Las claves de la denuncia penal a Cuevana

El fiscal Ricardo Sáenz presentó la documentación para iniciar la causa penal contra la plataforma de streaming de películas. Tomás Escobar, responsable del sitio, sostiene que "va a pérdida" y que está "haciendo un último esfuerzo por ideales". 19 de Marzo 2012
Las claves de la denuncia penal a Cuevana

Tomás Escobar debe sentirse en una película de terror. Con tan solo 22 años fue denunciado penalmente por infringir la ley de propiedad privada al ser el responsable de Cuevana, la plataforma de streaming de películas online. Basta con buscar un poco en Twitter para ver que muchos de sus 15 millones de usuarios hicieron del sitio una bandera y le envían mensajes de apoyo a Escobar. Pero de la misma forma que captó el cariño de los usuarios, se ganó un enemigo con peso propio: la industria cinematográfica.

Las internacionales 20th Century Fox, Disney, Paramount Pictures, Columbia, Unviersal, Warner Bros, Turner, HBO y la local Telefe comenzaron las investigaciones que desencadenaron en la denuncia del fiscal Sáenz contra Escobar y Mario Cardosio y David Fernández.

A continuación, Infotechnology.com recopila las cinco claves dentro del caso:

Contra la industria. Escobar, la cara visible detrás del proyecto, sostuvo ante
Página/12  que “somos un puñado de adolescentes veinteañeros combatiendo contra una industria de miles de millones de dólares”. Sostuvo también ante Clarín que Cuevana “da pérdida” y que está haciendo un “último esfuerzo por ideales”. Sáenz no parece creer mucho en estos dichos. ““El va a decir que está perdiendo plata, que lo hace para mostrarle a las productoras que tienen que cambiar su formato de negocio. Salvando las distancias es como que salgas a robar un coche de noche pero que digas que lo hacés para que los que tienen coche se den cuenta que no lo tienen que dejar en la calle”, sostuvo el fiscal en una entrevista a este medio.

Delito.  "Está clarísimo que es delito, por más que él dice que no. Se está violando la propiedad intelectual", afirmó Sáenz a Infotechnology.com. Escobar todavía no sabe si va a presentarse ante la Justicia. “Lo que te puedo asegurar es que no estoy cometiendo ningún delito. Estoy  tranquilo. Sigo siendo el mismo pibe de San Juan que vive de trabajos freelance como programador”, aseguró.

Cómo funciona. “(Cuevana es) como cualquier buscador. El usuario busca títulos de largometrajes, series de TV o películas y, en caso de encontrar fuentes indexadas, se las presenta al usuario para que haga con eso lo que quiera, en este caso reproducirlas”, describió Escobar.  Por el contrario, Sáenz sostuvo ante este medio que “Cuevana no es un buscador como Google”.  “Sitios como Cuevana están montados para violar la ley.  Ellos tienen conocimiento de que el material es ilícito, si te dan un catalogo es que saben que hay adentro”, afirmó el fiscal.

Publicidad.  Escobar aseguró que el fiscal “se contradice. No entiendo cómo puede ser un negocio un sitio que no tiene anuncios, que no tiene estructura, no tiene una empresa y eso te delimita totalmente a la hora de ser un negocio”. Pero según la investigación de Sáenz, la publicidad existió al momento de la investigación. Por su parte, el responsable de Cuevana admitió que la misma era usada para “bancar los servidores”.

Donaciones. “No puede interpretar que sea un negocio si se han donado entre 100 y 200 dólares en toda su historia, pero no tiene nada que ver con lucrar. No es una ganancia, sino una pérdida”, subrayó el responsable de Cuevana. Sáenz no niega ni afirma los dichos de Escobar sobre este tópico. ““El juez tiene que investigar el camino del dinero de PayPal y Dinero Mail. Yo no tengo esas facultades. Le pido al juez que le ordene a estas empresas saber cuáles son las cuentas bancarias asociadas a estas para ver que monto posee. Yo no puedo descartar lavado de dinero. Si le donan US$ 1 millón, ¿de dónde salió ese dinero?”, dijo a este medio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar