Netbooks: llega la próxima generación

Los nuevos equipos ofrecen mejoras en rendimiento y diseño. Quiénes las compran y cómo intentan diferenciarse los fabricantes. Tendencias y claves. 06 de Julio 2010
Netbooks: llega la próxima generación

Érase una vez una época en la que las netbooks eran todas muy parecidas, tanto en aspecto como en funcionalidades, y el concepto de compra inteligente quedaba reducido únicamente al precio. Hasta que un día, el mercado se consolidó y el usuario comenzó a pedirle más a las minis.

El segmento se multiplicó en el país durante el año pasado gracias a la triple reducción que proponían: tamaño, peso y, fundamentalmente, precio. Pero en la actualidad, las primeras marcas ofrecen equipos con mayores prestaciones, especialmente en cuanto a la autonomía de la batería, que multiplica las horas de duración hasta cinco veces.

Los analistas coinciden: en 2010, las portátiles superarán por primera vez en cantidad de unidades vendidas a las PC de escritorio. Pero si bien esperan que se despachen más de 2,5 millones entre ambos tipos de equipos, todavía no hay mediciones de las netbooks en sí.

Enrique Carrier, de Carrier & Asociados, arroja que, en 2009, se vendieron unas 900.000 portátiles (entre notebooks, netbooks y ultradelgadas), mientras que, en el primer trimestre de este año, la cifra ya alcanzó la marca de 300.000 dispositivos. Para fin de año, las proyecciones anticipan la venta de 1,5 millón de portátiles.

Por su parte, Alejandro Prince, de Prince & Cooke, se anima a pronosticar que un tercio de esas portátiles serán netbooks, gracias a los planes de alfabetización digital de los gobiernos nacionales y provinciales. En este punto coincide Eduardo Dubín Domínguez, de IDC, quien indica que estos equipos representan el 14% del total de computadoras, pero espera que la cifra trepe hasta el 24% antes de fin de año.

La vedette de este fenómeno es el procesador Intel Atom N450 una versión mejorada del N270, que integró a la anterior generación.

Más oferta de procesadores

“La nueva plataforma Pine Trail contiene el controlador de memoria y el de gráficos dentro del procesador, reduciendo el tamaño del chip un 74% que permite fabricar netbooks más pequeñas y livianas; además de ahorrar hasta 20% el consumo de energía”, explica Mariano Yacovino, gerente de Producto de Movilidad de Intel Latinoamérica.

La consolidación de mercado antes mencionada se refleja en el hecho de que Intel ya no está sola. Su principal competidor, AMD, había desestimado en un primer momento a las netbooks, pero, ahora, también cuenta con su plataforma para proveer y aprovechar la llegada de la segunda generación de estos equipos. “El usuario de computadoras que adquiría una netbook se desilusionaba por su performance”, justifica José Luis Fernández, especialista en Tecnología de AMD para Latinoamérica.

En diálogo con IT Business, Fernández indica que la industria se está enfocando en la plataforma más que en el procesador en sí. “AMD lanzó la plataforma Nile y la tecnología Vision, que sirven para ultraportátiles en general, tanto netbooks como ultradelgadas. En el procesador integramos también hardware gráfico ATI Radeon, que propone una reproducción de videos en alta definición sin tironeos”.

“Las netbooks no sólo cambiaron de procesador, sino también su forma de ser: de una máquina de precio y de bajas prestaciones pasaron a buscar más características técnicas. De 512 MB de memoria, pasaron a 2 GB casi como estándar y los discos, de 30 GB a 250 GB, y pretenden reproducir multimedia más eficientemente”, explica Ariel Ojman, gerente de Producto para Consumidores de HP Argentina.

Pero, la principal ventaja, sin dudas, reside en su eficiencia energética. Rodrigo Márquez Miranda, gerente Regional para el Cono Sur de MSI, afirma que “el incremento de la performance no es notorio, pero sí lo es el aumento de la autonomía de la batería”. Todas las marcas ofrecen equipos que superan las cinco horas de duración, el doble en promedio que la anterior generación, y algunas prometen hasta 12 horas.

La tendencia de agrupar funciones en el procesador también propició otras ventajas estéticas, como la posibilidad de “crear un diseño de netbook mucho más delgado y ligero, además de la adopción de ventiladores mucho más silenciosos y pequeños”, apunta Augusto Vizzia, gerente de Producto IT de Samsung Argentina. Es justamente el diseño uno de los principales factores de diferenciación. “Tenemos cuatro ediciones especiales para mujeres, máquinas trabajadas por diseñadores internacionales, netbooks plateadas para el público corporate. Hay un producto para cada segmento”, dice Ojman.

Por otra parte, marcas más asociadas al sector empresarial, como Toshiba, apuntan además a otro tipo de mejoras para diferenciarse. “Incluimos una protección anti-golpes para el disco rígido que se activa mediante un sensor que detecta vibraciones para contenerlo”, explica Agustín Corona, director Comercial para Latinoamérica de la marca japonesa.

Quién compra una netbook

Las netbooks comenzaron como una tendencia dentro de los ejecutivos “móviles”. Sin embargo, hoy, la ecuación se invirtió. Según Carrier, “el mercado de portátiles está fuertemente motorizado por el sector consumer. El segmento corporativo todavía encuentra mayores motivaciones para comprar una PC de escritorio”. Dubín Domínguez, de IDC, asegura que la proporción entre usuarios finales y empresariales es de 80-20%.

Este protagonismo del segmento consumer es avalado por todos los vendors. Para Márquez Miranda, las empresas son más propensas a adquirir portátiles más sofisticadas, ya sean netbooks o las ultradelgadas, equipos de peso y tamaño reducidos, sin unidades ópticas, con pantallas de 11 a 13 pulgadas, con mayores prestaciones y precio similar al de una laptop.

Nicolás Dudiuk, gerente Comercial de Retail, de Dell, para la Argentina y Chile, acerca una interesante segmentación en base al tiempo de uso. “El usuario trabaja unos 30 minutos por sesión en una netbook, mientras que prefieren una notebook para tareas de hasta dos horas de duración. En el medio, se ubican las ultradelgadas”. Y añade que existe un “nuevo” segmento, el de mayores de 50 años que realizan sus primeros acercamientos a Internet con una mini, al tiempo que Corona señala a las amas de casa como otro usuario de ultraportátiles.

Pero los estudiantes fueron quienes adoptaron la serie con mayor agrado. Los analistas coinciden en que los universitarios (18-25 años) fueron quienes más se volcaron hacia las minis. Y como muestra de consolidación de estos equipos en el segmento, IDC ubica el índice de satisfacción del usuario en 70% para toda la región latinoamericana.

Llega la tercera generación: las tablets

Si bien todavía las netbooks de segunda generación no han llegado a su punto máximo de masividad -los expertos consultados lo ubican temporalmente en agosto, para el Día del Niño-, las marcas ya están estudiando las nuevas funcionalidades que incluirán las ultraportátiles en los próximos dos años.

Uno de los puntos en los que trabajan los fabricantes es obtener mayores desempeños en cuanto a velocidad y multimedia. “La próxima generación vendrá con procesadores de doble núcleo, memoria DDR3, y pantallas de 11,6 y 12 pulgadas", afirma Márquez Miranda. Por su parte, Fernández adelanta que AMD está desarrollando un procesador de 2,0 GHz, una velocidad similar al de las notebooks y que excede la barrera actual de 1,6 GHz.

Para Ojman, en cambio, “el gran desafío será incluir nuevas funcionalidades para que las netbooks apliquen a una mayor cantidad de público. La tercera generación incluirá pantallas táctiles, GPS y, sobre todo, aplicaciones”. Además, considera que la pregunta del millón será “qué va a comprar el usuario que ya tiene una netbook”. Pero Corona advierte: “Van a incluir nuevas funciones, pero el reto es mantener el bajo precio”.

Para Vizzia, de Samsung, por su parte, se buscará acentuar las ventajas actuales. “Esperamos equipos con procesadores, sistemas operativos y componentes que consuman cada vez menos, buscando llegar a rendimientos de 24 horas y, con respecto al diseño, veremos equipos más personalizados y orientados a segmentos aún más específicos”, sostiene.

Yacovino entiende que la evolución natural será hacia la tablet, donde se pueda plegar la pantalla de la netbook para usar la touchscreen y prescindir del teclado o sólo para ingresar grandes cantidades de texto. “Habrá un fuerte desarrollo de aplicaciones para todo tipo de sistemas operativos, lo que pondrá el foco en qué se pueda hacer con el dispositivo, más que en el dispositivo en sí”, remata.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar