*

Móviles: ¿qué sistema operativo conviene?

Android, Windows Phone, BlackBerry, iPhone, Maemo. Como si no fuera suficiente elegir entre el dispositivo y la marca, ahora también hay que prestar atención a la plataforma que le da vida al equipo. Las claves para sacarle provecho a cada uno. 16 de Marzo 2010
Móviles: ¿qué sistema operativo conviene?

Cuando el mundo era fijo, Windows era la estrella de las computadoras de escritorio. Luego, Linux cobró notoriedad pero nunca logró masificarse. Mientras, Apple y su MacOS se mantuvieron en segmentos de elite y el sistema de la ventanita siguió siendo rey en el resto de los estratos. Pero, en los últimos años, la portabilidad ganó terreno. Todo, irremediablemente, se volverá móvil y los nuevos dispositivos electrónicos apuntan a satisfacer esa tendencia. Claro que aquí la situación es diferente. No hay un favorito absoluto, aunque todos quieran serlo. En este momento, nos encontramos frente a diversas plataformas que prometen desde mayor seguridad hasta un arranque más rápido de los equipos. Todo esto, sin olvidar el acceso simplificado a las diversas aplicaciones que se imponen en Internet. 

¿Ayuda a un consumidor esta multiplicidad de sistemas operativos (SO) para equipos móviles? ¿Es sólo un tema del momento hasta que, en un par de años, las preferencias se inclinen hacia una o dos plataformas en detrimento de las otras? ¿Qué ventajas ofrece cada una de las plataformas existentes?

Diversidad de ventajas
“Con Windows Phone buscamos extender a los teléfonos la misma realidad que brindamos en otras plataformas, como la PC. Además, buscamos que los usuarios tengan la misma experiencia cuando usan los servicios que estándo en la Web”, explica a IT Business Leandro Olivesto, gerente de la unidad de Negocios Windows Phone de Microsoft Argentina y Uruguay. 

El ejecutivo asegura que, a diferencia de los sistemas para las computadoras, mucho más lentas en su arranque, Windows Phone resolvió esas cuestiones y el tiempo de inicio es muy corto. “Windows Mobile (la marca que dejará de usarse para pasar a ser Windows Phone) está hace mucho tiempo en el mercado y una de las características que posee es que el inicio es rápido y que, además, tiene una mayor capacidad de enlace. Hay estándares de interconexión de la industria que hacen que no haya problemas con ningún periférico que se conecte a un teléfono”, agrega Olivesto.

En Google destacan, en tanto, la ventaja que significa desarrollar una plataforma abierta. “Android es una plataforma que permite flexibilidad a los fabricantes para adaptar las características de sus desarrollos y puede funcionar con un teclado común, como una pantalla táctil. No hay que olvidar que Google es miembro de la Open Social Alliance, un servicio al que pertenencen, entre otras, también Yahoo, MySpace y que permite crear aplicaciones comunes para diversas redes sociales”, detalla Alberto Arébalos, director de Asuntos Corporativos de Google para América latina.

La seguridad ante todo
En Research in Motion (RIM), la compañía que fabrica el Black Berry y el SO homónimo que, sin duda, revolucionó el mercado móvil y alentó al mercado corporativo a usar estos dispositivos, comentan que la clave de su éxito, y su principal ventaja, es la seguridad. Cuando la compañía inició los desarrollos del sistema, consultó a las empresas sobre sus principales  necesidades para tal herramienta. La más común resultó ser el blindaje de la información. “Para RIM, ser seguro es su capital más importante porque para las empresas lo más importante es la información”, resalta Alfredo Pinkus, alliance solutions manager para RIM América latina. Según el ejecutivo, la seguridad que ofrecen los dispositivos BlackBerry es tal que no es posible hackearlo. “El costo para vulnerarlo es tan complejo que, hasta hoy, no tenemos reportes de incidentes”, indica.

Otra ventaja que resaltan desde la firma canadiense es que “el hecho de que la misma empresa fabrique el hardware y que desarrolle el software, permite garantizar la calidad del producto, algo que es más difícil de alcanzar cuando se terceriza. Todo se desarrolla in house, con el mismo sello de calidad. Aunque el software cambie, es posible aplicarlo a cualquier equipo”.

Por su parte, Maemo, la plataforma celular más moderna de Nokia, apunta a ofrecer una amplia conectividad. La compañía se preocupa por subrayar las posibilidades multimedia que ofrece, estrategia que, a su vez, desarrolla en cada una de las terminales que lanza al mercado. El secreto parece pasar por el acceso al contenido multimedia más rico y por una diversidad de aplicaciones, que van desde la posibilidad de abrir varios escritorios a mantener diversas conversaciones en simultáneo. Maemo, será también la plataforma que distinga a los smartphones más sofisticados de la firma, pero también el que destaque a los diversos dispositivos móviles que la compañía está desarrollando, como la Booklet 3G.

Todo indica que así Maemo desbancará a su antecesora, Symbian, que tan bien posicionó a la firma finlandesa en el mercado móvil en la última década. Pero, aunque aún no se pronunciaron en forma oficial sobre el tema, es de esperar que, por un tiempo, continúen conviviendo ambos SO, dado los millones de móviles funcionando con Symbian en todo el mundo. Por lo pronto, la empresa convoca a los desarrolladores a crear aplicaciones sobre la nueva plataforma. Toda una estrategia básica para que un sistema operativo sea exitoso en los distintos mercados mundiales.


¿Qué marca, qué SO?
Más allá de las ventajas que cada uno de los impulsores de las plataformas presenta, la visión de los analistas difiere. En algunos casos, hasta se manifiesta un tanto descreída ante tanta oferta de SOs disponibles. “Si uno deja de lado al grupo de los llamados early adopters (los fanáticos de la tecnología que siempre quieren probar lo último de la industria), al público masivo mucho no le importa qué plataforma está en tal o cual dispositivo. De hecho, hace un tiempo, se conoció un estudio en los Estados Unidos, donde se señalaba que, pese a que se ampliaba el uso de smartphones en los distintos segmentos, el uso de las aplicaciones incluídas era mínimo”. destaca Enrique Carrier, director de la consultora homónima, Carrier y Asociados.

En la misma sintonía se expresa Pinkus, de BlackBerry: “Habrá un consumidor que quiera un terminal y listo. Plantearse el tema del sistema operativo del móvil no será una preocupación de todos los usuarios. En nuestro caso, el mercado en el que concentramos nuestra propuesta, el corporativo, es único. El hecho de que haya terminales con otras plataformas en competencia será un tema más de los ingenieros que de otros públicos”.

Para Olivestro, de Microsoft, en cambio, la amplia disponibilidad de plataformas “muestra que el mercado está en una etapa de plena definición”. Esto generaría que sea más compleja una decisión de compra de un teléfono inteligente. “Porque, hasta ahora, esa decisión se concentraba en determinadas características del teléfono, pero ahora habrá  un esfuerzo adicional. Por eso, desde Microsoft, abordamos el tema de las tres pantallas: la de la computadora, el televisor y el celular”, resume.

Más un tema de ingeniería que de otros públicos
Por su parte, Alberto Arébalos, indica: “La existencia de diversos sistemas operativos no es nueva. Antes, con la PC, se podía elegir entre Windows, Mac o Linux y sus variantes. En el mundo móvil sucedió lo mismo con Windows Mobile, Symbian, Palm. Cuantas más opciones haya, mejor. Cada usuario elegirá el equipo que más le guste con las mejores aplicaciones que tenga. Y las operadoras podrán ofrecer distintos teléfonos, con diversas características y funcionalidades”, apunta el ejecutivo, de Google. Android funciona tanto en su nuevo teléfono Nexus One como en equipos de otras marcas.

Tanto es así que la avanzada de la empresa de Internet enojó a Steve Jobs, creador de Apple. En una reunión con sus empleados, el CEO de la firma de la manzanita sostuvo: “Nosotros no hemos entrado en el negocio de los buscadores, ellos han entrado en el negocio de los teléfonos. No se equivoquen, quieren matar al iPhone pero no los dejaremos”.

Las palabras de Jobs dejaron entrever que la competencia, que está generando el buscador, lo está incomodando. Por esa razón, en el encuentro, destacó que las futuras actualizaciones del sistema operativo del iPhone serán tan atractivas que Google jamás podría alcanzarlo. Más allá de tal declaración de guerra, el hecho de que haya varios sistemas en competencia en el mercado redundará en beneficio de quienes se valen de los dispositivos móviles para trabajar, estudiar, relacionarse: los usuarios. Aquellos fabricantes que sepan comprender mejor esas necesidades serán los que mantendrán su liderazgo.  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar