MercadoLibre se abre a los desarrolladores

La compañía de comercio electrónico fundada en 1999 por Marcos Galperín y Hernán Kazah está virando su plataforma tecnológica para abrirla a desarrolladores API de interfaces de aplicación. El objetivo: volcarse a las soluciones para móviles y la venta de contenidos, sostiene Daniel Rabinovich, su flamante CTO. Un cambio que afectará también a su modelo de negocios. 27 de Abril 2011
MercadoLibre se abre a los desarrolladores

Surgida en un garage del barrio de Saavedra por el empuje de dos estudiantes argentinos de la Universidad de Stanford, MercadoLibre es hoy, tras 12 años de trayectoria, un raro caso de empresa argentina que sobrevivió a la burbuja.com y cotiza en Nasdaq. Una de las recetas sine qua non para sobrevivir en un universo tan veloz como implacable es la innovación constante. En ese contexto, MercadoLibre decidió dar un paso que podría afectar hasta su modelo de negocio.

La compañía creada por Marcos Galperín y Hernán Kazah, en 1999, decidió virar su plataforma tecnológica hacia la modalidad open source, de modo de permitir a los desarrolladores de interfases de aplicación (API) crear soluciones y proveer servicios para los más de 50 millones de usuarios latinoamericanos de esta plataforma de e-commerce: “desde aplicativos para que los vendedores de mercadolibre controlen su stock, hasta soluciones de geolocalización que le muestren a cada usuario la oferta más conveniente y cercana”, detalló Daniel Rabinovich, flamante CTO de la compañía.

“El software de código abierto es una realidad del mercado desde hace varios años. No por nada compañías exitosas de internet como Twitter y Facebook se basan en herramientas open source para seguir creciendo”, señaló Rabinovich. Son estas herramientas las que permiten el desarrollo de juegos y aplicativos que convocan a un número cada vez mayor de usuarios.

Dado que el software con el que opera MercadoLibre es íntegramente un desarrollo propio, la migración hacia una plataforma de código abierto llevará unos cinco meses de intenso trabajo por parte de un equipo de casi 300 desarrolladores y especialistas en sistemas.

“Se trata de seguir las tendencias del mercado, que hoy van claramente hacia la movilidad, la geolocalización y el uso de redes sociales”, apuntó Rabinovich. Esto implica, según Juan Martín de la Serna, actual vicepresidente de la compañía, “un cambio en el modelo de negocios. Nuestro valor principal no está en el software sino en el ecosistema de usuarios”, apuntó.

Aunque su negocio principal continúa siendo el comercio electrónico entre consumidores (c2c), la compañía ha desarrollado herramientas como Mercadopago (que permiten cancelar las operaciones a través de cupones de pago, tarjetas de crédito o depósitos bancarios); Mercadoshops, una plataforma que permite a los emprendedores y PyMEs crear, en forma sencilla, su propio sitio de comercio electrónico, y el programa Mercadosocios que ofrece a los propietarios de blogs y páginas web colocar avisos de Mercadolibre y generar ingresos a partir de las visitas a estos sitios.

Actualmente es el principal sitio de e-commerce de América Latina. Está presente en 13 países de la región, y genera un volumen de transacciones de u$s 3.406 millones anuales, con una facturación superior a los u$s 216 millones en 2010. Cada segundo, el sitio procesa 600 búsquedas de productos y servicios, y en 2010, 11,3 millones de personas hicieron al menos una compra y 3,9 millones de personas vendieron algo a través de MercadoLibre.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar