Los piratas chinos reescriben el guión del iPad

Sólo tres semanas después del lanzamiento mundial, han empezado a aparecer versiones piratas de la popular tableta iPad de Apple en las estanterías de tiendas online pero también en los negocios de zonas del centro comercial de productos electrónicos de Shenzhen, en el sur de China. 26 de Abril 2010
Los piratas chinos reescriben el guión del iPad
Quién alguna vez haya pensado que la política le sigue a la economía, ve en el caso de China cuán equivocado puede estar. Los hackers chinos acaban dar cuenta de que, en cuestiones de tecnología, su mercado no conoce de paciencias ni de licencias. Sólo tres semanas después del lanzamiento mundial, aparecerion versiones piratas de la nueva joya de Apple, la tablet iPad, en las estanterías de tiendas online y del mundo real en China.

La empresa de Steve Jobs había retrasado recientemente el lanzamiento internacional del iPad, después de que la enorme demanda en Estados Unidos encontrara desprevenido al fabricante de los populares iPhones e iPods. Pero los consumidores chinos, que buscan copias del último producto de moda de la compañía, no tienen que irse más allá del centro comercial de productos electrónicos de Shenzhen, la próspera ciudad del sur de China cerca de la frontera con Hong Kong, según revelaron periodistas de la agencia Reuters en un recorrido por el lugar.

Allí, tiendas minúsculas están atiborradas de versiones pirateadas de todo, que van desde el último sistema operativo de Microsoft, Windows 7, una ganga a US$ 2 cada uno, a un abanico de productos de Apple que incluye desde iPhones a MacBooks y el ligero MacBook Air. Después de exhaustivas preguntas a numerosos comerciantes, uno apellidado Lin ofreció el artículo deseado en una oscura habitación trasera en la quinta planta del mercado, lejos del tumulto.

Pesado y grueso con tres puertos USB y una forma más rectangular que el original, esta falsificación con aspiraciones de iPad, que funciona con un sistema operativo de Windows, parece más bien un iPhone gigante. Cuesta 2.800 yuanes (US$ 410), lo que supone que sólo es un poco más barato que el precio de venta del iPad, de US$ 499-699.

“Esta es sólo la primera versión preliminar”, dice Lin. “Aunque la forma no es exactamente la misma, la apariencia externa es muy similar a la del iPad, así que no creemos que afecte tanto a nuestras ventas”, añade, justificando los rápidos plazos de entrega para el desarrollo de la primera versión.

El original del dispositivo de entretenimiento de 10 pulgadas, en el que se pueden leer libros, reproducir música y vídeos y navegar por Internet, vendió más de 500.000 unidades sólo en su primera semana, y la continua demanda en Estados Unidos ha llevado a Apple a retrasar el lanzamiento internacional del producto a finales de abril. Los falsificadores chinos se han apresurado a llenar ese vacío. Taobao, el mayor mercado online de China, contiene cientos de ofertas del codiciado producto, muchos verdaderos pero algunos sospechosamente etiquetados como ‘artículos chinos‘ que afirman tener incluso mejores características que el de verdad.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar