Loma Negra va por los tableros a la carta en IT

La cementera invirtió U$S 300.000 en una plataforma de BI para mejorar sus tareas de análisis. Optimizó la toma de decisiones y potenció su estrategia de crecimiento. 15 de Octubre 2010
Loma Negra va por los tableros a la carta en IT

Con más de 80 años en el mercado, Loma Negra pertenece al grupo brasileño Camargo Correa desde 2005, cuando le pagó U$S 1.025 millones a Amalia Lacroze de Fortabat por la cementera y Ferrosur. La empresa posee en la Argentina nueve fábricas de cemento y cal, y seis plantas de hormigón. Su división Cemento factura U$S 600 millones en Brasil y otros U$S 400 millones en la Argentina. 

Hacia mediados de 2007, el conglomerado tenía objetivos de expansión y buscaba desarrollar un modelo de gestión y análisis que resultase replicable en otras compañías. La idea era que al adquirir una subsidiaria inmediatamente se estuviera en condiciones de medir su rentabilidad. “El gerente de Sistemas de Gestión nos dijo: ‘Necesitamos una plataforma que nos permita medir los principales indicadores’. Y respondimos: ‘Lo que precisa es una herramienta de Business Intelligence (BI)’”, cuenta Guillermo Chavez, actual jefe de Producto de Cemento de Ferrosur y, previamente, ligado a este proyecto en Loma Negra como analista funcional de Business Warehouse (BW)/BI. 

 Tanto en la Argentina como en Brasil, Camargo Correa es una empresa casi 100 por ciento SAP. Como la fuente principal de datos y la herramienta que utilizaban los usuarios para generar reportes era SAP BW, lo primero que se definió fue que el data warehouse seguiría siendo el mismo. Con lo cual había que buscar una plataforma de BI que fuese capaz de conectarse a SAP BW y brindara lo que ésta no ofrecía; esto es, tableros de control en Flash, funcionalidades para dispositivos móviles, alertas y envío de información a pedido.  

Evaluación con sorpresa
El análisis de proveedores se llevó a cabo en el segundo semestre de 2008 y duró un mes. Lo primero que se hizo fue ir a la matriz de Gartner para buscar los proveedores de BI que esta consultora destacaba como principales. “Llamamos a los cinco: MicroStrategy, Business Objects (BO, adquirida por SAP), Cognos (de IBM), Hyperion (de Oracle) y Microsoft; además incluimos a QlikView, que tenía buenas referencias”, apunta Chavez. Y agrega: “Les propusimos una metodología que denominamos ‘BI Day’. Les dimos una guía detallada de lo que tenían que presentar y les pautamos turnos para que pudieran mostrar cómo eran sus tableros y cómo era la integración con SAP, entre otras cosas, en el marco de una jornada que organizamos en nuestro centro técnico. Por otro lado, invitamos a un conjunto de usuarios y gente de Sistemas de la Argentina y Brasil”.  La primera etapa de la compulsa duró dos días. La gente de Loma Negra tenía una grilla de evaluación (una para usuarios y otra para el personal de Sistemas) que completaba luego de cada presentación.  

Los finalistas fueron BO, Microstrategy y Cognos: “Durante la segunda etapa, les dimos dos semanas para que se conectaran a nuestros sistemas e hicieran todo lo que decían que se podía hacer con su solución”, comenta Chavez. Los  proveedores se fueron escalonando y luego se organizó otra jornada para presentar los resultados. “Pautamos una nueva grilla con una agenda que incluía una prueba sorpresa: mientras cada proveedor estaba conectado a nuestro warehouse, le dábamos un plan de venta y tenía que levantar el Excel, conectarse al BW por medio de su herramienta, levantar los datos, hacer una comparación y calcular los porcentajes, todo en vivo”, cuenta Chavez. 

Recién entonces, ya concluidas las presentaciones, se solicitó que pasaran el precio. “Hasta allí teníamos un empate técnico entre BO y MicroStrategy. Entonces fuimos a los sobres, y como MicroStrategy era la más barata, fue la seleccionada”, refiere Chavez.  

Loma Negra adquirió 290 licencias de la solución MicroStrategy  versión 9, con una inversión de U$S 300.000 (entre licencias, capacitación, tres meses de consultoría y dos servidores). Y en enero del 2009 dio comienzo la implementación.  Ante la consulta de Information Technology, los proveedores que resultaron finalistas, Business Objects (de SAP) y Cognos (de IBM), declinaron formular declaraciones sobre el proceso de selección.    

Por niveles
Lo primero que se llevó a la plataforma de BI fue la parte de producción. Los tableros fueron creados siguiendo la metodología OEE (Eficiencia General del Equipamiento, por sus siglas en inglés), que ya usaba Loma Negra para medir la efectividad de la producción. Ese desarrollo se planteó en tres niveles de información: operativo diario, gerencial diario y estratégico. “Antes el usuario consultaba esta información directamente en SAP R3, pero no podía verla gráficamente ni segmentada por niveles”, destaca Pablo Barbarelli, analista funcional de BI/BW de Loma Negra. 

Posteriormente, se continuó con el área Comercial de la Argentina, donde se desarrollaron varios tableros apuntando a diferentes perfiles de usuarios y siguiendo una metodología denominada Gerenciamiento Matricial de Ventas (GMV). “En el pasado, esta información se llevaba a un Excel y luego se pasaba a un PowerPoint; ese proceso demandaba 10 días y era propenso a errores —comenta Barbarelli—. Ahora, una vez que el período de facturación está cerrado, automáticamente se obtiene la información.”  Antes de implementar MicroStrategy, la compañía estaba a punto de desarrollar el proyecto de Balanced Scorecard (BSC, que implicaba el diseño de todos los mapas estratégicos). Y decidió hacerlo a través de la plataforma de BI, con la particularidad de que la información que se mostraría no estaba ni en SAP R3 ni en el BW (tenía que generarse un flujo de información nuevo para explotarlo en MicroStrategy). Originalmente se pensó en arrancar la implementación de BI con este proyecto, pero como buena parte de los indicadores que se querían mostrar no estaban ni siquiera definidos, se decidió empezar por las áreas ya señaladas. 

La iniciativa de BSC finalmente arrancó en agosto de 2009, cuando el concepto ya estaba maduro. “Fue el proyecto más grande que desarrollamos en MicroStrategy; son más de 250 tableros de control que  muestran indicadores de toda la compañía, tanto de la Argentina como de Brasil”, comenta Barbarelli. 

A esta etapa le siguió el proyecto Mobile: “La idea era que todos los directores, gerentes y representantes comerciales que están todo el día en la calle con su Blackberry pudieran seguir las ventas mensuales e incluso tener información diaria”, detalla el analista.  Actualmente, ante la eventual compra de una empresa, el grupo brasileño —que en la Argentina también se hizo con Alpargatas— “ahora puede cargar rápidamente los datos y en unas horas tiene corriendo un tablero con los indicadores de la nueva firma. Además pueden hacer trazabilidad y potenciar las ventas mediante ‘cross selling’, entre otras ventajas”, asegura María José Yanno, ejecutiva de Cuentas de MicroStrategy. Chavez recuerda que en la etapa previa al uso de la herramienta de BI, “un analista de marketing se podía pasar el 80 por ciento del día armando la información y el resto analizándola. Ahora es al revés: sólo tiene que dedicar el 20 por ciento del día para consolidar la información y el resto es análisis”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar