*

Portabilidad numérica: más silencios que definiciones

A 10 años de su desregulación, el mercado de telecomunicaciones sigue a la espera de que el usuario pueda ser dueño de su número de teléfono. Sepa por qué. La experiencia de otros países. 20 de Abril 2010
Portabilidad numérica: más silencios que definiciones

La portabilidad numérica es el mecanismo legal que permite a los usuarios de telefonía (fija y móvil) cambiar de prestador de servicio, manteniendo su número telefónico. En 2009, el juez Enrique Lavié Pico, del Juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº 6, firmó la primera sentencia a favor de la portabilidad numérica móvil e instó al Estado a implementarla en 90 días. La respuesta fue una apelación de parte del Gobierno. Desde entonces, el mercado espera tener una definición y, en el mejor de los casos, conocer los detallesde de su reglamentación y posible implementación. Mientras, el retraso es cada vez más evidente. La consultora Signals Telecom Consulting estima -en base a la experiencia de otros países de la región- que si la portabilidad numérica comenzara a implementarse en 2011, sólo el 2,5% de las líneas móviles habrían sido portadas en tres años. El caso contrario son países como México y Perú. El primero contabilizó 1.301.262 líneas portadas en diciembre de 2009, un año y medio después de haber implementado la medida. Perú, por su parte, arrancó en enero de 2010. Al cabo del primer mes, 13.923 usuarios habían pedido el traspaso de operador móvil.

De regulaciones y expectativas
En la Argentina, se trata de una premisa establecida en el decreto 764, del año 2000. “La Secretaría de Comunicaciones (Secom) llevó el tema a la Corte Suprema, con lo cual la portabilidad numérica quedó en un paréntesis judicial. El problema con la orden del juez radicó en suponer la implementación de la portabilidad numérica móvil en 90 días, lo cual es imposible”, dice Carlos Blanco, director de Investigación de Mercado de Signals. “Sin embargo, la realidad indica que la tasa tasa de pérdida de clientes mensual de la base móvil de la Argentina es del 2,5% o 3% anual”, advierte Blanco, al tiempo que sugiere que “tal vez, con la estructura de precios reinante en la Argentina -donde los premios recaen sobre la comunicación OnNet- sería más conveniente legalizar el desbloqueo de los terminales móviles para que el usuario tenga la opción de cambiar su tarjeta SIM según el destino de red de la llamada”.

Por otra parte, la lógica de pasar la titularidad del número del operador al cliente fue reclamado ante la Justicia de cara al servicio móvil pero no de la telefonía fija, sea ésta geográfica, como la hogareña, o no geográfica, como las líneas gratuitas 0800. Los operadores de telecomunicaciones consultados se llamaron a silencio, con la excepción de Claro. Su respuesta propuso la implementación “simultánea para los servicios fijos, móviles y no geográficos. La postergación de este beneficio para algún mercado, como por ejemplo, la telefonía fija, resultaría en la negación de este derecho para los usuarios de dicho servicio”. La compañía solicitó “la creación de un Comité de Portabilidad, donde se definan los mecanismos idóneos para la instrumentación de la herramienta”.

La Argentina tampoco avanzó en la discusión al respecto, por ejemplo, de quién asumirá el costo del traspaso: si el operador que recibe al cliente portado o éste último. Al respecto, Carlos Blanco explica que “la práctica internacional muestra que si existiera un costo de traspaso para el usuario (por lo general, el costo administrativo), el mismo es absorbido por el operador receptor”. Alejandro Valdes, gerente de Consultaría y Telecomunicaciones para América latina de la consultora IDC, recurre a la experiencia de otros países donde, en algunos casos, “se recurre a un tercer jugador, neutro”. Este sería el “el administrador de la base de datos de portabilidad, que presta los servicios de traspaso y la infraestructura necesaria”. De todos modos, para Blanco la portabilidad numérica es una herramienta de competencia sobrevalorada. “Especialmente en móviles”, aclara.

Cómo lo hacen otros Las experiencias regionales pueden aportar luz respecto de las variantes de las implementaciones. De los 1.301.262 números mexicanos portados, 830.920 corresponden a móvil prepago, 416.256 a fijo pospago, 51.896 a móvil pospago, 2.103 a fijo prepago y 1.821 a números no geográficos, indican desde IDC.

Entre las características de la experiencia mexicana, se destaca que la posibilidad de portación del servicio fijo dentro del mismo área de servicio local; de servicio móvil, también en el mismo área local; y entre igual modalidad de contratación, o sea, que “el que llama paga a el que llama” y “el que recibe paga” a su homónimo en el otro operador. La tercera posibilidad de portar la línea se dio entre servicios no geográficos, como los 0600 y 0800, y también se priorizó hacer el cambio entre prestaciones análogas. Asimismo, en ese país el trámite es gratuito y demora entre dos y 13 días, mientras que la fecha de portación efectiva resulta del acuerdo entre el proveedor receptor y el suscriptor.

Perú es, hasta la fecha, el último país en sumarse al listado de aquellos que iniciaron el camino hacia la portabilidad numérica. Esta se disparó tras haberla dispuesto el 1 de enero de 2010. Tal como lo publicaron los medios de comunicación de aquel país, los indicadores del Ministerio de Transportes y Comunicaciones peruanos señalan que, entre el 4 y el 27 de enero, 13.923 usuarios pidieron cambiarse de operador móvil. 6.591 ya lo lograron (portados) mientras que 3.209 se encuentran en trámite. El resto fue rechazado por haber subsanado el motivo por el cual el cliente deseara cambiar de operador. También aquí, paciencia es el nombre del juego.

Posibilidades
La posibilidad de libre elección es siempre una buena noticia para el consumidor. Para el caso de la portabilidad numérica, entre las novedades que esta propuesta instala, se destaca la posibilidad que el usuario evalúe y elija al proveedor de comunicaciones por la calidad de la prestación, las condiciones tarifarias y la cobertura garantizadas, y no por otras razones. En la actualidad, el cambio de operador celular es sinónimo de cambiar el número y éste es un motor que inhibe a los usuarios a hacerlo. No es novedad la importancia que la comunicación móvil alcanzó en la vida cotidiana de todos.

Asimismo, la posibilidad de portar las líneas telefónicas implica, además, fomentar un nuevo escenario de competencia entre prestadores, traducido en mejor calidad y diversidad de servicio, tarifas más atractivas y una política centrada en el cliente.

Desde el mercado, los expertos destacan que, si la batalla se diera en el marco de la telefonía fija, dentro de la misma área geográfica, entonces más ambiciosa sería la pelea pues permitiría desarmar el monopolio de las incumbentes.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar