marketing, como complemento a acciones o campañas; como herramienta de capacitación y también para aplicaciones de geolocalización, estas últimas muy vinculadas a los teléfonos móviles. Tal vez sean las de mayor potencial, especialmente en lo comercial”, agrega.  

Como un niño
Al tratarse de un concepto tecnológico en desarrollo, son varios los desafíos que presenta. Su estado de madurez, además, no es óptimo todavía. “La realidad aumentada tiene el potencial de abarcar una variedad de tecnologías que están en varios estadios de madurez. Por ejemplo, las tecnologías de renderización de gráficos de computadora están un tanto maduras, mientras que los dispositivos están relativamente inmaduros”, considera Jay Wright, director de Desarrollo de Negocios de Qualcomm, compañía que fabrica procesadores y componentes para teléfonos celulares. “El estado de la industria es el de un niño que comienza a caminar. Tenemos mucha participación activa y estamos comenzando a darnos cuenta de lo que nos aguarda”, compara Dana Farbo.

“El hardware es aún el asunto número uno que enfrentamos. La mayor parte del trabajo en realidad aumentada fue académico por naturaleza, hasta que el iPhone permitió a los desarrolladores alcanzar un mercado masivo.Una vez que alcancemos una pantalla de precio razonable y visualmente atractiva, que se pueda usar como anteojos de sol, todo el mundo estará usando Realidad Aumentada”, continúa Farbo. 

En el mismo sentido, Wright agrega que “el mayor desafío en la construcción de aplicaciones basadas en visión es la escasez de tecnología de visión computarizada requerida para reconocer objetos y características en el entorno. Esta tecnología es compleja y no ha sido ampliamente difundida en la comunidad de desarrolladores de una forma utilizable para aplicaciones móviles”. 

Caresani, por su lado, indica dos principales obstáculos en el campo de los celulares. “Por un lado, está el tema del consumo de energía, y por el otro, la capacidad de procesamiento de estos equipos.” 

Está claro que los celulares permitirán la masificación de este concepto. Hoy, las estrellas son browsers de AR, como en el caso de Acrossair. Aunque Farbo busca diferenciarse: “Otros navegadores tienden a mapear puntos en un plano, pero nosotros le damos al usuario una caja de contenidos 3D con información lista. También, permitimos a la persona utilizar su dedo para avanzar o retroceder horizontalmente, para que no tengan que girar ellos mismos en un círculo para ver qué hay a su alrededor. Ésta fue una observación importante que hicimos mirando y hablando con personas que usaron el navegador regularmente. Para el nuevo iPhone 4 hemos estabilizado aún más las imágenes en vista, al ser el primer navegador en emplear el giroscopio para ubicar con exactitud el contenido mientras uno se mueve”. 

Sin embargo, el campo para el desarrollo de la AR no termina en los celulares: el mercado de juegos será un terreno fértil para estas tecnologías. Para Wright, no hay límites: “Habrá nuevos tipos de juegos para ser jugados en el mundo real. Editores y creadores de contenidos desarrollarán nuevas experiencias complementarias al papel”, anticipa.  “Se pueden crear piezas de marketing y packaging más interactivas. También aplicaciones informativas o manuales interactivos: se puede usar realidad aumentada y un teléfono móvil para tareas como configurar un nuevo sistema de entretenimiento hogareño, ensamblar mobiliario o cambiar el aceite de tu auto —concluye—. El único límite es la imaginación del desarrollador.”



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar