Llamadas bajo control

PBS nació en 2007 para brindar servicios de detección de fraude y aseguramiento de ingresos en telecomunicaciones. En 2010 llegaron a su primer millón. 12 de Octubre 2011
Llamadas bajo control

Fue la experiencia personal de cada uno de los socios la que empujó, casi por decantación, el surgimiento de Pampa Business Solutions (PBS).

Los tres, Fabián Pivato (director), Maximiliano Kreiner y Adrián Plohn (ambos con el cargo de Business Solutions manager) se conocieron en el mundo corporativo de las telecomunicaciones, en Telintar (empresa de servicios de telecomunicaciones internacionales que tras la privatización de Entel quedó repartida por mitades entre Telefónica y Telecom) y Techtel Telecomunicaciones (del grupo Techint, posteriormente fusionada con AT&T, de la que surgió Telmex).

Pivato y Plohn se encontraron en la primera, donde compartieron casi cinco años juntos y volvieron a trabajar juntos en Impsat, hoy Global Crossing. En 2005, los tres coincidieron en Telmex. 

Alguno más enfocado en la tecnología y otro más con vinculaciones comerciales y de negocios (aunque los tres son egresados de Sistemas), cayeron en la cuenta de que sus requerimientos en el área del control de fraudes no tenían una solución accesible.

“Estaba a cargo de ese sector en Telmex y no veía herramientas disponibles, las tenía que autogenerar. Todas las que había venían del exterior y eran muy caras”, recuerda Pivato. Y agrega: “Vimos ese vacío y nos lanzamos a armar algo propio. La idea fue hacer un desarrollo de software que cubriera esta necesidad”. 

La conformación de Pampa Business Solutions fue el resultado de esa apuesta y tomó forma en 2007, aunque comenzó a funcionar al año siguiente. El desarrollo del producto, la contratación de recursos —tanto físicos como intelectuales— demandó una inversión inicial de $ 60.000.

La prueba de fuego llegó de la mano de CPETEL (Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa, La Pampa) y comenzó con una primera compra de módulos (de tasación de eventos —como se denomina a las llamadas en el sector de telecomunicaciones—) y a los pocos meses, luego de analizar los resultados, les compraron el módulo de control de fraudes.

“Nos permitió analizar, controlar, gestionar e incluso facturar los eventos registrados, detectando cambios, irregularidades, fraude o desvíos de consumo. El módulo de fraude nos permitió ver incrementos en el volumen de llamadas de usuarios que normalmente no tenían ese perfil de tráfico y tomar medidas preventivas y correctivas de manera inmediata”, comenta Fabián Denda, gerente de Telecomunicaciones de CPETEL, que brinda suministro de energía eléctrica, alumbrado público, gas, Internet y telefonía, cuenta con más de 50.000 usuarios, cerca de 400 trabajadores y una facturación anual de más de $ 100 millones.

“El resultado ha sido muy satisfactorio. Por un lado nos resolvió la detección de irregularidades que nos eran muy dificultosas de encontrar y por el otro nos permitió avanzar en un servicio más personalizado a nuestros usuarios”, explica Denda. 

La evolución de PBS dio el salto durante 2010, cuando entraron en conversaciones con uno de los principales operadores de triple play de Buenos Aires. “Fue un gran desafío porque los volúmenes de información y transacciones que empezamos a manejar eran cientos de veces más importantes que con otros clientes. Los niveles de calidad que teníamos que comprometer eran muy altos y hubo que reemplazar implementaciones que ya tenían. Creo que nos sirvió para consolidar el producto en lo que tiene que ver con la confiabilidad”, afirma Plohn.

Además, les permitió llegar al millón de pesos de facturación en el año, con ocho empleados fijos (además de programadores y especialistas que entran de acuerdo a los proyectos), y manejar una cartera de alrededor de 10 clientes grandes y directos.    

Las telcos, en primer lugar
La Suite PBS, el producto insignia, es un conjunto de soluciones para gestión de eventos, con un modelo centralizado de datos y aplicaciones que van desde controlar fraudes (en redes de voz, sea en las tradicionales centrales PBX o con tecnología IP), hasta tasar llamadas para poder facturarlas, correlacionar eventos para detectar pérdidas de ingresos (en toda la cadena, tasaciones, cobranzas, morosidad) o buscar enrutamientos óptimos para reducir costos.

“El diferencial es que normalmente lo que hay en el mercado son soluciones para tasar, soluciones para fraude o para reducir costos. Nosotros hicimos sobre un mismo modelo una solución integrada desde su nacimiento, con las aplicaciones de software y servicio de consultoría”, destaca Pivato. El sistema se basa en una plataforma open source. “Corre sobre Linux con base de datos PostgreSQL”, comenta Kreiner, ingeniero en Sistemas por la UTN. 

Si bien apuntan principalmente a las cooperativas telefónicas (existen alrededor de 200 en la Argentina), aseguran que el producto puede ser útil para compañías con grandes transacciones, como bancos, prepagas o tarjetas de crédito. 

“No hay tanta prensa en la seguridad en las redes de voz, por eso tratamos de dar charlas o cursos. A nivel mundial las pérdidas por fraudes en PBX y sistemas de correo de voz alcanzan los U$S 15.000 millones anuales”, grafica Pivato, que añade que a nivel empresa “un fraude sobre esa PBX son aproximadamente U$S 2.000 por hora”.

El esquema de fraude suele ser el siguiente: el defraudador "reconfigura" la central PABX para que una llamada entrante pueda redirigirse a otra red pública, con lo que se convierte a la central telefónica de la empresa en un “activo público” y se cursan llamadas al exterior. “Nosotros trabajamos en la prevención o en la disminución de riesgos, ayudando a configurar correctamente los equipos y en la detección de llamadas en tiempo real”, sostiene.

A nivel de aseguramiento de ingresos, donde algunas de las llamadas pueden no ser bien procesadas, de las millones y millones en cuestión (sobre todo en el caso de un servicio de telecomunicaciones), un promedio de entre 3 y 8 por ciento normalmente se pierden. 

“Es una solución que va muy de la mano de una consultoría. Evaluamos los procesos, vemos dónde puede haber más pérdidas y la forma de automatizar la herramienta para generar controles periódicos. Siempre hay una diferencia entre lo que es la realidad y lo que reflejan los sistemas”, afirma Plohn. 

Los próximos pasos pasan por la internacionalización de la firma, con el foco puesto en países como Brasil, Colombia y Venezuela, donde ya participan de licitaciones, con el objetivo de expandirse. Pero sin dejar de lado la expansión local, donde buscan ampliar su negocio a otras industrias más allá de las telecomunicaciones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar