La nueva generación de locales viene en formato móvil, interactivo y virtual

Puntos de ventas móviles, espejos interactivos y espacios virtuales serán las próximas modalidades de locales, según un estudio de Deloitte. Sobre todo, los retailers comandarán la avanzada. 31 de Mayo 2011
La nueva generación de locales viene en formato móvil, interactivo y virtual

En los próximos años entrar a un local de electrodomésticos o de consumo masivo no significará la misma experiencia que la de hoy en día. Según predice la consultora Deloitte, los comercios minoristas cambiarán las tiendas tradicionales basándose en una experiencia de compra personalizada y ágil. Para esto, ofrecerán puntos de ventas móviles, espejos interactivos y espacios virtuales.

Esta perspectiva surge del informe Store 3.0, que también anticipa que el recurso humano, o sea la ayuda que el vendedor pueda ofrecer al servir como guía y fuente de información para el cliente, seguirá siendo clave. Según la investigación de Deloitte, las ventas aumentan un 9% cuando los clientes son atendidos por empleados que poseen un alto grado de conocimiento del producto y demuestran fuertes habilidades interpersonales.

El informe aclara que una de las claves para que las cadenas mantengan sus ventas será encontrar empleados que representen los mismos intereses que los clientes y que “posean capacidades para poner los recursos tecnológicos al servicio de los consumidores y sus necesidades”.

Desafíos
Este punto de vista, si bien podría suceder en un mediano a largo plazo, se basa en los avances tecnológicos y en los cambios en las expectativas de los clientes (sobre todo de los llamados de la Generación Y, nacidos entre 1982 y 1995), desafíos que los retailers deberán saber enfrentar para seguir siendo rentables.

Se estima que los nuevos locales atraerán a sus clientes por el valor de ofrecer múltiples canales de compra, puntos de venta móviles, sin la necesidad de utilizar tarjeta o efectivo, además de la accesibilidad a una información instantánea sobre la disponibilidad del producto y el precio.

Algunas de las acciones que los minoristas empiezan a llevar adelante son la aplicación de espejos interactivos en los probadores de ropa, la utilización de pantallas táctiles para el control de precios y publicidad en caja, la creación de sitios sociales, donde los consumidores pueden interactuar entre sí, y el envío de descuentos personalizados a través de teléfonos celulares.

Además, el informe advierte: “El comercio convencional será reemplazado por un espacio compartido compuesto por negocios asociados a la cadena minorista, con el fin de satisfacer una experiencia de compra más intima y personalizada”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar