*

La solución del Gran DT: el jugador de la fecha

Clarín logró monitorear la demanda de recursos de procesamiento y mejorar la respuesta a los usuarios del Gran DT con una inversión de $ 500.000. Los highlights y la tecnología implementada. 26 de Abril 2010
La solución del Gran DT: el jugador de la fecha

Hace más de una década nacía “Gran DT”, juego que permitió sacar al director técnico que todo argentino lleva adentro y que se convirtió en un nuevo aditamento en las charlas de los lunes entre los más futboleros. 

Corría 2008 y el objetivo era volver a lanzar la marca Gran DT y reposicionarla como un producto estelar del diario Clarín en el segmento deportivo. Al igual que la primera edición en papel, la versión digital del juego también resultó un éxito que desembocó en la necesidad de contar rápidamente con una mayor disponibilidad y performance de su sitio de Internet. Estaban en juego la imagen del producto, de la empresa y en riesgo los ingresos provenientes de los anunciantes del Gran DT. 

Según Christian Bernard, jefe de Nuevos Negocios de Proyectos Web de la gerencia de sistemas de AGEA (sociedad editora de Clarín y Olé, entre otras publicaciones), “lo que sucedió es que al principio esperábamos tener 500.000 jugadores y unos 9.000 usuarios concurrentes, pero tuvimos más de dos millones de jugadores y alrededor de 80.000 usuarios simultáneos, por lo que tuvimos que iniciar un proceso de reingeniería. Se notaba que estaba muy lento el sistema y que había problemas en la conexión”.  También se encontraron con que el hardware estaba subdimensionado y aparecían problemas de diseño de software, un desarrollo interno de la empresa. “Empezamos a “tunear” un montón de aspectos de la aplicación para mejorar la performance”, recuerda Bernard. 

Guillermo Stancanelli, jefe de Desarrollo de Sistemas de la Gerencia de Sistemas de AGEA, completa el panorama: “Pusimos mucho énfasis en el procesamiento. La parte más fuerte del Gran DT, previo a la versión online, había sido poder procesar a un ganador en no más de 50 minutos. Pero cuando en la versión digital empezamos a procesar a los ganadores de la semana, más los acumulados y los de cada torneo de amigos, tuvimos un desborde de afuera hacia adentro. Es decir, entraba mucha gente con una demanda de consulta que no estaba previamente calculada”. 

A decidirse
Ante semejante escenario era evidente la necesidad de hallar una solución que ayudara tanto en el diagnóstico como en la implementación, para cubrir las altas demandas del Gran DT. Para el grupo Clarín, que facturó por encima de los $ 5.700 millones en 2008 y que tiene alrededor de 1.200 empleados, las opciones que se presentaban eran dos: apelar a una herramienta del mercado o encarar un desarrollo interno. 

La solución no estaba lejos, sino que provino de una empresa que ya trabajaba con Clarín: SAM Sistemas. El proveedor les propuso hacer una prueba con la solución Wily, de CA —producto de la adquisición de Wily Technologies por parte de CA en 2006, en U$S 375 millones— para evaluar las funcionalidades en lo que se refiere a identificación de fallas, monitoreo y administración de performance y optimización de los sistemas. 

Stancanelli cuenta cómo fue que llegaron a Wily: “Como nosotros tenemos a SAM Sistemas como proveedor de recursos, más otras herramientas de programación que ya le habíamos adquirido a ellos, tenía presente a los productos de CA. Entonces, hicimos un piloto con Wily y pasamos enseguida al productivo”. Según el ejecutivo de IT de Clarín, la implementación, de la cual participó también gente de SAM Sistemas y CA por la magnitud del proyecto, fue bastante veloz.  “El proceso duró unos tres días y pasar del piloto al productivo fue cuestión de horas”, comenta Stancanelli. 

Con respecto a CA Wily, Daniel Tovillas, director de SAM Sistemas, explica que “es un producto que se monta sobre los servidores de aplicaciones. Hay muchas herramientas de monitoreo en el mercado, pero no monitorean a nivel de qué es lo que está pasando adentro. Es decir, controlan si el servidor está caído, pero no, por ejemplo, cómo está la carga lógica de objetos o cómo está la memoria”. Dos características se destacan en CA Wily, según Tovillas: “Una es predecir qué problemas habrá antes de que empiecen a impactar en los clientes. Y la otra cualidad importantísima es la detección de problemas, que es una especie de análisis forense”.  

Multiplicados
Los desafíos que debía superar Wily para tener éxito correspondían a dos factores críticos para la operación del juego: los tiempos y los volúmenes transaccionales que abarcaba. “Como diario, nosotros tenemos mucha experiencia en exponer información estática, pero no tanto en transacciones. Con el Gran DT, en cambio, el espectro iba desde hacer cambios en el equipo y contar los puntos a poder calcular que los equipos armados no sobrepasen el límite de dinero para la compra de jugadores”, comenta Stancanelli. Además, los dos millones de usuarios se multiplicaban dentro del sistema, ya que en realidad se trataba de dos millones de jugadores por “N” cantidad de fechas y “N” cantidad de equipos, porque la lógica del juego permite tener un equipo diferente en cada fecha. 

En palabras de Bernard, “gracias a este proyecto pudimos dar un salto cualitativo con respecto al producto que le ofrecíamos a la gente y tener un sitio bien navegable. Nos permitió sacar una radiografía de todos los aspectos técnicos, monitorear un espectro completo de aplicaciones y de transacciones en un ambiente complejo de uso en tiempo real con muchos usuarios”. 

Wily también permitió redimensionar el hardware  —los ayudó a comprar equipamiento y reasignar los servidores que quedaron disponibles— y efectuar cambios en aspectos de la lógica de programación que hicieron que la aplicación funcionara más rápido. “Necesitábamos una herramienta que nos informara cuándo nos estábamos acercando a un momento crítico, como para saber si teníamos que poner algo más de hardware, en paralelo, para atender todos los requerimientos”, apunta Stancanelli. 
Así, la solución se utilizó en todas las ediciones siguientes del Gran DT, incluyendo la que está en curso en el actual torneo Clausura 2010. 

El proyecto, que requirió una inversión en el orden de los $ 500.000, resultó un éxito y apoyó el crecimiento del juego, que alcanzó picos de entre 80.000 y 90.000 usuarios al mismo tiempo, momentos en los que el sistema respondió sin problemas. Por eso la herramienta seguirá formando parte de la columna vertebral del juego e, inclusive, en el área de IT de Clarín están pensando en implementarlo en otras empresas del grupo.

Ficha técnica:
Solución: Wily, de CA
Proveedor: SAM Sistemas
Software: Red Hat, Windows 2003 (Standard y Enterprise) y HPUX
Bases de datos: Oracle, SQL Server y MySQL, Correo Exchange 2003, Data Protector, Control-M, CA Wily, Tivoli, entre otros.
Hardware: 1.000 PCs (Dell y HP), 200 laptops Toshiba y servidores HP y Dell.
Telecomunicaciones: Cisco Adaptive Security / Appliance, switch borde Cisco, enlace redundante a Internet de 20Mb, entre otros.


 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar