Librerías digitales: la dimensión hace la diferencia

Algunos países comienzan con sus proyectos para digitalizar las bibliotecas nacionales. Mientras tanto, Google continúa sus problemas con las editoriales y los autores de algunos textos. 08 de Febrero 2010
Librerías digitales: la dimensión hace la diferencia

Los lectores digitales comenzaron a tener problemas una vez que el mercado se prometió a crecer exponencialmente. Si bien los libros se venden en Internet desde la Aparición del primer Kindle de Amazon en 2007, este año parece que la batalla entre autores y  compañías va a tener varios capítulos.

En este contexto, Google es uno de los menos beneficiados. Desde que comenzó su proyecto de Google Books, su biblioteca virtual está pasando por una serie de demandas e investigaciones judiciales. Ahora, la compañía anunció que retirará más de un centenar de obras francesas de su biblioteca digital.

Según informa la agencia de noticias EFE, Google habría sumado a su biblioteca online una serie de títulos sin la autorización de sus autores por lo que piden la remoción inmediata.  Un vocero de la compañía confirmó la noticia que ya había sido publicada por el diario “Le Figaro”, que aseguraba  la presencia de textos de la editorial La Martinière señaladas por el tribunal y la denuncia a Google por “falsificación de derechos de autor”

Fuentes de Google explicaron que la decisión de retirar las obras se enmarca dentro de la estrategia habitual de la empresa, que retira las obras de los editores que lo soliciten, sin necesidad de iniciar un proceso legal, según EFE.

Mientras las disputas con los grandes proveedores continúan sin resolución, muchos países quieren desarrollar sus propias bibliotecas digitales. De hecho, Francia está invirtiendo 750 millones de euros en un proyecto de digitalización de libros con el fin de reforzar su portal propio, Gallica, y lanzar un nueva biblioteca online de la Unión Europea que será conocida como “Europeana”.

Del mismo modo se está planeando la Biblioteca Británica, un proyecto que permitirá la descarga digital de obras del siglo XIX. La biblioteca virtual británica contará con más de 65.000 obras de ficción y estpá financiada por Microsoft por una cifra que no fue revelada.

En este caso, las personas que tengan acceso al Kindle podrán descargar estas obras sin ningún tipo de recargo.  La directora de la Biblioteca Británica, Lynne Brindley, dijo que pondrá a disposición de la población “libros históricos de las estanterías y la posibilidad de revolucionar el acceso a los recursos de la mayor biblioteca del mundo”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar