*

La seguridad física, materia pendiente

El mercado de soluciones de vigilancia, control de accesos y resguardo de activos todavía tiene un alto margen para crecer en el ámbito local de la mano de nuevas tecnologías, cada vez más eficientes y fáciles de administrar. 15 de Marzo 2010
La seguridad física, materia pendiente

La necesidad de proteger los activos de las empresas, de ahorrar costos y aumentar la eficiencia de la infraestructura mantuvo en pie al negocio de la seguridad física durante 2009 en la Argentina, según expresan a Information Technology proveedores y analistas locales. Sin embargo, queda aún un amplio margen para crecer, debido al bajo valor agregado que predomina en las aplicaciones en esta actividad, en especial en el área de video vigilancia, donde todavía reinan los sistemas de circuito cerrado de televisión. “En 2009 tuvimos una mayor demanda por parte del mercado”, señala Gabriel Zurdo, socio de Ernst & Young. “Notamos un mayor nivel de concientización sobre la problemática, generando así la necesidad de recurrir a expertos en el tema para mejorar los controles que protegen los principales activos de las organizaciones”, precisa. Para este analista, los impulsores que generaron el aumento en la demanda fueron “cuestiones de seguridad coyuntural” y “la necesidad de lograr una mayor eficiencia y ahorro en la estrategia de seguridad física”.

En Logicalis, un proveedor de soluciones basadas en protocolos de Internet (IP), evalúan que el año pasado hubo “un crecimiento en la demanda de este tipo de soluciones por parte del mercado financiero y de las distintas dependencias del sector público”. Según los datos suministrados por Fabio Branca, manager de Desarrollo de Negocios de Tecnologías de Video de esta firma, la facturación de 2009 sobre 2008 en soluciones de seguridad física registró un crecimiento del 30 por ciento.

Más moderados se manifiestan otros jugadores del sector. Según Alfredo Rodríguez, manager de Canales para América latina de MacroSeguridad, proveedor de lectoras y tarjetas de proximidad, y soluciones de seguridad lógica, las ventas aumentaron un 17 por ciento. “Tuvimos un año bastante atípico, porque casi todos nuestros proyectos están relacionados directamente con Gobierno. Por esta razón muchos proyectos fueron demorados o directamente no salieron en 2009”, admite. 

Juan Pablo Tavil, manager Regional de Ventas para el Cono Sur de Axis, fabricante de cámaras de video IP, estima que sus ventas tuvieron un alza de 11 por ciento sobre 2008. En 2009,  junto a Telefónica, esta empresa instaló el sistema de video vigilancia urbana del municipio bonaerense de Berazategui (ver Information Technology N° 145), y cámaras de video en las boleterías y garajes de la empresa de ómnibus Flechabus. 

En espera
Aunque observa “un mayor grado de concientización en el mercado” sobre la necesidad de aplicaciones de valor agregado en la seguridad física, Zurdo advierte que aún se encuentra incipiente “la toma de conciencia e inversión por parte de las organizaciones”. Pablo Selzter, director de Netpoint, un distribuidor mayorista de valor agregado enfocado al retail, coincide con el diagnóstico del socio de Ernst & Young: “El mercado argentino siguió una tendencia de alinearse a soluciones mayoritariamente de bajas prestaciones y costos”. Y Branca señala que esta realidad se refleja, por ejemplo, en que “gran parte de las organizaciones todavía cuentan con soluciones analógicas del tipo Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), principalmente debido a su bajo costo”.

 ¿Cuál es la oferta del mercado? Aunque se mantiene el retraso en la llegada de aplicaciones y productos creados y desarrollados en los mercados más adelantados, en el catálogo de los proveedores ya figuran dispositivos y sistemas avanzados como el análisis de video en tiempo real a través de software.

Por ejemplo, MacroSeguridad incluye productos de autenticación de usuarios y firma digital a través del BioToken (BioPass3000), tarjetas inteligentes y tokens USB como la línea ePass. “Hoy en día, más allá de tener accesos físicos controlados a diferentes áreas restringidas, el acceso lógico ha cobrado una importancia en igual o mayor medida” que la seguridad física tradicional, “ya que es necesario saber qué usuario está detrás de cada PC”, afirma Rodríguez. Para lograr este objetivo las organizaciones utilizan tecnología PKI (con el uso de certificados digitales), y tecnología contact y driver-less como ePass OTP (One Time Password). En esta compañía, la autenticación de usuarios y la firma digital representaron en 2009 el 78 por ciento de sus ingresos, mientras que el resto correspondió a soluciones de proximidad. 

Logicalis, que también tiene entre sus clientes al Estado nacional y a gobiernos provinciales y municipales, intenta “evangelizar” en estos y en otros segmentos acerca de las soluciones de seguridad física de Cisco, sobre las cuales está certificado oficialmente. Se trata de un conjunto unificado de soluciones que se integran a la red IP para el control y la protección de los activos de una organización y la seguridad del personal. “La principal ventaja es que permiten la convergencia de la seguridad IT con la seguridad física, ambas corriendo en la red IP”, remarca Branca. Entre las líneas de productos figuran cámaras IP de alta definición, una de las cuales incluye un procesador de señales digitales inteligente, que facilita la incorporación de aplicaciones para análisis de video en tiempo real. Así, los protocolos IP tienden a convertirse en omnipresentes en las organizaciones. Branca señala que se pueden aplicar al sistema de control de acceso físico, con módulos de hardware (para la conexión de cerraduras, sensores de puertas y lectoras de tarjetas con la red IP) y software (utilizado para la administración, configuración de los módulos, monitoreo de actividad y generación de reportes, entre otros). 

Salto cualitativo
Para Zurdo, el mercado debe dar un salto hacia una mayor calidad. Para el analista, 2009 “estuvo marcado por los riesgos que vivió el país desde un punto de vista político y social, donde fue necesario el refuerzo de controles para garantizar la seguridad física de las organizaciones”. En tanto, considera que en 2010 “la tendencia será realizar un salto cualitativo en lo que respecta a seguridad física patrimonial”.

 En Digicard buscan una integración sobre desarrollos propios y de terceros, a través de control de accesos con video y gestión de tiempo y asistencia. Enrique Zúñiga, gerente Comercial de la firma que tiene entre sus clientes a los ministerios de Economía y de Trabajo y a las empresas Nobleza Piccardo y Monsanto, entre otras, reconoce que 2009 “fue muy particular, porque fue un año en el que muchas empresas se sentaron a esperar antes de decidir sus inversiones. Pero hacia finales de año esta tendencia comenzó a revertirse, lo cual renueva esperanzas para que 2010 sea un año de crecimiento, aunque no tan vertiginoso como los pasados 2007 y 2008”.

Pero, ¿cuáles serán los productos y servicios que verán la luz en el recién comenzado 2010? En Digicard se enfocan en una mayor integración con biometría (huella dactilar, reconocimiento facial) y en la actualización tecnológica del hardware con paneles de control. En MacroSeguridad proponen la tendencia hacia la integración de soluciones de acceso físico y lógico, todo en uno, mientras que en Axis comercializarán un decodificador de video especial que, cuando se activa una alarma en una cámara de red, este equipo puede ser configurado para mostrar automáticamente el sector donde se disparó el alerta. También contarán con otro producto que admite audio bidireccional y tiene una salida de altavoz, de manera que se le pueda advertir al intruso sobre la próxima llegada de las fuerzas de seguridad. 

Desde Axis, Tavil pronostica que este año se profundizará la convergencia de las aplicaciones y productos de la seguridad física hacia el mundo IP. “La tecnología de video IP continúa creciendo por sobre la media de las tecnologías de seguridad electrónica”. Pero Branca, de Logicalis, le pone paños fríos a estas expectativas: “Las soluciones de video vigilancia basadas en IP son relativamente nuevas. El mercado está evolucionando de a poco y creemos que seguirá afianzándose durante los próximos años pero las migraciones van a ser graduales”. El ejecutivo se muestra confiado en que las soluciones de este tipo “pueden reducir costos y son cada vez más accesibles para las organizaciones. A la hora de implementar soluciones de seguridad, no se sentirá tanta diferencia con los productos analógicos y se podrá aprovechar la infraestructura existente con más flexibilidad operativa, mayor capacidad de protección y menores costos de propiedad”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar