La tablet, ese objeto de deseo

Entre la marea de nuevos dispositivos, las tablets aportan estilo, prestaciones e imagen. Buscan su espacio en el mundo corporativo, pero, ¿son complemento o reemplazo de notebooks y smartphones? 14 de Octubre 2011
La tablet, ese objeto de deseo

Distintas visiones, usos y pensamientos aplicados a una misma aparición. Desde que Apple presentó su revolucionario iPad a principios de 2010, las empresas piensan en cómo incorporar estos dispositivos. Primero, las tablets llegaron a las oficinas de la mano de ejecutivos de alto rango, como una opción más “a mano” para leer y responder e-mails, analizar reportes, descargar archivos o documentos y realizar presentaciones. 

Lo cierto es que las gerencias de Sistemas de a poco empiezan a dar pasos hacia su adopción. El principal escollo, se puede prever, pasa por la relación costo-productividad. ¿Qué tan necesaria resulta una tablet si se puede hacer lo mismo con un smartphone o con una notebook?, se preguntan los CIOs antes de presentar un proyecto o tomar alguna decisión.

“Es fundamental identificar claramente, al momento de definir los componentes a utilizar, qué función van a cumplir dentro de la organización”, advierte Julián González, director de Sistemas de Gefco Argentina.

 Como empresa de logística —que en el último año facturó $ 576 millones y emplea a 646 personas en la Argentina (con una base de 30 en el área de Sistemas y Tecnología de Desarrollo)—, la apuesta a la movilidad es prioritaria, con equipos de radiofrecuencia, terminales con navegación WAP, notebooks y smartphones, que en total suman unos 450 dispositivos móviles.  

“Entendemos a las tablets como una solución orientada y con ventajas en la reproducción multimedia y lectura de contenidos digitales, pero no como una solución integral en sí misma que excluya la utilización de una notebook”, afirma González.

La visión puede cambiar según la especialidad de cada compañía o el uso final de los equipos. Para presentar o promocionar un determinado producto, una tablet puede cumplir y con mejores prestaciones frente a una notebook o un smartphone.

“Tenemos un proyecto para usar las tablets en la parte promocional. A nivel mundial ya funcionan, la fuerza de ventas encuentra cierta ventaja en su uso y, en este sentido, reemplazan a los smartphones. Obviamente, no así en la parte de telefonía”, detalla Pedro Fehlauer, CIO de Novartis para la Argentina y Chile, que en una primera etapa dispondrá de 60 dispositivos, lo que demandará una inversión de algo más de U$S 100.000 (U$S 1.000 por tablet y otros U$S 50.000 para la implementación). 

“Si tuviera que decir a qué equipo vienen a reemplazar, me inclino más por la notebook que por el smartphone. Por lo menos para nosotros, que las usamos para presentaciones”, sostiene Gustavo Del Vecchio, gerente de Sistemas de Hotel Emperador Buenos Aires.         

Lo cierto es que la llegada de las tablets generó alta repercusión entre los usuarios, sobre todo por su flexibilidad para ser trasladada (menor tamaño y peso que las notebooks), comodidad para redactar (más “amigable” que un smartphone) y autonomía (duración de la batería), añadido el perfil de lectura (tamaño de pantalla) y de interacción (redes sociales). Las contras pasan por el precio, lo delicado del dispositivo y que es demasiado “vistoso” para andar por la vía pública. Además, “la curva de desarrollo de herramientas o aplicaciones de uso corporativo es todavía precoz. En dos años puede ser más accesible”, destaca un referente de Sistemas de una compañía energética, que prevé incorporar 20 tablets para la parte comercial.           

A la cancha
Quienes ya las tienen en acción, en su mayoría, las utilizan principalmente para las áreas comerciales y de ventas. En el caso del Hotel Emperador, se incorporaron tres iPad para realizar presentaciones de los salones y lugares de comida a los clientes o empresas. “La ventaja es que permite un uso más liviano y cómodo que la notebook”, afirma Del Vecchio.

El ejecutivo, que tiene a su cargo a dos personas permanentes y una tercerizada en la gerencia de Sistemas, admite haber analizado su uso para otros proyectos, como forma de visualizar la carta en el restorán o para realizar el check-in a distancia, mientras los turistas cubren el trayecto del Aeropuerto de Ezeiza o Aeroparque al hotel (incorporando equipos en los micros o combis).

“Está en análisis, porque la gente ya está familiarizada con estos equipos pero todavía no estamos seguros de implementarlos porque son pocas las veces que realmente los utilizaríamos, aunque tendría un beneficio en cuanto a agilizar los procesos”, sostiene. 

En Novartis buscan aprovechar las animaciones interactivas para que los visitadores médicos ofrezcan a los profesionales médicos el funcionamiento de una determinada droga, a través de la animación, y que se visualicen los avances en el desarrollo de medicamentos. De los 60 dispositivos que piensan incorporar, todos serían iPad.

“Es el modelo más conocido y además tiene una arquitectura aprobada a nivel global en Novartis, con el sello de homologación para utilizar el w-mail corporativo, herramientas y aplicaciones propias”, destaca Fehlauer. Además, desde el punto de vista tecnológico, resalta el hecho del sistema de actualizaciones a través de iTunes.

 Aunque, por detrás de todo esto, también hay una cuestión económica, desde el punto de vista de la impresión de papel y la logística. “Es un ahorro que paga el costo y el mantenimiento de los dispositivos”, sostiene el CIO del laboratorio que en 2010 facturó $ 1.065 millones (incluye Novartis Argentina y Sandoz). 

Más allá del iPad, la Galaxy Tab de Samsung hizo pie en Cine Hoyts. El acuerdo, para los tres principales dispositivos de la empresa coreana (la tablet, el Smart TV y los smartphones) permite a través de una aplicación consultar la cartelera, visualizar próximos estrenos y ver en alta definición los avances de las películas. “Es el gran diferencial contra otros dispositivos. Como segundo paso planeamos la reserva y la compra de entradas”, afirma Martín Romero, gerente de Sistemas y Tecnología de Cine Hoyts.

También se prevé para este año su uso en las salas Premium (Dot Baires Shopping) y, puertas adentro, en los shopping Abasto y Unicenter ya se utilizan tablets de Samsung para agilizar las colas, con entre tres y cuatro equipos por centro comercial. “La idea es posicionarse dentro del mercado de cines como la empresa tecnológica del sector y mejorar la imagen, pero los dispositivos que usamos, sean tablets, celulares o notebooks, no compiten, sino que se complementan. Apostamos a la diversidad de dispositivos”, detalla Romero, que define a las tablets como un canal nuevo y novedoso.

Aunque todavía no se ha masificado, tanto en su utilización como en el desarrollo de los programas disponibles para su aprovechamiento, las tablets empiezan a desembarcar en el mundo corporativo. Por ahora, como la tendencia de reemplazar desktops por laptops, avanza de a poco.

“Va a llegar un punto en que, en nuestro caso, va a reemplazar a muchos smartphones. Estimo que será en uno o dos años, cuando la funcionalidad de la tablet supere el costo de tener que darle dos dispositivos a un vendedor”, pronostica Fehlauer.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar