Los silos, destionados a la historia

Unificar en un inventario los distintos repositorios de información y datos fue el reto que se propuso Telecom Argentina. Tras cuatro años de desarrollo, los responsables cuentan en exclusiva cómo superaron el desafío. 20 de Diciembre 2011
Los silos, destionados a la historia

A nadie, en una corporación, se le ocurriría crear sistemas por separado y por cada área de negocios. Diferentes plataformas, incompatibles entre sí, constituyen un escenario del cual cualquier especialista en Sistemas huiría.
Sin embargo, muchas corporaciones enfrentan hoy ese panorama. Las causas son el crecimiento no orgánico y las regulaciones, que impiden a un grupo empresario unificar firmas adquiridas de varios rubros.

Una de las excepciones conocidas es Telecom Argentina: la compañía logró unificar en un único inventario los distintos silos de sistemas. Antes, mientras el directorio pensaba en una solución tipo middleware, una interfaz que dialogue con cada sistema, desde el área Técnica, propusieron cambiar todo lo que fuera posible por un nuevo sistema. Finalmente, se logró hacer confluir todo en un inventario de redes unificado.

Cabe recordar que la red de Telecom se extiende por todo el territorio nacional e incluye tecnologías para brindar servicios a todos los segmentos de clientes, que hoy superan las 24 millones de conexiones. El inventario de la compañía incluye más de 27 millones de objetos, 81.000 equipos; 270.000 placas, 80.000 circuitos y es utilizado por más de 4.200 usuarios.

Más flexibilidad
El proyecto demandó cuatro años de trabajo, cerca de 173.000 horas/hombre y tuvo un costo de u$s 2 millones. “Lo que hicimos fue juntar las diferentes topologías en un gran repositorio absolutamente flexible”, afirma en diálogo con IT Business, Guillermo Desimoni, director de Servicios Informáticos de Telecom Argentina, la unidad encargada de lograr de hacer realidad el desafío. Según la empresa, la iniciativa permitió tener una visión integral de la red, como también ser el repositorio único para la obtención de información del estado de la misma tanto para usuarios finales como para procesos que lo requieran, como Ventas, Provisión y Activación.

Uno de los pilares que destacan los especialistas de la empresa es la flexibilidad. “Telecom no sólo va cambiando de tecnologías, sino también de proveedores y equipos, muy distintos unos de otros. Hace un par de años, entraron nuevos vendors, con equipos diferentes. Hoy, a medida que necesitamos desplegar una red nueva, hay que modelar los equipos nuevos para que funcionen en nuestro sistema. Por ejemplo, licitamos equipos para llegar a un nuevo barrio privado, y, en 20 días, tenemos que tener los equipos y la red integrados”, describe Claudio Miniussi, gerente de Desarrollo de Sistemas Técnicos.

Según la experiencia de la empresa, esta flexibilidad interna permite que los recursos se sumen sin que haya conflictos ni demoras. También, de cara al cliente es necesario tener toda la información posible, resaltan desde la firma, tanto para ofrecer la mejor atención como para brindarle a la fuerza de Venta los datos necesarios para incrementar los ingresos. “La compañía vende redes y, sobre ella, servicios. Es el core de nuestro negocio. Del otro lado, tenemos que tener al director, que pide mayor flexibilidad, porque no somos entes abstractos, como en unidades académicas, tenemos que tener toda la información para asistirlos”, asegura Desimoni.

El sistema de CRM de la compañía está vinculado al nuevo inventario, de manera que se pueda obtener en segundos los datos de qué servicios puede disponer un cliente o potencial cliente de la empresa. De esta forma, el cliente final probablemente nunca sabrá por qué, pero a partir de esta iniciativa, en Telecom aseguran que estará contando con una mejor atención y con mejores recursos.

Para desarrollar este proyecto, Telecom decidió trabajar con un equipo formado en un 65% por personal propio, con una intención clara: mantener el know how dentro de la compañía. Según comentan desde Telecom, la rotación del personal de Sistemas no es un problema. El motivo es simple: la programación es orientada a objetos (POO), un lenguaje que no es masivo, y, por ende, la oferta laboral es limitada. Por otra parte, genera fascinación. “En POO, nuestros recursos le ponen mucha más pasión a la programación”, expresa Miniussi. Un agregado no menor: la empresa se asegura sustentabilidad y mantener controlados los costos anuales de la operación.

Visión integral
Por otro lado, la tendencia nacional de priorizar la producción nacional parece haber pegado fuerte en la empresa. “Ni todo lo que se hace afuera es tan bueno, ni todo lo que se hace en el país es malo. Tenemos que demostrar, no sólo como Telecom, sino como argentinos que tenemos capital intelectual para hacerlo y al mejor costo posible”, resume Desimoni.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar