Nokia y Microsoft, juntos: ¿únicamente por los smartphones?

La compañía liderada por Stepehn Elop oficializó su agresiva estrategia para repuntar en el mercado de teléfonos inteligentes. El CEO, de 47 años, anunció que aspira a cerrar una alianza con su ex empleador para que el Windows Phone 7 sea el sistema operativo residente de la nueva gama de estos equipos. El análisis de un acuerdo que puede apuntar a más. 11 de Febrero 2011
Nokia y Microsoft, juntos: ¿únicamente por los smartphones?

El pasado pesa. Para el CEO de Nokia, aparentemente más que para otros. Stephen Elop (47), anunció que la empresa que preside desde hace cinco meses negocia una alianza estratégica con su ex empleador, Microsoft. Si bien la información oficializa un paso que Elop había anticipado en el duro mensaje de cambio de rumbo que le adelantó via mail a los más de 130.000 empleados de Nokia recientemente, su realización marca un paso de una agresividad desconocida hasta el momento en la tranquila empresa finlandesa, ícono del mercado de celulares de la década de los años ´90.

Según el comunicado, el nuevo “ecosistema Nokia-Microsoft tiene como objetivo entregar productos innovadores y diferenciados”. Sin embargo, el valor del acuerdo – cabe recordar que Elop era hasta fines de 2010 el director de la unidad de Business Enterprise de Microsoft y que reportaba directamente a Ballmer- se define en las segundas líneas. Ambas empresa pueden hacer gala de productos desarrollados a escala que no tienen igual en el mundo. Entre ellos, Nokia Mapas, el buscador Bing o Ad Center, la tienda de aplicaciones Ovi Store que se integraría con el Microsoft Marketplace. De acuerdo a la información revelada por Elop en la junta de accionistas celebrada en Londres, “bajo la asociación propuesta, Microsoft proporcionaría herramientas clave a desarrolladores, siempre aprovechando la escala global de Nokia”.

La oportunidad para el gigante de Redmond
La alianza representa un apuesta no libre de riesgos para dos ex líderes del mercado. En el mejor de los casos, una colaboración exitosa le permitiría a los dos gigantes hacer valer su tamaño para hacerle frente a los modelos de negocio de competidores de menor escala pero de mayor penetración como Google, Apple, Motorola o la gama de fabricantes asiáticos, liderados por empresas como HTC, LG o Samsung. Tanto es así que, durante los últimos tres años, el sistema operativo Android de Google ha pasado de cero a casi superar a la plataforma Symbian de Nokia y tomar el primer lugar en el mercado global de teléfonos inteligentes en términos de ventas de aparatos. En el mismo tiempo, l
a acción de Nokia perdió un 70 por ciento; el grupo finlandés ahora tiene sólo una décima parte del tamaño de Apple.

Sin embargo, la combinación de los trabajos de desarrollo no será tarea fácil. Además, si bien el Windows Phone 7 cosechó en su mayoría buenas críticas cuando fue presentado en el año pasado, aún se encuentra en una fase temprana de su implementación en el mercado. Por último: los finlandeses no tendrán ninguna exclusividad y tendrán que compartir a Windows con rivales menores como Samsung y Dell. Tampoco está claro si Nokia logrará algún ahorro sustancial en costos. Por ahora, u
no de los principales factores a favor será, sin lugar a dudas, la cercanía que habrán forjado Elop y Ballmer –fue éste último que contrató al primero para que se uniera a Microsoft hace tres años.

En cuanto al futuro del sistema operativo propio de Nokia, -Symbian- que hoy cuenta con 200 millones de usuarios en el mundo, Elop este se “convierte en una plataforma de  franquicia”. La compañía espera vender cerca 150 millones más de dispositivos Symbian en los próximos años. El sistema quedará así para el segmento de celulares media y baja gama. Un dato no menor es que Symbian representó la mitad de las ventas de Nokia en 2010, de acuerdo con Arete Research.

Una novedad aún por develarse será el camino que marcan los cambios para MeeGo, la plataforma de open source para dispositivos móviles que desarrolla Nokia en conjunto con Intel. Según los planes, esta “pondrá mayor énfasis en la exploración a largo plazo del mercado de dispositivos, plataformas y experiencias de usuario de la siguiente generación”. De esta forma la firma finlandesa anticipa que el mercado de dispositivos móviles es claramente uno de los horizontes a conquistar y anticipa que el primer dispositivo llegaría aún en 2011. El dato escondido, la estrategia bien puede abrirle a Microsoft un canal para entrar finalmente al codiciado segmento de equipos móviles, como las tablets u otros equipos. Se trata de un mercado en el que el gigante de Redmond nunca logró afianzarse.

Los cambios anunciados vienen con una nueva estructura empresarial. A partir del 1 de abril, la empresa tendrá una estructura, con dos unidades de negocio distintas: Smart Devices (Dispositivos Inteligentes) y Mobile Phones (Teléfonos Móviles). Según indacn desde la empresa: Estos se enfocarán en áreas clave de negocio de Nokia: smartphones de alto nivel y teléfonos móviles para las masas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar