La "maldición" de los smartphones

La cantidad de teléfonos inteligentes promete duplicarse a 1.000 millón en 2011. En la feria de Barcelona se vieron los primero efectos negativos y la amenaza que ello representa para el mundo. 17 de Febrero 2011
La "maldición" de los smartphones

Los smartphones, esos objetos de deseo de la comunicación en plena era 2.0 están amenazando su propia existencia. Por lo menos a esa conclusión llegaron varios de los desarrolladores de las empresas reunidas en Barcelona para el congreso anual de la industria inalámbrica, el WMC. El reto es el mismo para todos: la avalancha de demanda de servicios móviles de datos, alimentada justamente por el crecimiento de los teléfonos inteligentes. Más que una idea, la amenaza es más que palpable, según pudieron experienciar algunos de los 50.000 asistentes al evento. Varios corresponsales reportan desde la capital catalana, serias dificultades con la señal y para poder realizar sus comunicaciones. Al igual que en algunos de los más remotos puntos de la Argentina, en plena Fira de Barcelona, parecen las interrupciones estar a la orden del día. Más de una vez, la llamada ni llega a destino.

Sin embargo, tal resultado no debería sorprender: a medida que la popularidad de los smartphones sigue creciendo: el reto, en una escala global, crece. Por ejemplo, ya para este año, los números marcan un salto no menor: el número de suscriptores de banda ancha móvil, que para diciembre 2010 marcaba una total de  600 millones, se duplicaría a casi 1.000 millones, de acuerdo a datos oficiales. En cinco años, serían  5.000 millones. Los fabricantes de equipos Ericsson y Alcatel-Lucent prevén que el tráfico de datos en redes móviles aumente 30 veces hasta 2015. La empresa china, Huawei, espera que el nivel de tráfico se multiplique por 500 hasta 2020. Para poder soportar tal aumento de demanda, únicamente la red móvil tendrá que aumentar 20 y 25 veces, adelantó Hans Vestberg, CEO de Ericsson, en Barcelona. "En el futuro, vamos a vivir en una verdadera sociedad en red", dijo Vestberg

Las compañías están tratando de prepararse para este escenario. En el MWC, Ericsson anunció una alianza con Akamai, compañía estadounidense especializada en la transmisión de datos, que con una red de 85.000 servidores y software propio es uno de los principales proveedores de transmisiones web en calidad premium. Por su parte, Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de segunda más grande, después de Ericsson, presentó una estación móvil base que transmite en las cinco bandas de frecuencias de uso común. Anteriormente, para lograr igual volumen los agentes tuvieron que utilizar cinco veces la cantidad de equipos. En 2009, Huawei fue la primera en vender una estación base que puede transmitir llamadas en las tres normas técnicas de uso común para teléfonos móviles: GSM, 3G, y Long Term Evolution, la última tecnología. Su estación de SingleRAN, abreviatura de Casa de redes de acceso de radio, ha impulsado un rápido crecimiento de la compañía.

Pero este año, Alcatel-Lucent, que ha pasado por una dolorosa reorganización después de la fusión transatlántica 2006 que lo creó, acaparó la atención de los visitantes en Barcelona en este sentido. La compañía presentó una propia estación base del tamaño de un cubo de Rubik o cubo mágico (rompecabezas), que pesa sólo 300 gramos y que imita la capacidad de una estación base estándar. Un conjunto de ocho de estos cubos alcanza aproximadamente el tamaño de un altavoz estéreo pequeño pero puede transmitir a una distancia de más de 3,2 kilómetros. Jean-Pierre Lartigue, vicepresidente de Marketing Móvil y la Estrategia de Alcatel-Lucent, dijo que el equipo consume un 50 por ciento menos que estaciones convencionales de este tipo. Desarrollado en Bell de Alcatel-Lucent, Laboratorios, el cubo está hecho de un compuesto de plástico y contiene 200 innovaciones patentadas. Ben Verwaayen, director Ejecutivo de Alcatel-Lucent, explicó el desarrollo,  señalando a los levantamientos recientes en Egipto y Túnez, que estuvo alimentada en parte por redes inalámbricas y las redes sociales."Estamos llegando al punto donde la sociedad es ya una necesidad real de estar conectados", indicó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar