*

Mike Walsh: "Dejaremos de hablar de redes sociales"

El pensador, autor y empresario .com anticipa en dónde el universo web tendrá su próximo quiebre innovador. El papel de las comunidades virtuales y cómo Asia está marcando el paso. 10 de Agosto 2010
Mike Walsh: "Dejaremos de hablar de redes sociales"

Mike Walsh es considerado uno de los visionarios del universo virtual. Australiano de origen, el autor de libros como Futuretainment o Divergence (a publicarse) y CEO de la agencia de innovación Tomorrow, estuvo en el marco de un evento de Mobile Monday y dialogó exclusivo con Infotechnology.com sobre el futuro de la Web.

¿Hacia dónde está evolucionando el entretenimiento en Internet?
Lo más importante es reconocer antes los cambios que se generaron particularmente en los últimos cinco años. Hoy, es mucho más difícil lograr captar la atención de los usuarios. Sólo quedan unos muy pocos eventos masivos que logran el efecto de los 70, 80, 90: aglutinar la atención de un público masivo. Un ejemplo es la Superbowl, en los Estados Unidos. Ese cambio se refleja en el hecho de que están desapareciendo los sistema de transmisión tradicionales. En el mundo virtual del siglo XXI, son muchos, los que transmiten a muchos por sus propias redes, que son, en definitiva comunidades como Twitter, Faebook o Tuenti.

¿Se trata sólo del hecho que tener acceso a una plataforma para transmitir? ¿No es más un tema de contenidos?
Ése es uno de los mayores malentendidos que se dieron cuando llegó Internet. Todos pensaban que dejaríamos de consumir shows y programas de televisión y noticias de calidad producidos de forma costosa. Se pensaba que, en el futuro, nos concentraríamos en ver videos caseros que se suben a la Web. Pero, lo que se dio fue otra cosa: gran parte de las personas que hoy suben contenido a la Web lo hacen con material producido de forma profesional, mucho se recomienda. Lo prueba el éxito de series como Lost o Desperate Housewives. Pero, eso sí, son los usuarios los que deciden cuándo, cómo (en qué medio) y dónde (sobre qué plataforma) lo quieren ver esos contenidos. Y si es gratis mejor.

¿Entónces, cuál es el factor diferenciador?
Ésa es la cuestión: ¿cómo se logra crear algo tan popular, tan valioso, que los usuarios están dispuestos a recomendarse entre ellos, buscarlo y demandar ese contenido. Porque, recuerde, el prime time, de otros tiempos, cuando la familia se solía reunir frente al televisor, hoy, tiene otro significado. Significa: lograr generar una masa crítica de público que preste atención a este contenido. Y eso sólo ocurre cuando el contenido es tan atrapante que el usuario está dispuesto a arriesgar su propia marca –su nombre- al recomendar y distribuir ese contenido por su propia red personal (redes sociales, mails). Un muy buen ejemplo es: Twitter.

¿En qué sentido?
Twitter seduce. Es cool estar en Twitter y comunicar por ahí. En el mundo real, la gente busca diferenciarse por la ropa que usa. En el mundo virtual lo hace por el contenido que retransmite, en las redes en las que participa.

Entónces, ¿qué es un buen contenido?
Vuelvo al ejemplo de Twitter. Esta red tiene su atractivo porque logra canalizar y redirigir la atención de los usuarios y sus seguidores. Porque, seamos honestos, en 140 caracteres, uno no genera gran contenido. Lo que si hace es recomendar, advertir, señalar a qué tipo de material el otro debería prestarle atención. Y aquí lo más valioso es lo único, el nicho y también la historia que hay detrás. Por ejemplo, las marcas más exitosas en este ámbito son las que logran atrapar su audiencia sus consumidores con una buena historia.

¿Las redes sociales son entonces los formatos del futuro?
Piense en Internet como un gran océano que vive en base al oleaje que genera. Y esas grandes olas van y vienen cada cinco o seis años. En ese sentido, es muy útil ver de dónde vienen las redes sociales. Porque, no son –como muchos piensan- un invento de Estados Unidos. Las primeras redes sociales provienen de Asia. La primera fue Cyworld, en Corea, en 1999. Y si usted se fija qué se hace en Asia en ese sentido hoy se encontrará con que allí todo el mercado, toda la acción, se da en la plataforma móvil. En Japón, la mayoría de la gente entra a las redes desde sus dispositivos móviles y no desde un acceso fijo. En los próximos 12 meses veremos que la gran mayoría de la tecnología GPS será superpuesto con aplicaciones móviles. En el futuro, ya no podrá vivir la riqueza de su red social en su plenitud sino es a través de un celular, smartphone u otro dispositivo móvil. Y la fase que le sigue será: la realidad aumentada.

¿Cómo?
Para darle una idea, la próxima generación de celulares tendrán conexión a lentes y anteojos que proyectarán allí imágenes, datos, entre otros. En el futuro, ya ni hablaremos de redes sociales. Porque todo será social. La combinación de celular, tecnología GPS y realidad aumentada creará  un paradigma completamente nuevo de cómo los usuarios se comunican entre ellos.

¿Eso será el nuevo Internet?
Se puede decir así. Vamos a dejar de usar la Web como lo usamos hoy.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar