Programación cloud: Escribir en las nubes

Un nuevo lenguaje promete desarrollar aplicaciones para el entorno cloud en forma nativa. Podría beneficiar a las Pymes y a los emprendedores. La septima entrega de las 10 tecnologías Hot que transformarán el mercado en los próximos años, según la revista Information Technology. 30 de Marzo 2011
Programación cloud: Escribir en las nubes

A medida que se vuelcan cada vez más a aplicaciones a la nube y se gana en capacidad de procesamiento y almacenamiento, surgen proyectos que se proponen desarrollar nuevos lenguajes que aprovechen sus ventajas para mejorar el rendimiento y calidad de los sistemas que allí corren. 

En la Universidad de California se lleva adelante la iniciativa denominada “Bloom” —el lenguaje de programación que estaría siendo lanzado a finales de año—. Joseph Hellerstein, director de la iniciativa, “cree que es mucho más fácil escribir aplicaciones en nubes complejas mediante el desarrollo de software que se encargue de la tarea de seguimiento de los datos y de informar sobre lo que esté sucediendo en las redes”, consigna un artículo de MIT Magazine Review (edición de junio de 2010). “Su gran idea es modificar las bases de datos de los lenguajes de programación para que puedan ser utilizadas a fin de construir rápidamente cualquier tipo de aplicación para la nube —redes sociales, herramientas de comunicación, juegos y mucho más—. Esos lenguajes han sido refinados para esconder las complejidades de manejar la información desde y hacia las bases de datos. Si un lenguaje pudiese ser ‘cloud friendly’, los programadores podrían pensar en los resultados que quieran en lugar de en la administración de los datos.”

Según el artículo, “hasta ahora, el grupo de Hellerstein utilizó el lenguaje Bloom y sus predecesores para reconstruir rápidamente y agregar nuevas funcionalidades a herramientas en nubes populares como Hadoop, una plataforma que se usa para manipular grandes cantidades de información. Al bajar las barreras de complejidad, estos lenguajes muestran un incremento en el número de desarrolladores dispuestos a embarcarse en la programación para la nube, lo que resulta en una ola de ideas para nuevos tipos de poderosas aplicaciones”. 

Nicolás Bortolotti, docente de la Universidad Tecnológica Nacional Regional San Francisco (Córdoba), responsable de un grupo de I+D sobre programación en cloud, señala: “Bloom es, por ahora, un proyecto netamente académico, aún no hay nada en producción. Su diagnóstico es que el escenario en programación cambió. Es muy interesante, ya que este lenguaje trabaja con base funcional y lógica y se centra en la consulta de datos dinámicos, que es importante para desarrollar en redes sociales y juegos. Permite desarrollar e interactuar en cloud en forma nativa y está pensado para miles de usuarios concurrentes”. 

Una ventaja de cloud programming —agrega— es que “rápidamente se pueden materializar ideas y aplicaciones, volcándolas inmediatamente a la Web, sin tener en cuenta las complejidades del desarrollo de software. Brinda mejores posibilidades a Pymes, emprendedores y desarrolladores independientes. Es una oportunidad increíble, que les permite una salida rápida al mercado”. 

Javier Díaz, director del Centro de Procesamiento de la Información de la Universidad Nacional de La Plata, coincide en que “las aplicaciones tradicionales corriendo en una PC, incluso en un servidor, están desapareciendo. Se pierde más contacto con el hardware y se maneja el servicio de una manera más pura. Para la programación en cloud es necesario entonces una muy buena comunicación de redes, confiable, robusta y de gran ancho de banda, que no tenga discontinuidades”. Y admite que las aplicaciones para cloud no son “grandes sistemas, sino más acotadas y específicas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar